Público
Público

Syriza rechaza la austeridad pero no a Europa

El líder de la coalición de izquierda radical, Alexis Tsiripas, reitera su intención de abolir el memorándum mientras la derecha modera cada vez más su mensaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A poco más de dos semanas para que se celebren las elecciones en Grecia los partidos tratan de movilizar al electorado y afianzar sus posiciones. Con el descalabro de los socialdemócratas del Pasok, las fuerzas políticas que se disputan el poder son la coalición de izquierda radical Syriza y los conservadores de ND. Según los sondeos a los que se acuda dan ganadores a uno u otro, por lo que es difícil saber quién cuenta realmente con más apoyos.

Y es que estos comicios son un momento histórico para el país heleno, pues en ellos se juega la aceptación de los planes de austeridad europeos, defendidos por ND, o el rechazo que propone Syriza, por lo que lo que su victoria podría tener importantes consecuencias.

Pese a las amenazas que vienen desde las instituciones europeas, el líder de Syriza, Alexis Tsipras, continúa defendiendo sus postulados. Hoy ha presentado su programa en el centro cultural de Atenas, abarrotado de sus seguidores y de la prensa internacional, además de representantes diplomáticos de Francia, Venezuela y Cuba.

Allí ha prometido que si gana las elecciones el próximo 17 de junio abolirá el memorándum de austeridad pactado por el anterior Ejecutivo con la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI). 'El memorándum es el piloto automático hacia la catástrofe y lleva a Grecia fuera del euro', defendió Tsipras ante el público.

En estos comicios no se vota entre el dracma o el euro, sino entre el memorándum y Syriza El líder izquierdista, tras prometer 'abolir' dicho pacto que incluye dolorosas medidas de ahorro, dijo que pedirá a los acreedores del país una moratoria del pago de la deuda, y a los socios comunitarios una solución a los problemas de Grecia en el marco de la UE. En su programa no se incluye la marcha, pues 'la lucha está en Europa'.

Por ello ha rechazado que estas elecciones sean vistas como un voto entre el dracma y el euro, y consideró que los comicios serán 'en realidad, entre un gobierno del memorando y un gobierno de Syriza'.

En la lista de planes que promete llevar a cabo en caso de triunfar, además de abolir las leyes vinculadas al memorándum, como la reducción de salarios y pensiones y abolición de los convenios colectivos, ha apostado por la nacionalización del sistema bancario y la cancelación 'parcial o total' de los hogares endeudados, así como poner fin al proceso de privatizaciones y nacionalizar las empresas 'de vital importancia'. Así, Tsipras quiso recordar que Grecia es una 'democracia' y que 'sus representantes tienen en sus manos la soberanía'.

Para recaudar el dinero necesario para permitir a Grecia seguir a flote,  propuso la creación de un catastro (del que actualmente el país carece) para facilitar la recaudación de impuestos sobre la propiedad. Para las empresas en bancarrota, dijo que su gobierno apostará por la autogestión siguiendo los modelos que surgieron en la Argentina posterior a la crisis de 2001.

Para estimular la economía, aboga por reducir el IVA de los productos básicos alimentarios, así como a las empresas de restauración y turísticas, mientras que en agricultura, aseguró que si gobierna pondrá 'fin a las subvenciones que no estén ligadas a la producción'.

Para las empresas en bancarrota apostará por la autogestión siguiendo el modelo de ArgentinaEn cuanto a la política internacional, dijo que hablará con Turquía para que ambos países 'pongan fin a la Guerra Fría en el Mar Egeo', de manera que Grecia reduzca su ingente gasto armamentístico, el segundo mayor de la OTAN en relación al Producto Interior Bruto (PIB).

Finalmente, aseguró que su gabinete mejorará la eficiencia de la administración, reduciendo gastos. 'Formaremos un gobierno pequeño y vamos a poner fin a los ejércitos de asesores, que ofrecen poco y cobran demasiado. Daremos confianza a la gente de la administración pública independiente de su afiliación política', garantizó.

Pese a las duras medidas de austeridad que adoptó el gobierno técnico de coalición de ND con el Pasok, los líderes conservadores han cogido nota de los resultados de los anteriores comicios, en los que se constató que la mayoría de los griegos rechaza los recortes sociales. Por eso, el líder de ND, Andonis Samarás, ha prometido que, si gana las elecciones, habrá menos recortes y menos impuestos, y aumentarán las ayudas sociales.

El programa incluye también una extensión del seguro de desempleo hasta los dos años (actualmente es de uno), conceder ese seguro a los trabajadores autónomos (que actualmente no tienen derecho a él) y compensar a los particulares y los fondos de la seguridad social por sus pérdidas durante el proceso de 'quita' de la deuda.

ND apuesta por 'menos recortes' y más privatizaciones En cuanto a los impuestos, prometió reducir los más altos de un tipo del 45 %, al 32 %, e incrementar el nivel de beneficios a partir del cual se comienzan a pagar impuestos, actualmente de 5.000 euros anuales (cercano al umbral de la pobreza relativa: 4.600 euros anuales) hasta los 10.000 euros. También aseguró que reducirá los impuestos a las empresas, así como el IVA de la restauración desde el actual 23 % hasta el 9 %.

Eso sí, el líder conservador apostó decisivamente por la promoción de las privatizaciones, aunque en los últimos años el Estado griego no ha logrado recaudar sumas de importancia con estas medidas, ya que el mercado mantiene su desconfianza hacia Grecia.

A pesar de la aparente contradicción que estas promesas electorales implicarían con las exigencias de austeridad de los prestamistas internacionales de Grecia (UE y FMI), Samarás se ha mostrado favorable a continuar aplicando el memorándum firmado con la troika y criticó a Syriza por exigir su inmediata abolición.