Público
Público

Orgullo 2019 "Ser es resistir": 41 años luchando por la comunidad LGBTI en México

La manifestación por los derechos y libertades de la comunidad, se celebran en medio de un aumento de los crímenes de odio por orientación e identidad sexual en todo el país. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Manifestación del Orgullo en Guadalajara, México. / AFP - ULISES RUIZ

Pasos de cebra multicolores, cafeterías vestidas con banderas, torres de bancos que anuncian que están más orgullosos que nunca. Los barrios más céntricos de la Ciudad de México llevan semanas vestidos de arco iris en honor a la cuadragésimo primera marcha del orgullo LGBTTTI (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Intersexual), que se celebra este sábado.

Bajo el lema “Orgullo 41: Ser es resistir” el banderazo de salida está previsto para mediodía en el tradicional punto de encuentro de celebraciones de este tipo, el Ángel de la Independencia del céntrico Paseo de la Reforma — un estilo de Gran Vía de Madrid o Avenida Diagonal de Barcelona.

Se prevé que asista medio millón de personas y este año el colectivo que encabezará la marcha será el del arte y la cultura, con escuelas, academias, coros o instituciones representativas. Por el momento, han confirmado asistencia 22 embajadores de diferentes países; organizaciones como Greenpeace y Amnistía Internacional, mientras que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, finalmente anunció que no estaría porque tiene otras actividades.

Habrá una marcha a pie y otra de automotores. La ruta se dirigirá hacia el Centro Histórico de la capital para llegar al Zócalo — la Plaza de la Constitución, enmarcada por la catedral, el Ayuntamiento y el Palacio Nacional. Hasta entrada la noche habrá conciertos de una media hora cada uno con artistas como el Coro Gay de la CDMX o la cantante María León, y participaciones de personajes públicos de la comunidad, como la física, economista, youtuber y comediante trans Orphelia Pastrana.

41 años de victorias y retos

La Ciudad de México es un oasis dentro de la república mexicana en cuanto a reconocimiento y respeto a los derechos de la comunidad LGBTTTI, desde que se celebró la primera marcha en 1978. Pero la apertura a la diversidad sexual y de género es cosa del segundo milenio.

“Un día salimos a tomar un café con mi novio, en la Zona Rosa (barrio gay de la capital). Nos dimos un beso de pico. Nos levantó la policía y nos llevó al Ministerio Público por falta a la moral”, explica Enrique Gómez, periodista especializado en diversidad sexual desde hace 20 años y fundador del sitio web Todes. El episodio que narra el capitalino es de 1996. Nueve años después, explica que lanzó una revista gay, Homopoli, que consiguió estar 13 años en el mercado con una tirada de 20.000 ejemplares quincenales gratuitos. Hoy “ya está normalizado en muchas zonas de la Ciudad de México, no solo en la Zona Rosa. Ya es normal ver personas tomadas de la mano en todas las líneas del metro”, explica.

En 2009 la capital fue pionera en México en reconocer el matrimonio civil entre personas del mismo sexo y la adopción por parte de parejas homoparentales. Desde 2014 ya se permite el cambio de identidad y en 2018 se aprobó que los cónyuges homosexuales disfruten de las mismas prestaciones de la Seguridad Social que los matrimonios heterosexuales, como la pensión de viudez u otras prestaciones económicas o servicios médicos.

Sin embargo, aún hay retos por delante: “El matrimonio igualitario es el tema más mediático de la agenda de la diversidad sexual porque es el que más se ve pero no es el más importante. Lo más importante es salvaguardar la vida de la gente”, afirma Enrique Gómez.

Según la organización civil sin fines de lucro Letra S, durante el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto, al menos 473 personas LGBTI fueron asesinadas en México por motivos relacionados con su orientación o identidad de género o, lo que es lo mismo, un mínimo de 6,5 personas son asesinadas cada mes en el país. Dentro del colectivo, el 55% fueron atentados contra la vida de mujeres trans y el 40% contra hombres gay. Y en cuanto a distribución territorial, el estado atlántico de Veracruz, en el sur de México, fue donde constan más homicidios de odio (43), seguido por el estado de la costa pacífica Guerrero (39) y el Estado de México (30), limítrofe con la capital.

Aunque se puede pensar que la tendencia es hacia el respeto por la diversidad de género y sexual, los datos de Letra S rebelan una tendencia regresiva en este sentido. Entre 2016 y 2017 hubo un aumento del 30% en el número de homicidios respecto del promedio de años anteriores.

Por esto, otro de los retos de la comunidad LGBTTTI mexicana es mantener la guardia, sobre todo, ante un nuevo gobierno federal que este 1 de julio cumple un año en el mando. Aunque el partido que lidera el Ejecutivo, Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) se presenta como de izquierdas y progresista, activistas del colectivo tienen dudas acerca de cuál es su postura para con su comunidad. Un ejemplo es el rechazo a la legalización del matrimonio igualitario en el estado de Sinaloa, en donde los diputados de morena se dividieron en sus votos a favor y en contra.

La agenda de la diversidad sexual también tiene un pendiente en la lucha para prohibir las terapias de "conversión" y en mejorar el acceso a la justicia para víctimas de violencia por su orientación o identidad sexual, entre otros.

Un lema que se inspira en 1901

El lema de este año se inspira en un episodio de 1901, en el que se citaron 42 hombres en un baile privado, 19 vestidos de mujer. En medio de un clima de persecución contra homosexuales, hubo una redada en la que se arrestaron a todos los participantes excepto del yerno del presidente de aquel entonces, Porfirio Díaz. Los detenidos fueron obligados a barrer la, calles de la ciudad con la ropa del festejo o fueron incorporados por la fuerza en el Ejército. En honor a los que pagaron por su orientación e identidad sexual se celebra esta 41 marcha del orgullo gay.