Público
Público

Huracán Dorian La fuerza devastadora del huracán Dorian se debe al cambio climático, según la OMM

La Organización Meteorológica Mundial cree que la capacidad destructora de los huracanes se ha reforzado por el aumento del nivel del mar y de su temperatura. "No aumenta necesariamente su número, pero sí aquellos de gran intensidad".

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

Varias personas observan la llegada del huracán Dorian en la playa de Daytona, en Florida. / EFE

Una vez más el cambio climático se está manifestando en la fuerza adquirida por un huracán, el Dorian, cuya capacidad destructora se ha reforzado por el aumento del nivel del mar y de su temperatura, explicó hoy la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

"Hay muchas investigaciones en torno a la intensidad (de los huracanes) y un mensaje que se puede extraer es que el cambio climático no necesariamente aumenta el número de huracanes, pero sí aquellos de gran intensidad, como Dorian", dijo la portavoz de la organización, Clare Nullis.

El huracán Dorian arrasó en los dos últimos días parte de las Bahamas dejando hasta el momento cinco muertos y daños incalculables, mientras prosigue con menor intensidad su camino hacia la costa de Florida, en Estados Unidos.

En una comparecencia ante la prensa, Nullis subrayó que el impacto de los huracanes en los territorios de baja altura, como Bahamas, se ha incrementado por el aumento del nivel de mar, lo que los expone a mayores inundaciones.

"El aumento del nivel del mar es una de las señales claves del cambio climático y los pequeños países insulares del Caribe, así como del Pacífico, están en la línea de frente", agregó.

Otro factor que potencia directamente los huracanes es la temperatura del mar: "Como consecuencia del cambio climático, los océanos se calientan y los huracanes se alimentan del calor", dijo.

La OMM, que recibe los datos que maneja de los principales organismos meteorológicos del mundo, confirmó que en las últimas horas la intensidad de Dorian ha descendido a la categoría 3, a pesar de lo cual las lluvias y los vientos (195 kilómetros por hora) que provoca siguen teniendo efectos devastadores.

Nullis también aclaró que si este huracán ha provocado tantos daños ha sido por su tendencia a mantenerse estacionario, lo que hace que el impacto de vientos, lluvia y oleajes que provoca se concentren en una sola área.

"Normalmente, los huracanes se mueven rápido, pero parece que éste se queda bastante estático sobre Gran Bahama (Bahamas), que aparece como un sandwich entre sistemas de alta presión", comentó.

La temporada de huracanes en el Atlántico, que normalmente alcanza su pico en torno al 10 de septiembre, había sido tranquila hasta la llegada de Dorian, demostrando que hace falta solo un huracán para devastar un país, destruir su economía y los medios de vida de su pueblo.

En una declaración por separado en Ginebra, un representante de la Oficina de la ONU para la Prevención de Desastres señaló que Dorian "cristaliza la amenaza que pende sobre las pequeñas islas-país por la emergencia climática".

"Este es el cuarto año consecutivos en el que vemos huracanes extremadamente devastadores en el Atlántico y esto no puede disociarse del hecho de que los últimos cinco años han sido los más calientes registrados debido a que siguen aumentando los gases de efecto invernadero en la atmósfera", explicó Denis McClean.

Bahamas se ha visto afectada en los últimos años por otros dos huracanes de gran intensidad, Matthew e Irma, que causaron pérdidas por 820 millones de dólares.