Público
Público

Una medida de castigo implacable

El establecimiento de una zona de exclusión aérea deja al país afectado sin maniobra para seguir a la ofensiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La resolución 1.973 aprobada en la noche del jueves por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas impedirá, entre otras medidas, volar a los aviones del régimen libio con el establecimiento de una zona de exclusión aérea. Su aplicación en conflictos anteriores ha demostrado que el país afectado por la medida pasa automáticamente a ponerse a la defensiva y a perder casi todo su poder intimidatorio.

Sólo existe un precedente análogo a la resolución aplicada para Libia. Se trata de la resolución 816 y en la que el Consejo de Seguridad prohibió el 31 de marzo de 1993 los vuelos militares sobre Bosnia-Herzegovina y se autorizaba a emplear la fuerza para su aplicación. La medida estaba destinada a frenar los bombardeos de la aviación serbia sobre suelo bosnio.

La OTAN afrontó los primeros combates de su historia durante la zona de exclusión en Bosnia

Como consecuencia de dicha resolución, la OTAN inició su operación vuelo denegado el 12 de abril de ese mismo año. La misión comenzó con el objetivo de evitar los ataques de la aviación serbia, que habían castigado con frecuencia a los civiles, pero se fue ampliando para dar cobertura a los cascos azules desplegados sobre el terreno. La operación marcó la primera ocasión en la que la OTAN participaba en un enfrentamiento armado. El 28 de febrero de 1994, cuatro F-16 derribaron sobre la localidad de Banja Luka, capital serbobosnia, cinco aviones de la República Srpska, la entidad de los serbios de Bosnia.

Dos meses después la OTAN realizaba su primer bombardeo sobre territorio enemigo. El objetivo fue la localidad de Gorazde, un enclave musulmán acosado por las tropas del serbobosnio Ratko Mladic. Las tropas de Mladic habían atacado a la misión de los cascos azules desplegada en la zona matando a uno de sus miembros. La OTAN decidió responder bombardeando varios objetivos serbios.

Las operaciones sobre Bosnia concluyeron en diciembre de 1995 tras la firma de los acuerdos de Dayton que sellaron la paz en Bosnia. En total se efectuaron 100.420 vuelos sobre la zona. Aunque Naciones Unidas no respaldó la medida, en 1991, EEUU, Reino Unido y Francia decidieron interpretar a su gusto la resolución 688 del Consejo de Seguridad para aplicar una zona de exclusión aérea en Irak que duró 12 años.

Los bombardeos contra Irak y Yugoslavia no contaron con el apoyo de Naciones Unidas

Al acabar la operación Tormenta del Desierto la coalición internacional liderada por Estados Unidos había expulsado a las tropas iraquíes del Kuwait ocupado y había dejado muy tocado al régimen de Sadam Husein. Aprovechando la debilidad del régimen, los kurdos en el norte y los chiíes en el sur iniciaron sendas revueltas. Durante marzo de 1991, la violenta represión de las tropas de Sadam, con bombardeos aéreos incluidos, provocó un éxodo de un millón y medio de kurdos.

La aplicación de la zona de exclusión se basó en la preocupación mostrada en la resolución 688 sobre la situación de los civiles en Irak, especialmente de los kurdos, en la que se pedía el fin de la represión y el respeto de los derechos humanos. No se mencionaba una zona de exclusión aérea pero Estados Unidos, Reino Unido y Francia la aplicaron con el apoyo logístico de Turquía y Arabia Saudí, vecinos de Irak. Francia decidió retirarse de la misión en 1998.

Para proteger a los kurdos se estableció una prohibición de vuelo para los aviones iraquíes a partir del paralelo 36 en dirección norte. La misma medida se estableció en el paralelo 33 con dirección sur para evitar ataques aéreos del régimen de Sadam contra los chiíes.

Durante la aplicación de la zona de exclusión aérea, la coalición derribó cuatro aviones iraquíes de fabricación soviética y eliminó decenas de baterías antiaéreas en Irak.

Bajo el paraguas de la infraestructura establecida para la aplicación de la zona de exclusión aérea, EEUU y Reino Unido aprovecharon para bombardear en 1998 objetivos en Irak argumentando que el régimen de Sadam no estaba colaborando con los inspectores de Naciones Unidas que debían verificar que el país no tenía un programa de armas de destrucción masiva. La zona de exclusión se mantuvo hasta la invasión de Irak en 2003.

En marzo de 1999 y sin contar con el respaldo de Naciones Unidas, la OTAN lanzó una campaña de bombardeos contra Yugoslavia, entonces formada por Serbia y Montenegro, con la intención de obligar al presidente serbio Slobodan Milosevic a frenar su acoso a la mayoría albanesa en Kosovo.

La campaña militar fue muy criticada tanto por el elevado número de bajas civiles como por la selección de los objetivos. Entre los principales errores destacaron el bombardeo de la Embajada china en Belgrado en el que murieron tres periodistas chinos y el ataque aéreo contra un convoy de refugiados albaneses en el que fallecieron 73 personas. El 10 de junio de 1999, Milosevic aceptaba la salida de las tropas yugoslavas de Kosovo.