Público
Público

Elecciones europeas El sinsentido de que Reino Unido participe en las elecciones europeas con el brexit pendiente

Los comicios podrían constar hasta 126 millones de euros, un partido antieuropeísta lidera las encuestas y los eurodiputados elegidos podrían no llegar a tomar nunca posesión de sus cargos si el brexit se produce antes de julio.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Un hombre a favor del brexit se manifiesta en Londres con un cartel que indica "irse significa irse". / REUTES - DYLAN MARTINEZ

Resulta fácil entender a Jean-Claude Juncker, el Presidente de la Comisión Europea, cuando esta semana decía que “todo el mundo entiende el inglés pero no hay quien entienda a Inglaterra”. Porque casi dos meses después de la fecha en la que deberían haber abandonado la Unión Europea, ahí sigue su Parlamento intentado ponerse de acuerdo para ver cómo y cuándo se produce la salida.

El reloj del brexit está tan parado que Reino Unido se ha visto obligado a participar en las próximas elecciones al Parlamento Europeo porque a día de hoy sigue siendo un país miembro, y ya no hay tiempo para: alcanzar un acuerdo de salida con los laboristas, que el Parlamento británico lo ratifique y que se pueda ejecutar el brexit antes de que se celebren los comicios. Los británicos están llamados a votar el 23 mayo, tres días antes que los españoles.

Así que en esta cadena de sinsentidos, ahí va el primero: elegir a tus representes (ni más ni menos que 73) para una Institución en la que has dicho que no quieres estar.

El ministro portavoz del gobierno británico, David Lidington, no lo ha disimulado cuando ha confirmado que si lo hacen es lamentándolo mucho. Por eso, ha añadido, seguirán trabajando duro para que “esos eurodiputados nunca tengan que tomar posesión de su escaño en el Parlamento Europeo”. Confían en que antes del 2 de julio, la fecha señalada para ello, el brexit sea una realidad. A la vista de cómo están las cosas su predicción parece muy optimista y seguramente sí que veamos a los nuevos parlamentarios británicos en sus asientos en Bruselas, pero eso sí ¿durante cuánto tiempo ocuparan sus cargos? Porque la fecha límite que los 27 le dieron a Reino Unido para abandonar la UE es el 31 de Octubre y en medio están las vacaciones de verano.

Así que ahí van otros dos sinsentidos más: celebrar una elecciones para elegir a unos representantes que poco o nada van a poder hacer y que además no van a salir nada baratas. Según el gobierno británico, los comicios de 2014 costaron 126 millones de euros en gastos como la organización de los centros de votación, personal, el recuento o la impresión y envío de la documentación.

¿Cuál es la estrategia durante la campaña?

Hay muchas ganas de ver cómo afrontan la campaña conservadores y laboristas que -con toda la lógica del mundo, dado que llevan semanas reuniéndose para intentar alcanzar un acuerdo- no habían encarado el tema en serio hasta ahora. Ya tienen conformadas las listas porque el plazo se acabó hace días pero… ¿cuál va a ser su mensaje?

Los toris llegan después de un batacazo de los que hacen historia en la elecciones locales de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte en las que la semana pasada perdieron más de 1.300 concejales. Un resultado del que May, cuestionada por ello en la Cámara de los Comunes este miércoles, ha respondido que “eso no se trata" de ella.

Desde Downing Street su portavoz apuntaba el miércoles que "nuestro mensaje es que solo hay un partido que puede hacer realidad el brexit”. Un slogan con un objetivo claro: intentar frenar la huida de sus votantes a El Partido del Brexit, recién creado por el radical Nigel Farage y que, según un sondeo de la web ConservativeHome podría lograr el apoyo no solo de un buen número de votantes conservadores, sino incluso de tres de cada cinco miembros del partido de May.

Con todo, parece que los conservadores lo tienen más fácil que los laboristas, en cuyas filas hay de todo: miembros antibrexit, proreferéndum, los probrexit con condiciones.

Por eso los que se están dejando la piel y a los que mejor les está yendo son los partidos que tienen sus posturas claras, ya sea a un lado o a otro: El Partido Brexit y los partidarios de permanecer en la UE, que cosecharon grandes resultados en las locales (el Liberal Demócrata, el Partido Verde y el Grupo Independiente, formado por ex-laboristas y ex-conservadores).

¿Qué dicen las encuestas?

Pues otro sinsentido más a la lista: los británicos tienen que elegir a sus representantes en Europa y uno de cada tres votará a un partido que no quiere ser parte de la Unión hasta el punto de que llevan su filosofía en su nombre: El Brexit Party, del radical Nigel Farage está a la cabeza de todas las encuestas.

En realidad los sondeos apuntan a que los resultados de estos comicios serían muy parecidos a los de hace cinco años. Entonces ni siquiera se había planteado el referéndum sobre el brexit pero fue el antieuropeísta UKIP liderado por Farage, el que logró el mayor número de representantes (24). Según los sondeos, como el realizado por YouGov.com, conseguiría 30 eurodiputados con nuevas siglas pero misma filosofía.

Los laboristas seguirían siendo los segundos y pasarían de 20 a 21 representantes; los conservadores perderían seis (de los 19 actuales a 13); el partido Liberal Demócrata pasaría de la cuarta a la tercera posición y de tener un eurodiputado a tener 10; el Partido Verde, de 3 a 9 y el UKIP, ya sin Farage, perdería 25 de sus 29 representantes y saltaría a la séptima posición.

¿Qué pasará después del brexit?

Cuando Reino Unido abandone la UE esos eurodiputados tendrán que volver a casa. Está por ver qué hace el Gobierno británico con ellos, pero Bruselas ya aprobó una legislación para este supuesto en la que planteaba reducir el numero de escaños en su parlamento, que pasaría de tener 751 a 705 asientos. Esos 27 que aún quedarían libres se resignarían a los 14 estados miembros con menor representación o se dejarían libres a la espera de los representantes de algún país que se pueda incorporar en un futuro a la Unión.