Público
Público

Brexit El Parlamento exige a May que negocie un nuevo acuerdo con la UE sobre el brexit

La Cámara de los Comunes ha votado a favor de que Theresa May regrese a Bruselas para conseguir “acuerdos alternativos” a lo logrado hasta ahora sobre la frontera con Irlanda. Pero la UE y el gobierno irlandés ya han dicho que no tiene nada que hacer. Los Comunes también han aprobado una enmienda que rechaza la salida sin acuerdo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El Parlamento británico ha aprobado respaldar a May para que renegocie con la UE el brexit. /REUTERS

¿Hay algo más surrealista que una Primera Ministra pidiendo el voto para una enmienda que pretende tumbar el texto que ella misma ha presentado? Si creíamos que lo habíamos visto todo en torno al brexit, este martes por la noche confirmamos que habíamos infravalorado a Theresa May. La ‘premier’ británica ha demostrado estar tan desesperada por cerrar ya este asunto que sólo ha visto la posibilidad de hacerlo tirando piedras sobre su propio tejado. Y no le ha salido mal.

En una nueva sesión histórica, el Parlamento británico ha reactivado la negociación del brexit; aunque haya sido con el apoyo de May.

La clave está en dos palabras: “Enmienda Brady”, que ha conseguido salir adelante con 317 votos a favor y 301 en contra. Brady es el nombre del miembro del partido conservador que con su enmienda al plan de Theresa May ha hecho que la Cámara de los Comunes la obligue a volver a Bruselas para decir que no acepta la llamada “salvaguarda” de la frontera con Irlanda y en su lugar quiere “acuerdos alternativos” al respecto.

May ha defendido el voto a la enmienda porque le permite lo que ella quería: ir a Bruselas con el mensaje de que eso es lo que quiere el Parlamento. “Lo que tenemos que hacer es mandar un mensaje a Bruselas diciendo qué es lo que esta cámara quiere, no lo que no queremos”, ha dicho. May ha aclarado: “la única manera de evitar una salida de la UE sin acuerdo es salir con un acuerdo, por eso quiero volver a Bruselas con las instrucciones lo más claras posibles”. Y ha sido rotunda en ello:”No estoy hablando de un intercambio de cartas, sino un cambio significativo y legalmente vinculante que implicaría reabrir el acuerdo de salida”. Aunque ha esquivado la pregunta sobre qué piensa hacer cuando en Bruselas le vuelan a decir que no hay nada más que negociar.

May: "La única manera de evitar una salida de la UE sin acuerdo es salir con un acuerdo, por eso quiero volver a Bruselas con las instrucciones lo más claras posibles"

Porque dos no negocian si uno no quiere y, para que no quede ninguna duda, en cuanto se ha conocido el resultado de la votación, el Presidente del Consejo Europeo Donald Tusk ha hecho público un comunicado en el que deja claro que “la salvaguarda sobre la frontera de Irlanda es parte del acuerdo y no hay posibilidad de una renegociación”. Lo mismo que ha expresado en otro comunicado el Primer Ministro de Irlanda Leo Varadkar: “La única manera de asegurar una salida ordenada es ratificar este acuerdo. Continuaremos con nuestro preparativos ante cualquier resolución, incluida la posibilidad de un escenario sin acuerdo”.

May, que sabía que esto es lo que iba a pasar, ya había anunciado por la tarde que si no consigue un nuevo acuerdo con Bruselas, el 14 de febrero es la nueva fecha para que Westminster vote su plan B.

Bruselas no le ha dado la respuesta que May desearía pero sí ha conseguido otra inesperada: tras la votación, el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, ha anunciado que ahora sí se reunirá con ella para hablar sobre los términos del acuerdo.

El mérito de este gesto lo tiene otra de las enmiendas al ‘Plan B’ de May que se han aprobado este lunes, la “Enmienda Spelman”. La segunda estrella de la noche -la única junto a la ‘Enmienda Brady’ que ha salida adelante’- lleva el nombre de la diputada conservadora Caroline Spelman pero tras ella está también el laborista Jack Dromey. En el texto pedían que la opción de una salida de la UE sin acuerdo dejara de ser una posibilidad. Ha conseguido 381 votos a favor frente a 310 y aunque no es vinculante, ya ha logrado un gesto histórico hasta ahora, que vemos a Corbyn y May juntos hablando del brexit.

Wesminster rechaza la enmienda de Corbyn

Otra de las enmiendas al ‘Plan B’ de Theresa May que se ha votado ha sido precisamente la presentada por Corbyn, que planteaba a la Cámara la posibilidad de legislar de cara a un segundo referéndum. Su propuesta ha sido rechazada por 31 votos: 327 votos en contra frente a 296. Era la primera vez que, aunque veladamente, el tema de una nueva votación se ponía sobre la mesa del parlamento y dado que la diferencia de votos no ha sido muy significativa y este tema tiene divididos a los laboristas, muchos ven en ello una señal directa para que Corbyn se posicione ahora sí abiertamente a favor del segundo referéndum.

En su enmienda Jeremy Corbyn también planteaba descartar definitivamente la posibilidad de una salida sin acuerdo y pedía la necesidad de una unión aduanera permanente y la exigencia de que el acuerdo de salida incluyera una versión del mercado único.

La fecha sigue siendo el 29 de marzo

Si el Parlamento británico sigue sin ponerse de acuerdo, la única alternativa a una salida no negociada es el segundo referéndum o la extensión del famoso artículo 50

Si el Parlamento británico sigue sin ponerse de acuerdo, la única alternativa a una salida no negociada es el segundo referéndum o la extensión del famoso artículo 50 que recoge la salida de Reino Unido de la UE. Pero tres de las enmiendas presentadas el lunes iban en esta dirección y las tres han sido rechazadas por los miembros de la Cámara de los Comunes.

El rechazo a la extensión del artículo 50 refuerza a Theresa May en su idea de que la fecha de salida es inamovible y en su plan de presionar a la Cámara con la idea de que el tiempo se agota y la opción es “o su acuerdo, o no acuerdo”. La primera en reaccionar a este resultado ha sido la libra, que se ha desplomado al conocerse el rechazo del parlamento a retrasar la fecha de salida de la UE. Como muchos otros, la divisa británica confiaba en que la posibilidad de una salida sin acuerdo dejara de estar en el firmamento.