Público
Público

Las tropas iraquíes y kurdas se sitúan ya a las puertas de Mosul

En el sexto día de ofensiva, liberaron la estratégica ciudad de Bartala, a unos nueve kilómetros de Mosul e irrumpieron en Al Hamadaniya, a unos 27 kilómetros de la capital de Nínive y principal feudo del Estado Islámico en Irak

Tropas iraquíes, en Al Qayara. REUTERS/Alaa Al-Marjani

YÁSER YUNES (EFE)

BARTALA (IRAK).- Las tropas iraquíes y las kurdas continuaron hoy arrebatándole terreno a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en el sexto día de la ofensiva para liberar Mosul, mientras el secretario de Defensa de EEUU, Ashton Carter, viajó a Bagdad.

Las fuerzas de seguridad iraquíes liberaron completamente la estratégica ciudad de Bartala, situada a unos nueve kilómetros de Mosul e irrumpieron en Al Hamadaniya, a unos 27 kilómetros de la capital de Nínive y principal feudo del EI en Irak.

En esta segunda localidad, las tropas de lucha antiterroristas del Ejército iraquí controlaron el centro de la ciudad, aunque todavía luchan por sofocar varios focos de resistencia en la ciudad. El ejército iraquí ya asaltó hace tres días Al Hamdaniya por su flanco sur, pero se vieron obligados a retirarse debido a la resistencia ofrecida por los yihadistas.

Esta ciudad es el corazón de una comarca compuesta por unos cincuenta pueblos, la mayoría de los cuales ya han sido arrebatados al EI y en la que vivían más de 50.000 iraquíes de la minoría cristiana antes de la invasión del Estado Islámico en agosto de 2014.

Las posiciones del EI en esa comarca, atacada desde el frente de Jazer, son blanco asimismo de los bombardeos de la aviación iraquí y de la coalición internacional. También vivían en la zona árabes suníes y miembros de las minorías religiosas shabak y kakaia, que han sufrido asimismo la persecución de los extremistas del EI.

El dirigente de las unidades de la Policía Federal, el mariscal Raid Shaker Yaudat, indicó a Efe que en los seis días de ofensiva al menos 285 yihadistas han muerto al sur de Mosul, donde han sido liberadas un total de 37 localidades. Además, al menos cincuenta yihadistas murieron en los enfrentamientos que estallaron ayer y continuaron hoy entre el grupo terrorista y las fuerzas de seguridad iraquíes y kurdas en la ciudad de Kirkuk, 170 kilómetros al sureste de Mosul.

Decenas de combatientes del EI lanzaron un ataque contra el sur de Kirkuk en las primeras horas de este viernes y se hicieron con el control de varias comisarías de Policía. Además hoy incendiaron una fábrica y un almacén de azufre pertenecientes al yacimiento de Al Meshraq, en la zona de Al Qayara, unos 55 kilómetros al sur de Mosul.

El alcalde de la comarca de Al Qayara, Saleh al Yaburi, informó a Efe de que el incendio en la fábrica y el almacén causó la emisión de "gases venenosos" y provocó "asfixia a los habitantes de las zonas cercanas". Esta tragedia se suma a la quema de pozos de petróleo provocada por los yihadistas antes y después de la liberación de la comarca por parte de las fuerzas iraquíes, el pasado 25 de agosto.

Coincidiendo con el sexto día de las operaciones militares contra Mosul, Ashton Carter se reunió hoy en Bagdad, en su primera visita desde el comienzo de la ofensiva, con el primer ministro, Haidar al Abadi "La batalla de Mosul es decisiva y todos tenemos que apoyarla. Asimismo, tenemos que pensar en el periodo después de la liberación", indicó Carter, que agregó que tendrá que estar orientado a "alcanzar la estabilidad".

Tras reunirse con el secretario estadounidense, Al Abadi insistió en su rechazo a que Turquía, que tiene tropas presentes en Irak, en la zona de Bashiqa, al noreste de Mosul, participe en la ofensiva. Al Abadi insistió en que "la batalla de Mosul es iraquí y quienes la están llevando a cabo y la lideran son iraquíes". Asimismo, añadió que sus fuerzas liberarán la ciudad del EI "próximamente" y que "no van a permitir a cualquier fuerza intervenir" en la ofensiva.

Al Abadi insistió en que no hay fuerzas terrestres extranjeras que estén luchando en el territorio iraquí, aunque no hizo referencia a los soldados estadounidenses que apoyan a su Ejército en varios puntos del frente, como ha constatado Efe. "Los turcos quieren participar, se lo agradecemos, pero este asunto (la ofensiva) lo vamos a tratar los iraquíes. Si Irak necesita ayuda se la pedirá a Turquía y a otros países en la región", precisó.

Carter llegó a Bagdad tras visitar ayer Ankara, donde señaló que Estados Unidos quiere contar con Turquía en las operaciones contra el EI, si bien aún se elaboran los detalles de esta participación.

Más noticias de Internacional