Público
Público

El fútbol inglés marca el primer gol al racismo y a Boris Johnson

El Gobierno británico cambia la política tras una carta de Marcus Rashford a los diputados en favor de alimentación gratuita a los escolares pobres durante las vacaciones. La Premier League llevará camisetas con el lema 'Black Lives Matter'.

El delantero inglés Marcus Rashford, en un partido de la seleccion de Inglaterra en el Estado de Wembley. REUTERS/Tony O'Brien
El delantero inglés Marcus Rashford, en un partido de la seleccion de Inglaterra en el Estado de Wembley. REUTERS/Tony O'Brien

CONXA RODRÍGUEZ

El fútbol inglés está irreconocible; el estereotipo de hooligan, en vías de extinción. Marcus Rashford, de 22 años, jugador del Manchester United, mandó una carta el lunes a todos los diputados de la Cámara de los Comunes pidiendo que se mantengan abiertos los comedores escolares que atienden gratis a los alumnos pobres o se les provea del vale o cupón para la comida durante las vacaciones.

El martes, el Partido Laborista puso la petición al Gobierno en el Parlamento y Boris Johnson accedió sin rechistar, después de repetir que no habría comida subvencionada para los alumnos que durante el curso tienen el comedor escolar gratis. Un repentino cambio de decisión tras la carta del futbolista inglés en la que reconoce que él de pequeño pasaba hambre, y le resultaba un consuelo el beneficio de los vales escolares.

El futbolista, que creció en una familia mono parental con cinco hermanos en un barrio marginado de Manchester, ha quedado pasmado por el efecto que ha causado su misiva. "Es sorprendente ver lo que podemos conseguir cuando nos unimos", ha dicho a la BBC.

El coste de alimentar durante seis semanas de verano a los escolares, registrados como necesitados durante el curso, es de 120 millones de libras (160 millones de euros). Cada escolar, que durante el curso tiene comida gratis, tendrá 15 libras (18 euros) semanales para comer en verano. Algunas escuelas de barrios pobres (alumnos sin ordenadores ni ayudas en casa) han decidido abrir las aulas para compensar el cierre por el coronavirus.

El Gobierno anunció que no pagaría los comedores durante ese tiempo, lo que provocó la oposición de algunos sectores, sin embargo, ha sido la carta del futbolista lo que ha puesto el asunto en el ojo del huracán.  "Estamos en la Inglaterra de 2020", ha apostillado el futbolista, que desde el inicio de la crisis del corona virus, ha recaudado 20 millones de libras (24 millones de euros) para alimentos destinados a personas necesitadas.

La actitud de Marcus Rashford no es una flor del desierto. Raheem Sterling, jugador del Manchester City, de 26 años, llegado a Londres a los 5, procedente de Jamaica, huérfano de padre asesinado, se ha retratado en favor de la campaña Black Lives Matter alentando a las protestas pacíficas contra el racismo. "El sistema no es favorable a personas como yo", ha dicho en una entrevista a la BBC en la que, como Marcus Rashford, cuenta una infancia de pobreza, discriminación racial y marginación en la Inglaterra del siglo XXI. Sterling sufrió una agresión racista en Manchester.

Estos dos jóvenes futbolistas británicos que han dado la cara públicamente contra el racismo y a favor de medidas sociales se han visto arropados por un veterano, Ian Wright, ex jugador del Arsenal, y uno de los primeros de raza negra que jugó en el futbol inglés, aunque no lo representase. Hoy, un 30% de los jugadores británicos son de raza negra. Lo que soportó en insultos Ian Wright en sus días desde las gradas de los estadios, no se tolera actualmente contra Marcus Rashford, Raheem Sterling o ningún otro.

La Premier League ha decidido que los jugadores llevarán durante doce semanas a partir del miércoles 17 de junio en la camiseta el lema Black Lives Matter estampado en lugar del nombre del jugador. "La Primera División quiere estar al lado correcto de la historia", ha comentado Ian Wright acerca de las camisetas que estrenarán los jugadores en partidos a puerta cerrada por la crisis del Covid-19.

Pero no son únicamente los jugadores de raza negra los que están cambiando la imagen del futbol inglés. Gary Lineker, ex jugador y actual presentador de televisión, ha aplaudido fervorosamente a los dos jóvenes futbolistas en una entrevista al programa Newsnight de la BBC2. "Tengo una gran admiración por Marcus y Raheem porque no es fácil plantar cara por causas como las que están defendiendo ellos; una es la de evitar el hambre, por más increíble que parezca". A tenor de Gary Lineker, el fútbol todavía arrastra el cliché de niños podres que se hacen famosos y ricos dándole al balón. "Otros deportes, como el tenis o el golf, no llevan consigo el cliché que contiene el fútbol", ha manifestado Lineker, el presentador mejor pagado de la BBC.

El que no se ha pronunciado de momento, aunque podría aportar su experiencia, es Paul Gascoigne, conocido como Gazza, jugador en las décadas de 1980 y 1990 con Gary Lineker. Gazza, procedente de una familia humilde de Newcastle, noreste de Inglaterra, explicó en la publicación de su biografía que de pequeño pasaba hambre. "Dándole patadas al balón durante horas y horas, me olvidaba de que tenía hambre". Una experiencia que comparten Gazza y Marcus a pesar de los años que los separan y la distancia de Manchester a Newcastle.

Más noticias de Internacional