Público
Público

Asia Bibi La familia de Asia Bibi pide asilo tras el acuerdo de Pakistán con los islamistas

El marido de la mujer cristiana, absuelta de blasfemia, advierte de las amenazas existentes contra su seguridad después de que el TLP alcanzara un pacto con el Gobierno paquistaní para que Asia Bibi no salga del país mientras el Supremo estudia una apelación a su absolución.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Miles de islamistas radicales del Tehreek-e-Labbaik Pakistán (TLP) protestan contra la absolución de Asia Bibi en Karachi, Pakistán. EFE/EPA/Shahzaib Akber

La familia de la cristiana Asia Bibi, absuelta este miércoles por el Tribunal Supremo de Pakistán de una condena a muerte por blasfemia, ha pedido al Reino Unido, Canadá y Estados Unidos que les den asilo por motivos de seguridad. "El marido de Asia Bibi, Ashiq Masih, ha pedido al Reino Unido, EEUU y Canadá que den asilo a Asia y su familia", dijo a Efe Wilson Chowdhry, portavoz de la Asociación Cristiana Británico Paquistaní, que ha solicitado, por su parte, ayuda al ministro británico de Interior, Sajid Javid.

Chowdhry se hizo eco de un vídeo que le fue enviado este sábado por la familia de Asia en el que Masih apela al presidente estadounidense, Donald Trump, y a la primera ministra británica, Theresa May, al tiempo que advierte de las amenazas existentes contra la seguridad de la familia en Pakistán. "Dijo que tras el acuerdo entre el Gobierno y el grupo islámico radical Tehreek-e-Labbaik Pakistán (TLP) hay serias amenazas contra Asia y su familia en Pakistán", concluyó la fuente sobre el pacto alcanzado el viernes que permite a los islamistas pedir ante la Justicia que la cristina no salga del país mientras se revisa el caso.

En este sentido, el Ejecutivo paquistaní justificó este domingo el acuerdo con los islamistas para poner fin a las protestas como una alternativa a la fuerza y prometió medidas contra los que participaron en estos actos de "traición". "Teníamos dos opciones: usar la fuerza o hablar con ellos. Si usábamos la fuerza, las vidas corrían un riesgo; tuvimos que resolverlo con una estrategia", manifestó a los periodistas en Karachi (sur) el ministro de Información paquistaní, Fawad Chaudhry, quien agregó que las protestas no son un asunto "religioso" si no de "traición".

"No podemos ignorar una traición, si el Gobierno hace eso entonces pondría un signo de interrogación sobre el Estado. Uno no debe confundirse y pensar que el Ejecutivo lo perdonará, el Estado no ignorará los discursos que se pronunciaron", precisó el ministro.

El máximo órgano judicial absolvió el miércoles a Asia Bibi y anuló una condena de muerte por blasfemia. Casi inmediatamente después de la decisión judicial, miles de islamistas radicales del Tehreek-e-Labbaik Pakistán (TLP) se echaron a las calles de todo el país, provocando la casi paralización del mismo durante tres días, con muchas carreteras cortadas y colegios cerrados, además de la detención de 100 personas.

Después de tres días, el TLP suspendió las protestas al alcanzar con el Gobierno un acuerdo que les permite pedir ante la Justicia que Asia Bibi no salga del país mientras el Tribunal Supremo estudia una apelación a su absolución, entre otras cosas.

La cristiana, madre de cinco hijos, fue denunciada en 2009 por dos mujeres por supuestamente insultar al profeta Mahoma, un tribunal la condenó a muerte en 2010 y cuatro años después perdió una apelación en el Tribunal Superior de Lahore (este).

La dura ley antiblasfemia paquistaní fue establecida en la época colonial británica para evitar choques religiosos, pero en la década de 1980 varias reformas auspiciadas por el entonces dictador, Mohamed Zia-ul-Haq, favorecieron el abuso de esta norma.