Público
Público

CIA Irán anuncia la captura de 17 espías de la CIA

En el contexto de la creciente tensión en el golfo Pérsico, Teherán anunció el lunes la detención de 17 espías de la CIA de nacionalidad iraní que operaban en ese país en áreas sensibles. Las detenciones se produjeron hace unos meses pero no se confirmaron hasta hoy. Algunos de los detenidos ya han sido condenados a la pena capital.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El presidente iraní, Hasán Rohaní, en una imagen de archivo. EFE

Teherán anunció el lunes la captura de 17 espías de nacionalidad iraní que trabajaban para la CIA, añadiendo que varios de ellos han sido condenados a la pena capital, informaron varios medios de comunicación de la república islámica.

Mediante un comunicado difundido en la televisión estatal, el ministerio de Inteligencia dio noticia de los arrestos que se produjeron hace algunos meses, entre marzo de 2018 y marzo de 2019, pero que justamente se han dado a conocer en un momento crítico debido a la creciente tensión en aguas del golfo Pérsico, probablemente con toda la intención de las autoridades de Teherán.

La televisión estatal divulgó imágenes en las que se veía a presuntos agentes de la CIA que estaban en contacto con los sospechosos. "A los espías que se han identificado se les empleaba en centros vitales del sector privado, en las áreas de la economía, el sector nuclear, infraestructuras, áreas militares y de cibernética (…) donde recogían información clasificada", indicó el comunicado del ministerio de Inteligencia.

El anuncio revela algo ya conocido: el interés de Estados Unidos por penetrar en las áreas más sensibles de la república islámica, una intención que comparte con otros países, especialmente con Israel y el Reino Unido, cuyos supuestos espías también han caído en los últimos años en las redes de los servicios de contrainteligencia iraníes.

La televisión estatal divulgó imágenes en las que se veía a presuntos agentes de la CIA que estaban en contacto con los sospechosos

En una entrevista con el canal estadounidense Fox News, el secretario de Estado Mike Pompeo rechazó las acusaciones. "El régimen iraní tiene una larga historia de mentiras. Yo tomaría con un grano de sal significativo cualquier manifestación iraní respecto a las acciones que (dicen que) han hecho", dijo Pompeo, uno de los funcionarios de su país que siente una mayor animadversión por la república islámica.

Pompeo no quiso entrar en detalles sobre la naturaleza de las últimas revelaciones, pero añadió que hay una "larga lista" de ciudadanos norteamericanos en Irán que Washington trata de que "vuelvan a casa". Lo más probable es que una parte de esa larga lista sean espías empleados por la CIA.

Un agente de la contrainteligencia iraní dijo a los periodistas en Teherán que los 17 espías fueron llevados ante los tribunales, y que "a una parte de ellos se les ha condenado a muerte y a otra parte a largas penas de cárcel". Y añadió que algunos fueron reclutados por la CIA tras caer en la "trampa del visado".

Se trata de ciudadanos iraníes que habían solicitado un visado para entrar en Estados Unidos, o que ya tenían el visado pero querían renovarlo. En ese momento la CIA les presionaba para convertirlos en agentes al servicio de Estados Unidos y se les enseñaba métodos seguros para comunicarse con la CIA desde dentro de Irán.

El documental difundido por la televisión muestra a un supuesto agente de la CIA reclutando a un iraní en los Emiratos Árabes Unidos, un país próximo a Irán donde trabajan un gran número de ciudadanos iraníes. Las relaciones entre Irán y los Emiratos Árabes Unidos son particularmente hostiles.

Los medios hebreos destacaron con fruición unas controvertidas declaraciones que el ministro de Cooperación Regional

En un tuit, el presidente Donald Trump dijo: "El informe de Irán sobre la captura de espías de la CIA es completamente falso. Cero verdad. Solo más mentiras y propaganda (como lo de su dron derribado) dichas por un régimen religioso que está fracasando estrepitosamente y no sabe lo que hacer. Su economía está muerta, y va a estar mucho peor. ¡Irán es un caos completo!"

Por otra parte, los medios hebreos destacaron con fruición unas controvertidas declaraciones que el ministro de Cooperación Regional, Tazchi Hanegbi, realizó en la mañana del domingo a la emisora de la radio estatal Kan. Aparentemente, Hanegbi no pudo contenerse y dijo: "Israel es el único país del mundo que ha venido matando a iraníes desde hace dos años".

Hanegbi admitió que Israel ha golpeado a Irán "cientos de veces" en Siria aunque los líderes hebreos no siempre lo han reconocido, algo que el ministro calificó de "política coordinada". Y añadió que la respuesta de Teherán a los ataques israelíes ha sido "muy limitada" puesto que los iraníes saben que Israel va en serio.

La respuesta de Irán llegó poco después a través de la cadena Press TV, que mediante un tuit rebotó las declaraciones de Hanegbi, y comentó: "¡Así es como los israelíes se sienten libres y orgullosos para hablar de matar a iraníes! Imagínense lo que ocurriría si fuese al revés".

La penetración israelí en los países de Oriente Próximo aumenta día a día

Pero lo cierto es que la penetración israelí en los países de Oriente Próximo aumenta día a día, no solo en países como Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein o Egipto, sino también en Siria. Justamente la semana pasada trascendió que un discutible personaje israelí, Moti Kahana, es el encargado de la exportación del petróleo sirio que se produce en el Kurdistán, una zona controlada por Estados Unidos.

Mientras evalúa sus posibles respuestas a la captura de su petrolero el viernes por parte de las fuerzas iraníes, fuentes oficiales británicas indicaron que Londres ha pedido a Washigton que muestre moderación en sus reacciones al incidente del estrecho de Ormuz. Los británicos temen que algún responsable estadounidense formule alguna declaración que ponga en entredicho a su gobierno y fuerce una escalada militar.

El secretario de Estado Pompeo y el consejero para la Seguridad Nacional John Bolton son dos belicistas a los que temen los británicos. Según ha publicado la prensa de Londres, fue Bolton quien ordenó a Londres que apresara el petrolero iraní capturado en el estrecho de Gibraltar el pasado 4 de julio, el punto de partida de la actual escalada de incidentes.