Público
Público

Libertad de expresión El instituto francés del profesor decapitado no tendrá su nombre por temor a represalias

Según un sondeo interno, todos los maestros, el 89 % de los padres y el 69 % de los alumnos se opusieron a que el centro homenajease así al maestro que mostró en clase caricaturas de Mahoma. "Eso nos convertiría en objetivo", argumentan.

Una mujer sostiene una pancarta mientras asiste a un homenaje a Samuel Paty, el profesor de francés que fue decapitado en las calles del suburbio parisino de Conflans St Honorine, Francia. REUTERS / Pascal Rossignol / Archivo
Una mujer sostiene una pancarta mientras asiste a un homenaje a Samuel Paty, el profesor de francés que fue decapitado en las calles del suburbio parisino de Conflans St Honorine, Francia. REUTERS / Pascal Rossignol / Archivo.

EFE

El instituto francés que había estudiado cambiar su hombre en honor a Samuel Paty, el profesor decapitado en octubre en Francia tras haber mostrado en clase caricaturas de Mahoma, ha abandonado ese proyecto por miedo a convertirse en blanco de posibles ataques.

El alcalde de la localidad mediterránea de Ollioules, Robert Beneventi, había deseado que el College du Bois-D'Aulne, pasara a llamarse Samuel Paty para rendir homenaje a ese maestro de Geografía e Historia, según recordó este jueves el semanario Le Point.

El regidor había obtenido el acuerdo de la familia y del Consejo departamental, pero los profesores de ese instituto, los padres de alumnos y los propios estudiantes se pronunciaron en contra. Según un sondeo interno, se opusieron el 100 % de los maestros, el 89 % de los padres y el 69 % de los alumnos.

La cuestión estaba en el orden del día del Consejo Municipal de este sábado, pero se ha caído de la agenda, detalló esta semana la emisora local France Bleu.

"Nos convierte en objetivo. Es tomar un riesgo que puede ser evitado", alegó en ese medio la profesora Sandra Olivier, mientras que el alcalde ha asegurado que estudia la manera de homenajear a Paty de otra forma.

El profesor fue decapitado el pasado 16 de octubre en Conflans-Sainte-Honorine, al norte de París, por Abdoullakh Anzorov, de 18 años, que fue abatido por la policía tras el crimen. Días antes, su clase sobre la libertad de expresión en la que mostró caricaturas de Mahoma, había motivado la denuncia de algunos padres musulmanes y una campaña en las redes en su contra.

Más noticias de Internacional