Público
Público

Fatah y Hamás abren la vía de la reconciliación

Las dos facciones palestinas acuerdan formar un Gobierno de transición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las dos principales organizaciones palestinas, Hamás y Fatah, alcanzaron ayer en El Cairo un acuerdo marco que guiará las negociaciones entre las dos partes de cara a una futura reconciliación interpalestina cuatro años después de que Hamás se hiciera con el control de la franja de Gaza y Fatah con el de Cisjordania.

El acuerdo fue posible gracias a la mediación de las nuevas autoridades militares que gobiernan en Egipto pero no garantiza un final feliz. 'Es un acuerdo importante pero no debe sacarse fuera de contexto. Es un punto de partida y no el punto de llegada', puntualizaron a Público fuentes de Fatah en Ramala.

Por su parte, el portavoz del Gobierno de Hamás, Taher al Nunu, manifestó anoche a este diario que el acuerdo es serio y 'resuelve todos los problemas' que había entre las dos partes. Lo firmarán la semana próxima en El Cairo el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP,) Mah-mud Abás; el líder de Hamás en el exilio, Jaled Mashal, que reside en Damasco, y representantes de todas las restantes facciones palestinas.

Después de rubricar el documento, se formará un Gobierno de transición que estará integrado por personalidades palestinas independientes que actuarán de ministros durante un periodo de algunos meses al final del cual habrá elecciones presidenciales y parlamentarias en los territorios ocupados de Cisjordania y Gaza.

Nunu explicó que en la capital egipcia se han superado problemas que hasta ahora parecían irresolubles, como es el caso de la representación de Hamás dentro del Consejo Nacional Palestino (CNP), que es el órgano legislativo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

El acuerdo estipula que se celebrarán elecciones al CNP tanto en los territorios ocupados como en el resto del mundo, de manera que por primera vez desde su fundación en 1987, Hamás tendrá representación en el órgano legislativo de la OLP.

Durante años, el movimiento fundamentalista se negó a formar parte del CNP aunque en los últimos tiempos accedió a estar representado, pero las condiciones que le impuso Fatah hacían imposible que a Hamás se le reconociera su gran peso específico dentro del mundo palestino, incluido el del exilio.

Nunu explicó que otro problema que hasta ahora era infranqueable, el de los presos políticos, ha acabado también encontrando una solución. En El Cairo se ha decidido que se formará un comité que decidirá qué presos de Fatah en Gaza y qué presos de Hamás en Cisjordania son políticos y cuáles no. El comité ordenará la liberación inmediata de todos los presos que se consideren políticos tanto en Cisjordania como en Gaza.

Sin embargo, existen algunas cuestiones cuya resolución depende de Israel, como por ejemplo la calificación de Hamás como organización terrorista por el propio Israel, Estados Unidos y algunos otros países. Israel ha conseguido el aislamiento internacional de Hamás y no parece que vaya a dar su brazo a torcer. Este punto abre el interrogante de qué pasaría si Hamás gana las siguientes elecciones y forma un Gobierno que no sea reconocido por la comunidad internacional y especialmente por los países donantes.

La respuesta de Israel no se hizo esperar. 'La ANP debe decidir si hace la paz con Israel o si hace la paz con Hamás. No es posible hacer la paz con los dos', dijo anoche el primer ministro Binyamin Netanyahu, aludiendo a la negativa de Hamás a reconocer al Estado de Israel.