Público
Público
Únete a nosotros

Bolivia Evo Morales 'recupera' sus opciones de ser presidente en la primera vuelta por el recuento electoral

Los resultados publicados el domingo por la noche mostraban una diferencia de 7 puntos que obligaba a ir a una segunda vuelta que con el 95% escrutado se difumina al aumentar la distancia a los 10 puntos necesarios para Evo Morales.

Publicidad
Media: 2.60
Votos: 5

24 de septiembre de 2019- El presidente boliviano, Evo Morales, pronuncia un discurso durante la 74a sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la sede de la ONU. Foto: Cia Pak / Asamblea General de la ONU / dpa

Evo Morales todavía podría conseguir su cuarto mandato consecutivo como presidente de Bolivia en la primera vuelta. Después de varias horas en las que el recuento oficial estuvo detenido en el 80% escrutado y mostrando una desventaja de 7 puntos entre Morales y Mesa insuficiente para que Evo se convirtiera en presidente, ahora la distancia ha aumentado a los 10’1 puntos. Eso sí, lo hace con algo más del 95% escrutado, según la página oficial del Órgano Plurinacional Electoral, y con una diferencia entre la victoria en la primera vuelta y forzar la segunda vuelta de un 0’1% por lo que todo está abierto a posibles cambios.

Para ganar en primera vuelta, cualquier candidato necesita o bien superar el 50% de los votos o bien obtener más del 40% y una diferencia de más de 10 puntos. Es en este segundo condicionante donde están las dudas del proceso ya que la diferencia ha oscilado en las últimas horas entre los 7 puntos y los más de 10 que darían la presidencia en primera vuelta a Evo Morales.

Las explicaciones oficiales hablan de que el voto rural y el voto exterior, mucho más inclinado a favor de Evo Morales, son los que más tardan en ser contados y de ahí vendría el vuelco que se ha producido en las últimas horas. De hecho, fue el propio líder socialista el que avisó durante su declaración el domingo por la noche frente a sus seguidores que había que esperar al recuento del voto rural para asegurar o no la victoria.

Las explicaciones oficiales hablan de que el voto rural y el voto exterior, inclinado a favor de Evo Morales, son los que más tardan en ser contados 

Es precisamente el voto exterior el que da la diferencia clave según la página oficial del recuento al pasar de un 46’4% a 37% si solo se tienen en cuenta las votaciones realizadas dentro del territorio nacional de Bolivia a un 46’85% a 36’74% cuando se incluyen los más de 300.000 votos desde el extranjero, de los cuales, un 60% fueron para la candidatura de Evo Morales.

En el otro bando, el que se consideraba ganador en caso de un balotaje al contar con el apoyo del resto de candidatos opositores, la alegría se transformó en indignación en cuestión de horas. Las calles de ciudades como La Paz, Santa Cruz y Oruro se llenaron de protestas de seguidores de Mesa o, sobre todo, personas contrarias al gobierno de Evo Morales reclamando contra un supuesto fraude electoral.

El líder de Comunidad Ciudadana y virtual candidato a la segunda vuelta con los resultados del domingo, Carlos Mesa, denunció en una rueda de prensa un intento de manipulación. Por ello pidió movilización para evitar lo que, en su opinión, sería un nuevo 21F, el día del referéndum en el que Bolivia votó no a reformar la constitución para eliminar la limitación de mandatos que permitiera a Morales presentarse a las elecciones. “La segunda vuelta es un hecho objetivo”, aseguró el líder de Comunidad Ciudadana.

Para intentar calmar los ánimos y dotar de credibilidad al proceso ha intervenido la Organización de Estados Americanos (OEA) quien reclamó a partir de su cuenta de Twitter que el Tribunal Supremo Electoral lleve el escrutinio “con agilidad y transparencia”. El jefe de la misión, el ex canciller de Costa Rica Manuel González Sanz leyó un comunicado en el que mostraba su “profunda preocupación y sorpresa por el cambio de tendencia" que se dio desde que se comenzaron a dar los resultados preliminares el domingo por la noche, su interrupción y su posterior reincorporación al día siguiente.

"A las 20.10 de ayer, el Tribunal Supremo Electoral dejó de divulgar resultados preliminares, por decisión del pleno, con más del 80% de las actas escrutadas. 24 horas después, presentó datos con un cambio inexplicable de tendencia que modifica drásticamente el destino de la elección y genera pérdida de confianza en el proceso electoral", señaló el organismo.

Entre la tensión en las calles y la igualdad del proceso a falta de un 5% todavía por validar del escrutinio, Bolivia vive las próximas horas recargando una página web que marcará el futuro del país y que señalará si el presidente es Evo Morales o si serán los bolivianos y bolivianas los que tendrán que volver a votar para elegir entre el propio Morales o Carlos Mesa en una segunda vuelta.