Público
Público
Únete a nosotros

Resultados europeas Fin del bipartidismo en Europa: las proyecciones auguran una Eurocámara fragmentada

El crecimiento de los liberales, la ola verde y el empuje de la extrema derecha arañan escaños en el Parlamento Europeo a socialistas y conservadores.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sobres con las papeletas de las elecciones al Parlamento Europeo, en un colegio electoral en Cambrai (Francia). REUTERS/Pascal Rossignol

Los partidos políticos europeos tendrán que sentarse a la mesa de negociación. Las primeras estimaciones del voto en 27 de los 28 países de la Unión Europea auguran un Parlamento Europeo fragmentado, que ve el fin del bipartidismo que ha dominado la política europea en los últimos cuarenta años. El crecimiento de los liberales, a pesar de la derrota de Emmanuel Macron en Francia, la ola verde o el empuje de la extrema derecha, son algunas de las primeras claves de las elecciones europeas.

Los liberales y los verdes son los que ganan más asientos y ya se reparten este nuevo poder de decisión: los liberales serán decisivos para nombrar quién mandará en Europa y los verdes, quieren determinar la agenda.

Los populares y socialistas, pierden, pero siguen siendo mayoritarios. Necesitarán formar mayores coaliciones que nunca. Así lo han admitido los portavoces y líderes de los grupos salientes en las primeras declaraciones hechas a la prensa en el hemiciclo del Parlamento Europeo, pasadas las 21 horas de la noche electoral.

La llave la tienen los liberales

Los liberales (pre)celebran la noche en que la batuta cae en sus manos. “Por primera vez en 40 años, los dos partidos clásicos ya no tendrán mayoría. Somos el grupo pro europeo que ha ganado las elecciones”, ha anunciado el líder de Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), Guy Verhofstadt. Ellos podrán decidir si favorecer a populares o socialistas.

No son el partido más votado pero quizá sí el que más suba, y disfrutan de cómo las decisiones que tomen a continuación determinarán quién manda y qué agenda impulsa. A primera hora de la tarde, ALDE anunciaba la prevista adhesión al grupo de 'Renaissance', del presidente francés Emmanuelle Macron, lo que les ha ayudado a mostrar números fuertes.

Así, esperan liderar las fuerzas proeuropeas "para presionar por una Europa más ambiciosa". El líder de ALDE hizo un llamamiento a todas las fuerzas pro-europeas para que inicien negociaciones con el fin de construir "un programa de gobierno muy sólido y coherente". Verhofstadt abrió la puerta a cualquier candidato a la presidencia de la Comisión Europea que pueda ser respaldado por esa mayoría.

Macron: nuevo socio agridulce

El nuevo socio francés es un arma de doble filo: de primeras, ofrece un confortable número de asientos a los liberales que les permite vivir las primeras de la noche como un ascenso victorioso. Sin embargo, la caída de Reinassance- En Marche, que parece pasará a ser la segunda fuerza por detrás de la ultraderecha de Marine Le Pen con la Reagrupación Nacional (RN), aparece como un síntoma alarmante, de momento en clave nacional, pero que quita rotundidad al ascenso liberal europeo.

En casa, Macron queda tocado psicológica y simbólicamente: una posición mucho más difícil desde la que impulsar su agenda y sus personas de confianza, como la cabeza de lista a las europeas, Nathalie Loiseau, para quien el presidente francés quiere una cartera económica en la Comisión

Aceptación de la derrota y la coalición múltiple inevitable

"La solución está en el centro", ha admitido Esther de Lange, parlamentaria del Partido Popular Europeo (PPE), que quiso contrarrestar la aceptación de la pérdida subrayando que siguen siendo "la primera fuerza en el centro" y muy probablemente el grupo más grande del Parlamento. Insistieron en la necesidad de estar a la altura de esa responsabilidad "de aportar estabilidad y soluciones europeas".

Sin embargo, la alianza progresista parece tener una mayoría más amplia. A la pregunta de si el PPE apoyará al cabeza de lista del Partido Socialista, Frans Timmermans, para convertirse en presidente de la Comisión, Lange no se mojó: "Ya saben cómo es este Parlamento, necesitamos una mayoría fuerte para poder ofrecer la solución en el centro".

La opción más probable: socialista

Para los socialistas será una derrota agridulce: derrota porque pierde escaños (de a según las proyecciones) pero medio dulce porque, con todo, los resultados dejan al cabeza de lista socialista y actual vice presidente de la Comisión, Frans Timmermans, en la mejor casilla de salida para subir ese escalafón de la institución y pasar a dirigir la Comisión. "Hay un cambio más que realista que Timmermans está liderando esta Comisión Europea", defendió el líder de los Socialdemócratas (S&D) en el Parlamento Europeo, Udo Bullmann.

En el juego de las probabilidades, los socialistas llevan delantera y esperan que su candidato de consenso lidere una coalición en la que ellos pongan las normas. El líder del S&D subrayó que las negociaciones con los otros partidos se basarían únicamente en el contenido. "Timmermans es el más progresista para hacer el trato del que estamos hablando", dijo, refiriéndose a una Europa más social y más verde. "El pueblo espera que la Unión Europea cumpla".

Los verdes quieren marcar la agenda

Los verdes son los otros ganadores de la noche. Como los liberales, celebran tener más capacidad de decir a las mayorías qué hacer. En el caso de los ecologistas no tanto en cuanto a nombres sino a agenda. Tendrán casi el doble de escaños, Si se confirman las proyecciones. “La ola verde se ha extendido por toda Europa", dijo la candidata principal, Ska Keller.

"Se trata de contenido. Se nos ha dado el mandato para el cambio en la Unión Europea, el mandato para la protección real del clima y la Europa social y el Estado de Derecho y las libertades civiles para todos los ciudadanos europeos", subrayó Keller. Esto es lo que pondrá sobre la mesa para cualquier negociación sobre cualquier candidatura, ya sea para el Parlamento Europeo o para la presidencia de la Comisión Europea.