Público
Público

Egipto 'Si tienes miedo por tu vida, ¡vete del Sinaí!': el informe que desvela los crímenes de las fuerzas de seguridad egipcias

La situación en el norte de la península del Sinaí es dramática desde hace años. La violencia generalizada de los yihadistas se agravó tras el golpe de estado del presidente al Sisi en 2013. Un informe de Human Rigths Watch revela la existencia continuada de crímenes de guerra cometidos por las fuerzas de seguridad egipcias y los yihadistas.

Militares en el norte del Sinaí, Egipto, en una imagen de archivo. / REUTERS -

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Un informe elaborado por Human Rights Watch y publicado esta semana denuncia que las fuerzas de seguridad egipcias y los yihadistas del Estado Islámico han cometido innumerables crímenes de guerra contra la población civil del norte de la península del Sinaí. Los delitos incluyen torturas, confinamiento en cárceles secretas, detenciones masivas, expulsión de civiles, asesinatos extrajudiciales y desapariciones forzosas, entre otros.

El informe de 134 páginas y titulado “Si tienes miedo por tu vida, ¡vete del Sinaí!” fue elaborado con medio centenar de entrevistas realizadas entre 2016 y 2018 en condiciones muy adversas si se tiene en cuenta que las autoridades de El Cairo no permiten la entrada de periodistas y observadores independientes en el norte de la península, tanto para protegerlos a ellos como para evitar que trasciendan las atrocidades que se cometen a diario.

Los crímenes de guerra son el resultado de intensa actividad militar de los yihadistas del Estado Islámico Provincia del Sinaí, que se intensificaron a partir de 2013, cuando Abdel Fattah al Sisi dio un golpe de estado que apartó del poder a los Hermanos Musulmanes. Los yihadistas y los militares mantienen desde entonces una lucha sin cuartel que ha causado un gran número de víctimas y damnificados.

Desde un punto de vista militar, la situación no puede ser más compleja en el norte del Sinaí, y es uno de los talones de Aquiles de al Sisi. Como consecuencia de esta situación, la posición del presidente egipcio es de extrema debilidad tanto en el interior como el exterior, y para mantenerse en el poder precisa de la influencia de Benjamín Netanyahu en Washington, lo que lleva a una colaboración a tres bandas.

En este sentido, como en cualquier otro sentido, Europa no pinta nada y además se lava las manos de todo lo que ocurre en Oriente Próximo. Los líderes europeos como Angela Merkel, Theresa May o Emmanuel Macron hacen continuamente dejadez de sus responsabilidades, permitiendo que la situación regional se deteriore en todos y cada uno de los frentes.

El informe de HRW denuncia la existencia de ataques aéreos y terrestres “ilegales” contra civiles por parte del ejército egipcio, pero también denuncia los abusos cotidianos que cometen los yihadistas contra una población indefensa que se halla entre dos fuegos y no puede llevar una vida normal.

Los yihadistas y los militares mantienen una lucha sin cuartel que ha causado gran número de víctimas

La organización de derechos humanos con base en Nueva York resalta que a menudo es muy difícil o imposible distinguir entre civiles y combatientes, tanto entre los yihadistas como entre las fuerzas de seguridad. El ejército hace frente a los yihadistas, quienes a su vez abusan de la población civil, torturan y asesinan a ciudadanos que no pueden hacer otra cosa que rendirse a la violencia o emigrar del Sinaí.

El investigador de HRW Amr Magdi señaló que las detenciones arbitrarias se producen a diario, y que millares de familias viven angustiadas porque desconocen el paradero de algunos de sus miembros, que un día u otro fueron arrestados por las fuerzas de seguridad o por los yihadistas y de los que no se ha vuelto a tener noticias.

HRW pide al gobierno egipcio que libere a los civiles detenidos durante los últimos años que no representan ningún peligro, y que revele el paradero de los civiles y yihadistas arrestados, ya que muchas familias no saben si sus seres queridos están vivos o muertos.

El informe indica que una circunstancia que dificulta la vida de la población del norte del Sinaí son los controles que el ejército establece en las carreteras y en las ciudades y pueblos, así como la prohibición de salir a la carretera que pesa sobre un gran número de vehículos, lo que causa desabastecimiento y falta de combustible en algunas zonas.

Se estima que el norte del Sinaí hay ahora unos 40.000 soldados egipcios

En algunas ocasiones el ejército pide a las familias que abandonen sus hogares inmediatamente, en 24 o en 48 horas, o destruye las casas donde viven alegando motivos de seguridad. El informe denuncia que el ejército detiene a menores, a veces a niños de doce años, y que mata a presos en el desierto en lugar de llevaros ante la justicia.

Se estima que el norte del Sinaí hay ahora unos 40.000 soldados egipcios. Este enorme despliegue es posible porque Israel ha dado permiso a al Sisi para enviar a un elevado número de tropas, algo que no se contemplaba en el acuerdo de paz de Camp David entre los dos países, donde se recoge un estricto control y una limitación importante de los soldados egipcios que pueden entrar en el Sinaí.

HRW también se hace eco de ciertos informes aparecidos en la prensa que indican que la aviación israelí, de acuerdo con los egipcios, lleva a cabo ataques con drones contra los yihadistas del Estado Islámico Provincia del Sinaí.