Público
Público

Coronavirus México México se prepara para la inminente llegada del coronavirus

Actualmente México cuenta con 41 casos registrados de infección por coronavirus y se espera que los contagios se aceleren a partir de la segunda mitad de marzo.

Una familia mexicana sentada junto a un monumento. | Anna Portella
Una familia descansa sentada junto a un monumento en la capital mexicana. | Anna Portella

Anna portella 

Desde el sábado se está celebrando en México el Vive Latino, un festival de música que ayer congregó unas 40.000 personas. Vallenato, rock y pop para terminar la semana en la que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó el Covid-19 de pandemia. Algunos en el país se preguntaban por qué no lo cancelaron. "Porque se analiza cuidadosamente este balance entre el riesgo y el beneficio que da la intervención (del Gobierno)", respondía el viernes la autoridad sanitaria responsable de la gestión de la epidemia, Hugo López-Gatell. Según datos del sábado por la noche, en México hay 41 personas con Covid-19 y dos portadores del virus (asintomáticos), todos importados o transmisiones directas de estos viajeros.

24 horas después de esta afirmación, el epidemiólogo de formación anunciaba la Jornada Nacional de Sana Distancia, una serie de intervenciones del Gobierno para mitigar la inminente escalada de contagios en el país. El paquete incluye recomendaciones, como que se cancelen eventos con más de 5.000 asistentes y que se suspendan actividades no esenciales. La sana distancia mexicana se prolongará entre el 23 de marzo y el 19 de abril y se implanta a las puertas de que empiece el crecimiento exponencial de contagios, previsto para la segunda semana de marzo según el Gobierno. El paquete se suma a la cancelación de clases entre el 20 de marzo y el 20 de abril que decretó la secretaría de Educación, y al freno paulatino de actividades que, desde el jueves, fueron anunciando desde la iniciativa privada hasta instituciones como la Cámara de Diputados.

Las medidas no afectarán al transporte público y no se cerrarán aeropuertos ni se restringirán los vuelos internacionales porque no hay "fundamento científico sólido", dijo López-Gatell hace unos días, "de que estas medidas extremas pudieran ayudar a disminuir el riesgo de transmisión". Las nuevas intervenciones del Gobierno llegan después de una semana de acusaciones contra este de estar minimizando la amenaza del virus que ha confinado a miles de ciudadanos en China, Italia y España, y de cuestionamientos a las cifras oficiales de la pandemia en México.

Interpretaciones de los datos

"¿De verdad @lopezobrador_ [Andrés Manuel López Obrador, presidente de México] cree que en México solo hay 12 casos detectados de #Covid_19, mientras en Filipinas hay 52 y Costa Rica 19?", tuiteaba el jueves el líder de un partido de la oposición, Ángel Ávila. "¿Cuántas pruebas de coronavirus se han realizado en México?", se preguntaba, también en Twitter, el expresidente de la República Felipe Calderón.

No fueron los únicos que vocearon sus sospechas ante los números de dos dígitos de casos contagiados en un país con alrededor de 128 millones de habitantes, en el que hay tradición de llenar los autobuses urbanos hasta que literalmente no cabe nadie, y en el que no es raro salir de un centro de salud pública sin medicamentos o vacunas porque no tienen.

"México lleva un mes de diferencia respecto al momento de su detección del primer caso", explicaba el viernes por la mañana López-Gatell. "Vean a España, que a lo largo de todo ese mes tuvo dos casos", añadió. Desde enero la secretaría a la que representa tiene 9.100 pruebas distribuidas por todo el país, dijo. Una periodista de investigación, Peniley Ramírez, publicaba que hasta el jueves pasado, se habían hecho 395 pruebas de diagnóstico. Salud asegura que tienen seis mecanismos de monitoreo de la dispersión del virus por el país.

"Se tiene que diseñar un sistema de búsqueda intencionada", explicaba a Público, el viernes, Malaquías López-Cervantes, profesor de la Facultad de Medicina de la UNAM. "Muchas personas que llegaron en aviones no fueron ni siquiera revisados", añadía. En una conferencia de prensa de esta semana, el académico aseguró que dudaba de que no hubieran empezado ya los contagios entre locales, como indican los registros oficiales, pero aseguró que el tiempo está a favor de México. Sin embargo, reconoce que es muy difícil determinar el momento idóneo para que el Gobierno adopte acciones más agresivas: "No hay capacidad para que la economía resista demasiado tiempo apagada", explicó en entrevista.

El nuevo coronavirus está poniendo contra las cuerdas las finanzas mexicanas. El peso tocó mínimos históricos esta semana, llegando a los 23 dólares, y la Bolsa Mexicana de Valores tuvo a su peor nivel desde 2012. A esto se añade la amenaza de una recesión tras 2019 en el que el PIB se contrajo un 0.1%, y de la caída de los ingresos del petróleo. López-Gatell asegura que están analizando los datos diariamente para administrar de la forma más eficiente las medidas de intervención, porque, según el, "el control y la prevención de una epidemia no son solamente un asunto de salud, la epidemia es un fenómeno social".

Más noticias de Internacional