Público
Público

Brexit El 'Trump británico' se dispara en la carrera por suceder a May

El exalcalde de Londres, y una de las cabezas de la campaña por el brexit, Boris Johnson, se confirma como el favorito para suceder a May con una abultada ventaja por encima de sus rivales en la primera votación. Su discurso: "Echarle agallas y determinación” para que el divorcio de la Unión Europea sea una realidad el 31 de octubre, con o sin acuerdo.

Publicidad
Media: 1.33
Votos: 3

El candidato a suceder a Theresa May en el Partido Conservador, Boris Johnson. / REUTERS - HENRY NICHOLLS

El equipo de campaña de Boris Johnson -también conocido como el Trump británico- sabe muy bien para quien trabaja, por eso la estrategia es clara: mantenerle alejado de los micrófonos todo lo posible para que no hable más de la cuenta. Porque cuando Bojo -como también se le conoce- abre la boca, hay muchas probabilidades de que meta la pata, que diga algo fuera de lugar o que prometa lo que no va a cumplir. Por eso, antes incluso de la presentación oficial de su candidatura ya anunciaron que el exalcalde de Londres y exministro de Exteriores con Theresa May no concederá entrevistas durante la carrera por convertirse en líder del Partido Conservador y ha declinado la invitación a cualquier debate en televisión.

De momento les está funcionando. En la primera votación eliminatoria Boris Johnson ha arrasado. Ha logrado el apoyo de 114 compañeros del grupo parlamentario conservador; 67 más de los 43 que ha sumado el segundo, Jeremy Hunt, el actual Ministro de Exteriores; y 77 más que su antiguo amigo inseparable y ahora rival Michael Gove, que se ha quedado con sólo 37.

No concederá entrevistas durante la carrera por convertirse en líder del Partido Conservador

Así que Johnson, que ya estaba favorito en todas las quinielas y en las casas de apuestas, se dispara en una competición para la que ya solo quedan siete aspirantes (todos hombres) después de que otros tres (incluidas las dos únicas mujeres) hayan sido eliminados al no conseguir los apoyos suficientes para continuar adelante. Era imprescindible que logran el apoyo de al menos 17 diputados conservadores pero después de dos horas de votación, ni Andrea Leadsom, ni Esther McVey ni Mark Harper los han sumado.

Tras conocerse los resultados, el conocido como Trump británico, y amigo íntimo del original, ha asegurado que está “encantado” con los resultados cosechados. Mucho tienen que cambiar las cosas para que no llegue a la final de la competición aunque mejor que tenga cuidado también con lo que dice en la intimidad; la periodista de BBC Laura Kuenssberg revelaba este jueves que le habría ofrecido el mismo puesto en su gabinete a cuatro diputados distintos si llega a ser el nuevo primer ministro británico

“Agallas y determinación”

Junto a la decisión de hablar lo justo, los jefes de campaña de Johnson le han aconsejado que mantenga un discurso moderado y lo combine con una imagen cercana de "tipo que conoce los problemas reales de la gente". Para demostrarlo ahí está su vídeo oficial en el que literalmente va haciendo campaña puerta a puerta y diciendo a los ciudadanos lo que éstos quieren oír.

Boris Johnson se está vendiendo además como el hombre que unirá de nuevo al país y su plan para hacerlo es "echarle agallas y determinación” y que el brexit sea una realidad el 31 de octubre -fecha en la que vence la extensión concedida por la Unión Europea- ya sea con acuerdo o sin él para, a partir de entonces, centrarse en los asuntos de política nacional.

Un hombre a una polémica pegado

Pero que Boris Johnson vaya a estar más o menos oculto durante el tiempo que duren estas primarias del Partido Conservador -el ganador no se conocerá hasta la semana del 22 de julio- no significa que la polémica no le vaya a acompañar porque ahí está todo lo que ya ha dicho y si uno es realmente esclavo de sus palabras, Johnson podría pasarse el resto de su vida al servicio de ellas. De ahí la inmediata reacción tras conocerse los resultados de la diputada del Partido Verde, Caroline Lucas: “Así que un mentiroso en serie, racista y uno de los ministros más incompetentes que ha habido lidera las votaciones. Los conservadores deberían estar avergonzados”.

Basta con tirar de hemeroteca para buscar ejemplos, y eso es lo que están empezando a hacer sus rivales tanto en la oposición como en su propio partido. Por eso estos días han vuelto a salir a la luz las declaraciones que hizo hace algo menos de un año cuando en su columna del diario The Telegraph Boris Johnson aseguró que las mujeres musulmanas que visten burka parecen “buzones de correo”

El mismo Boris que se educó en el elitista y prestigios colegio de Eton pero que se refirió a Africa como “ese país”; el mismo que se reúne con Richad Bannon; sí, ese Boris que en su libro Amigos, votantes, compatriotas sostiene que “si el matrimonio gay estuviera bien, y no estoy seguro de ello, entonces no vería ninguna razón por la que no podría consagrase una unión entre tres hombres o incluso tres hombres y un perro”.

Y el mismo, por cierto, que tiene pendiente sentarse ante un tribunal por las mentiras de la la campaña a favor del brexit durante el referéndum de 2016.
Boris Johnson defendió el gran slogan de los brexiters, que Reino Unido daba 350 millones de libras a la semana a la Unión Europea apelando a que tras la salida de la UE esa cantidad podría destinarse al NHS, el servicio nacional de salud británico. Ahora tendrá que demostrarlo.