Público
Público

Dos obreros de Fukushima son hospitalizados con quemaduras

Los operarios de la central nuclear destruida metieron los pies en agua con elevada radiación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Introdujeron sus pies en el agua mientras extendían cables eléctricos a oscuras cerca del reactor 3, en un edificio de turbinas inundado. Eran tres operarios y no tuvieron, al parecer, otro remedio si querían completar su trabajo. No contaron con que ese agua estaba fuertemente irradiada. Recibieron entre 173 y 180 milisieverts en apenas unos instantes, cuando la legislación japonesa no permitía, hasta antes del accidente de Fukushima, que los trabajadores de las plantas nucleares recibieran más de 50 milisieverts en un año o 100 milisieverts en cinco años. Las consecuencias de este incidente para la salud de los tres operarios pueden ser muy graves a largo plazo.

De hecho, dos de ellos tuvieron que ser llevados de inmediato a un hospital a causa de quemaduras en los pies provocadas por la exposición directa a rayos beta. Según indicó la Compañía Eléctrica de Tokio (Tepco), el agua radiactiva podría haberse filtrado a través de sus monos de protección. Se cree que el líquido es parte del agua que inundó el reactor tras ser golpeado por el tsunami el 11 de marzo. A raíz del suceso de este jueves, los trabajadores que estaban en el primer piso y en los sótanos del edificio que aloja la turbina del reactor 3 fueron temporalmente evacuados.

Se agota en Tokio el agua embotellada por el temor a la contaminación

Varios operarios de Fuku-shima dijeron que los trabajadores tenían aparatos para medir la radiactividad a la que se expone su cuerpo, pero que se sumergieron a tanta profundidad que el agua les entró por la parte alta de la bota. En cambio, Kyodo News dijo que no llevaban las botas especiales y les entró en los zapatos.

Con estos tres nuevos casos son ya 17 los operarios que se han expuesto a una radiación superior a los 100 milisieverts, el máximo tolerado para emergencias nucleares hasta que comenzó la crisis en la planta nuclear de Fukushima. De forma excepcional, las nuevas normas aplicadas para poner fin a la fuga radiactiva permiten a los operarios de Fukushima exponerse a 250 milisieverts de radiación. Eso significa que, sobre el papel, la radiación que antes era vista como peligrosa para la salud es ahora tolerable.

'Escuchando lo que dicen los medios de comunicación, creo que estamos siendo demasiado optimistas. Tenemos que seguir con los pies en la tierra y gestionar cada nueva situación que se nos presente con la máxima atención', opinó el portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano.

El reactor 2 emite el máximo nivel de radiactividad hasta la fecha

'Si los reactores entran en un ciclo estable de enfriamiento, entonces ese será el primer paso hacia la mejora. Creo que debemos definir el término mejora de una forma muy estricta y seguir gestionando el asunto muy seriamente', prosiguió Edano.

A última hora de la noche, dos reactores eran considerados seguros en tanto que estaban por debajo de la temperatura máxima permitida (números 5 y 6), pero los otros cuatro mantienen un estado volátil. Siguen preocupando el número 3, que el miércoles expulsó humo negro y es el único que utiliza plutonio, y el número 2, que está emitiendo los mayores niveles de radiactividad desde que se tiene registro.

Mientras, en Tokio la gente siguió comprando agua embotellada en masa hasta el punto de dejar la ciudad prácticamente sin existencias, ante el temor de una contaminación radiactiva del agua corriente de la capital. Las autoridades repartieron 240.000 botellas de 550 mililitros a las familias de los alrededor de 80.000 bebés de Tokio (tres botellas por niño) y cinco ciudades cercanas. La locura por aprovisionarse de agua coincidió con el anuncio de que la planta purificadora que un día antes registró el doble de yodo radiactivo del considerado seguro para bebés volvía a estar en parámetros normales.

En la zona devastada por el tsunami, los entierros de cadáveres en fosas comunes continuaba este jueves, mientras la cifra de muertos y desaparecidos asciende ya a 26.000.