Público
Público
Únete a nosotros

Brexit Derrota de Johnson y victoria del Parlamento británico para evitar el brexit sin acuerdo

La Cámara de los Comunes activa la maquinaria para impedir el brexit sin acuerdo el 31 de octubre, diga lo que diga el gobierno. El primer ministro responderá hoy intentado convocar elecciones anticipadas.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 6

El primer ministro británico, Boris Johnson, durante su alocución en la Cámara de los Comunes. /REUTERS

Una de una… y en la frente. Primera votación que se celebra en el Parlamento británico desde que Boris Johnson llegó a Downing Street y primera derrota para el Primer Ministro británico. La oposición, con el apoyo de un grupo de diputados conservadores ‘rebeldes’, que ya habrían sido expulsados del partido por haber votado contra el gobierno pero podrán mantener su escaño, ha aprobado este martes por la noche la moción que les permite impedir que Reino Unido abandone la Unión Europea el próximo 31 de octubre si no hay acuerdo con Bruselas. El resultado de la votación ha sido 328 votos a favor y 301 en contra.

Tras conocerse las cifras, Boris Johnson ha insistido en sus planes: "No quiero unas elecciones”, ha dicho, pero si los parlamentarios votan a favor de pedir “otro retraso inútil al brexit, esa sería la única forma de resolver esto”. Para ello necesita el apoyo de la oposición y su líder, Jeremy Corbyn, le ha respondido que si quiere conseguirlo antes tendrá que esperar a que la ley que hará que el brexit sin acuerdo deje de ser una opción sobre la mesa, sea una realidad. El miércoles se producirá la votación definitiva.

Los diputados británicos han vuelto al trabajo con los cuchillos bien afilados porque, como era previsible, la sesión de este martes en el Parlamento británico cambia la historia del brexit.

¿Qué es exactamente lo que han aprobado?

De acuerdo con la suspensión decretada la semana pasada por Boris Johnson, el Palacio de Westminster deberá cerrar sus puestas la próxima semana y no las volvería a abrir hasta el 14 de octubre. Entonces apenas quedarían 18 días para que se produjera el brexit. Y aunque Boris Johnson insiste en que está convencido de que podrá lograr un nuevo acuerdo con la UE, las probabilidades de que fracase son cada vez mayores.

De ahí que, contrarreloj, un grupo de diputados (tanto de la oposición como del partido del gobierno) contrarios al brexit abrupto haya decidido hacer lo único que está en su mano: poner en marcha la maquinaria para aprobar una ley que lo impida y que obligue al gobierno a pedir a la UE que lo retrase si para el 19 de octubre ambas partes no han llegado a un acuerdo.

El primer paso para activar la maquinaria legislativa era debatir y aprobar una moción que les permitiera tomar el control de la agenda de la Cámara de los Comunes, y eso es lo que han respaldad el martes por la noche con un mayoría de 27 diputados.

Así que el camino para evitar el brexit sin acuerdo está ya marcado. Sólo falta el trámite de debatir y aprobar el texto del proyecto de ley el miércoles, enviarlo a la Cámara de los Comunes y que la Reina lo firme y lo convierta en ley.

Pero ojo que aquí hay algo que no cambia: dicha ley obligaría el ejecutivo británico a pedir una extensión a Bruselas pero la decisión final de concedérselo sigue estando en manos de los líderes de la UE, que tienen que aprobarlo por unanimidad.

Johnson moverá ahora la ficha de las generales

Johnson insiste en negarse a pedir una extensión a Bruselas y, como aseguró que haría si el plan de la oposición y los rebeles ‘tories’ de impedir el brexit sin acuerdo salía adelante, ha respondido sacando la ficha de las elecciones anticipadas ─para el próximo 14 15 de octubre, según fuentes del gobierno─. Tras conocerse el resultado de la votación, él mismo ha anunciado ante el resto de diputados que inmediatamente presentaría una moción para activar la maquinaria. O intentarlo. Porque él no puede hacerlo unilateralmente. Lo que haría este mismo miércoles es pedir a la cámara que le dé poderes para hacerlo.

El procedimiento consiste en presentar una moción que necesita los votos a favor de dos tercios de ‘los comunes’; es decir, que le apoyen al menos 434 parlamentarios de los 650 que forman la Cámara de los Comunes. Los conservadores (hasta ahora eran 310) y sus socios de gobierno del Partido Democrático Unionista de Irlanda del Norte (10) sólo suman 320. El Partido Liberal Demócrata no lo apoyaría y de momento, tampoco los laboristas. El Primer Ministro necesita que se ponga de su lado un buen puñado de ellos.

¿Los laboristas no quieren elecciones?

El lunes por la noche Corbyn se mostraba entusiasmado con la idea y aseguró que “estamos preparados para unas elecciones” -a pesar de que esa misma mañana el ex-Primer Ministro Tony Blair sostenía que respaldar la propuesta de Johnson era seguirle el juego. Este martes, como muchos compañeros de bancada, tras conocerse el resultado de la votación Corbyn ha dejado claro que su partido es partidario de las elecciones pero también de esperar hasta que la ley contra el brexit sin acuerdo sea una realidad.

¿Por qué Johnson sí quiere elecciones?

Las encuestas dan la victoria a los conservadores y el Partido Conservador ya habría expulsado ─y dejará fuera de las listas electorales─ a los ‘tories’ rebeldes que han votado a favor de la ley anti-brexit. De cara a unas nueva elecciones, Johnson consigue quitarse de en medio a los conservadores rebeldes y se garantiza una bancada fiel.

Por eso quiere elecciones y porque ─aunque ahora resulte difícil de creer─ hay vida más allá del brexit: Johnson busca garantizarse que el 10 de Downing Street seguirá siendo su hogar durante los próximo cinco años. Porque eso es lo que dicen las encuestas que ocurriría si sacan las urnas a la calle.

¿Quién ganaría las elecciones?

Aunque con uno de los peores resultados para los conservadores de los últimos años, las encuestas siguen dándoles como ganadores… y subiendo. La última, realizada entre el lunes y el martes, dice que el partido de Johnson se impondrían con un 35% de los votos y que los laboristas se quedan con un 25%.