Público
Público

Brexit El Parlamento británico no tiene alternativa al plan de May para el brexit

Ninguno de los otros ocho planes que los parlamentarios han votado ha logrado mayoría en la Cámara de los Comunes. Mientras, el plan de la ‘premier’ ha sumado al menos 25 votos de sus compañeros tras comprometerse a dimitir si el Parlamento acaba aprobándolo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los parlamentarios británicos, durante la votación de este miércoles. REUTERS

Dos folios, ocho preguntas y dos posibles respuestas (Sí o No). Así, con lápiz y papel es como los miembros del Parlamento británico debían mostrar su apoyo o rechazo a lo que se conoce como votaciones indicativas al plan alcanzado entre Theresa May y la Unión Europea para la salida del Reino Unido de la UE.

Como el término indica, eran sólo eso, indicativas y no vinculantes; el Gobierno no está obligado a tener en cuenta el resultado y sólo sirven para tantear hasta qué punto la Cámara de los Comunes respalda cada una de las opciones.

Pero Theresa May no tendrá que preocuparse por ello porque ninguna de las ocho mociones que se han votado ha logrado mayoría en la Cámara: ni la que planteaba la cancelación del brexit, ni la que está a favor de la salida sin acuerdo, ni las muchas que establecían los términos en los que Reino Unido debería mantenerse o no dentro de la unión aduanera o el mercado común, ni el que se conoce como el plan de Corbyn… Tampoco lo ha logrado la que pedía una segundo referéndum sobre cualquier acuerdo alanzado antes de que fuera refrendando por la Cámara, pero ha sido la que más votos a favor ha logrado: 268 frente a 295 en contra. Sorprende el dato que revelaba sólo unos minutos después de la votación Aliaste Campbell, uno de los líderes de la campaña People’s Vote en favor del segundo referéndum. En su cuenta de Twitter publicaba la lista de los hasta 40 miembros del partido laborista que han votado en contra o se ha abstenido en esta votación, a pesar de que Jeremy Corbyn hace semanas que se comprometió a defender esta opción.

La que ha resignado una diferencia menor entre partidarios y detractores ha sido la enmienda que pedía un compromiso de que el Gobierno negociará una “unión aduanera permanente y completa en todo el Reino Unido con la UE” sea cual sea el acuerdo final que se alcance para el brexit. Presentado por un miembro del partido conservador partidario de la permanencia en la UE, ha sido fue rechazada por 264 votos a favor frente a 272 en contra.

La del miércoles por la noche ha sido la demostración de que el brexit está completamente desmadrado. Porque si estas opciones no han logrado acuerdo, aún está por ver que lo vaya a conseguir el plan que May firmó con la UE.

Otros 25 conservadores más respaldan ahora a May

El compromiso de Theresa May de presentar su dimisión si el acuerdo que ha alcanzado con la Unión Europea consigue el respaldo del Parlamento británico ha sacado a relucir las ambiciones políticas de muchos sus compañeros.

En una demostración más de que al final todo se reduce a un juego de poder, al menos 25 miembros del partido conservador que se habían opuesto al acuerdo de May con la UE en las dos votaciones anteriores han ido apareciendo para asegurar ahora que si hay una tercera, lo respaldarán. Entre ellos, Boris Johnson, el hombre que en su momento dijo que el acuerdo de May era “un chaleco suicida”; el hombre que dimitió del cargo de ministro de Exteriores por su oposición a este mismo texto; y el que este mismo martes lo seguía calificando de “lamentable”. Hoy nada de eso valía.

Pero el mayor sacrifico que la primera ministra podía hacer quizá no sea suficiente para lograr su propósito: sus socios de Gobierno del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte ya han dicho que ellos sí se mantienen fieles a lo que han mantenido hasta ahora. Así que está por ver qué haría Theresa May si su acuerdo sigue sin ser respaldado. Y todo esto en caso de que efectivamente se produzca una tercera votación, porque el speaker, John Bercow, ha vuelto a echar para atrás el plan del Gobierno de volver a llevar el mismo texto a la Cámara esta misma semana.

Todo son incógnitas en estos momentos. También los plazos, porque May no ha puesto fecha a su salida. Pero, leyendo entre líneas y haciendo cálculos, todo apunta a que en caso de que efectivamente el acuerdo logre el respaldo del Parlamento británico, el 22 de mayo se materializaría el brexit. Sólo unos días después comenzaría la lucha interna en el partido conservador para buscar a un nuevo líder, el 28 de junio May se despediría oficialmente de su cargo asistiendo a la cumbre del G20 en Japón y a principios de julio los conservadores podrían tener un nuevo líder.

El Parlamento respalda las nuevas fechas para el brexit

En lo único en lo que el Parlamento se ha puesto hoy de acuerdo ha sido en respaldar la extensión del brexit que los líderes de la Unión Europea concedieron a la primera ministra en la última cumbre: el 22 de mayo, en caso de que el Parlamento respalde el acuerdo alcanzado entre ambas partes, o el 12 de abril, en caso de que no lo hagan. Y lo han hecho sin problemas, con una mayoría de 336. Pero ni siquiera esto nos regala una pequeña certeza en este mar de dudas que es el brexit.