Público
Público

Suecia detecta una cuarta fuga en el Nord Stream mientras aumenta la preocupación por los daños medioambientales

Expertos alertan de que las emisiones en el mar Báltico potenciarán los efectos de la crisis climática.

Imagen de una fuga de gas en el mar Báltico tomada desde el avión de la Guardia Costera Sueca.
Imagen de una fuga de gas en el mar Báltico tomada desde el avión de la Guardia Costera Sueca. EFE

La Guardia Costera de Suecia ha detectado este jueves una cuarta fuga de gas en uno de los gasoductos rusos Nord Stream. Mientras, aumentan las preocupaciones por las posibles consecuencias medioambientales de los escapes de gas. Las fugas provocarán emisiones tóxicas en el mar Báltico por el equivalente de 7,5 millones de toneladas de CO2, según la Agencia Federal de Medio Ambiente (UBA) de Alemania, que se basa en estimaciones sobre el volumen de gas acumulado en esas tuberías.

Ni el Nord Stream 1 ni el 2 estaban en servicio. El primero interrumpió los suministros hace semanas, al alegar Moscú problemas técnicos. El segundo nunca entró en funcionamiento, puesto que el canciller Olaf Scholz lo bloqueó a raíz del reconocimiento del Gobierno ruso de las autoproclamadas repúblicas separatistas del Donbás, en febrero.

Pero la condensación de gas en su interior permite estimar, según el organismo, que en total se liberarán a la atmósfera 0,3 millones de toneladas de metano, considerado mucho más dañino que el CO2, recuerda la UBA. Una tonelada de metano provoca un calentamiento igual al de 25 toneladas de CO2, por un periodo calculado de 100 años. La ministra alemana de Medioambiente, la verde Steffi Lemke, había avanzado ya el miércoles que las fugas no entrañan a peligros graves para el ecosistema marítimo, pero sí para la atmósfera.

Por su parte, el responsable de la campaña contra los combustibles fósiles de Greenpeace en España, Francisco del Pozo, ha denunciado que estas fugas no hacen más que constatar "el patio trasero" de la industria del gas, que lo han "vendido como un gas ecológico y ambientalmente aceptable, cuando realmente es un potente gas de efecto invernadero (GEI) que tiene grandes fugas", con un impacto sobre la crisis climática "exponencial". Y, aunque, ha dicho, hay que esperar a datos más exactos, la cantidad de gas emitido puede equivaler en emisiones aproximadamente al parque móvil español funcionando durante un año entero.

Esas fugas son "bombas climáticas" a las que desde Greenpeace se les conoce como "chapapote vertical", ha explicado Del Pozo en conversación con EFE, porque "los primeros 20 años de metano en la atmósfera tras ser liberado generan una capacidad de captación del calor del sol del orden de 84 veces más que el CO2, lo que quiere decir que cada tonelada de metano emitida es equivalente a 80 toneladas de CO2".

Marina Gros, responsable de la campaña La verdad del gas de Ecologistas en Acción, ha incidido en que este acontecimiento puede tener un "impacto grande". A diferencia del Gobierno alemán, esta experta alerta de que los escapes "aunque a nivel local -aproximadamente a un kilómetro a la redonda de las fugas- habrá afecciones a la flora y a la fauna" y "quizá pueda afectar también de forma puntual a la cantidad de oxígeno del agua", ha comentado a la agencia EFE.

En tanto, el experto en política y gobernanza marina, Rémi Parmentier, ha señalado, que este acontecimiento demuestra "la vulnerabilidad del océano" ante las actividades económicas no solo relacionadas con los combustibles fósiles sino también con la economía digital y el cable de submarino para las comunicaciones que no van por satélite.

La aparición de las fugas ha desatado las acusaciones de sabotaje, desde los países afectados -Dinamarca y Suecia-, desde Alemania y resto de la Unión Europea (UE), así como Estados Unidos. Incluso Moscú utiliza ese término, aunque la búsqueda de autorías va en direcciones opuestas. La cuarta fuga se suma a las tres detectadas entre el domingo y el lunes y está localizada en el segundo gasoducto, con lo que en total existen dos fugas en cada tubería, dos en la zona danesa y dos en la sueca, todas en aguas internacionales.

Según informó la Marina sueca, la cuarta tiene un tamaño mucho menor que las otras, lo que explica que no fuera detectada por los radares y que solo fuera descubierta cuando un barco de la guarda costera pasó junto a ella, aunque a efectos prácticos no altera la situación. "Todavía tenemos que saber más de la dimensión de la cuarta fuga anunciada por las autoridades suecas. Pero esto subraya que las fuerzas que han intervenido son poderosas", ha declarado el ministro de Defensa danés, Morten Bødskov.

Dinamarca y Suecia han abierto sendas investigaciones, que avanzan no obstante con lentitud debido a que sigue saliendo gas de las tuberías. La Dirección General de Energía danesa informó este miércoles de que ha salido más de la mitad del gas y que el flujo podría detenerse este domingo, lo que permitiría una inspección submarina. 

"Es muy obvio quien lo hizo"

Los jefes de Gobierno de la Unión Europea se reunirán la próxima semana para abordar lo que consideran un sabotaje. 

Todavía sigue sin estar claro quién podría estar detrás de este presunto ataque deliberado contra los gasoductos en los que Rusia y sus socios europeos invirtieron miles de millones de dólares. 

"El ataque a cualquier infraestructura estratégica significa que hay que proteger todas las infraestructuras estratégicas de toda la UE", dijo un representante de la UE en Bruselas.

"Todavía no se sabe quién lo hizo,  pero es muy obvio", dice el director de la Agencia Internacional de la Energía

"Esto cambia fundamentalmente la naturaleza del conflicto tal y como lo hemos visto hasta ahora, al igual que la movilización (...) y la posible anexión", añadió, en referencia a la movilización de más tropas por parte de Rusia para la guerra de Ucrania y a las expectativas de que el presidente Vladimir Putin se anexione regiones ucranianas.

En este sentido, Fatih Birol, director de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), dijo en una conferencia de prensa el jueves que era "muy obvio" quién estaba detrás del presunto sabotaje de los gasoductos, aunque no nombró a nadie.

"Todavía no se sabe quién lo hizo, quién está detrás de este sabotaje, todavía se discute más o menos pero (...) es muy obvio (...) quién estaba detrás de este asunto", dijo Birol en París.

Más noticias de Internacional