Público
Público

Peña Nieto suspende la visita a Washington, cansado de las amenazas de Trump a México si no paga el muro

"México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro", responde el presidente mexicano al estadounidense, que justo antes había amenazado con suspender el encuentro que estaba previsto para la próxima semana. El Congreso estadounidense cifra el coste de la barrera entre los 11.000 y los 14.000 millones de euros.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 6

Trump saluda a dos marines a su llegada a la base andrews en Maryland, este jueves. | JONATHAN ERNST (REUTERS)

Washington.— Ni el poder atempera a Donald Trump, muy al contrario: el presidente de Estados Unidos sigue usando su estilo marrullero. La última de sus bravuconadas ha provocado un fuerte desencuentro con México.

Estaba previsto que Trump y el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, se reunieran el próximo martes en Washington, pero al final la reunión se ha cancelado a instancias del mandatario mexicano. Trump había colocado en una difícil situación a Peña Nieto tras amenazar con cancelar la reunión si México no aceptaba pagar por el muro que quiere construir en la frontera.

"Si México no está dispuesto a pagar el tan necesario muro, entonces sería mejor cancelar la inminente reunión (con Peña Nieto)", señaló Trump est jueves en su cuenta personal de Twitter, que se ha convertido en su canal preferido para comunicarse con los ciudadanos.

Peña Nieto ha decidido anticiparse a los acontecimientos. Trump le había colocado en una posición difícil ante la opinión pública mexicana: si se reunía con su homólogo estadounidense, quedaba como un débil ante los mexicanos. El equipo de Trump afirmó tras conocer el anuncio de Peña Nieto que buscará otra fecha para el encuentro entre los dos jefes de Estado. "Buscaremos una fecha para concertar algo en el futuro. Mantendremos las líneas de comunicación abiertas", dijo a la prensa el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

El presidente mexicano evita así una situación incómoda. Este miércoles Trump firmó la orden ejecutiva para comenzar "en meses" la construcción del muro en la frontera entre los dos países, una decisión que lamentó Peña Nieto al reiterar que México no pagará los costes de esa barrera, como pretende el presidente estadounidense.

En una entrevista con la cadena ABC, Trump precisó el miércoles que la construcción del muro empezará en "meses" y aseguró que, aunque su Gobierno adelantará el dinero necesario para iniciar el proyecto, ese pago será "reembolsado por México", que se hará cargo del "cien por cien" del coste de la edificación. 

Ese coste oscilará entre los 12.000 y los 15.000 millones de dólares (entre 11.100 millones de euros y los 14.000 millones de euros), según los cálculos de los líderes republicanos en el Congreso, Paul Ryan, de la Cámara de Representantes, y Mitch McConnell, del Senado. En plena campaña electoral Trump cifró el coste del muro en alrededor de 8.000 millones de dólares (unos 7.500 millones de euros). Ambas cifras son, no obstante, inferiores a los cálculos independientes, como el del grupo Bernstein de Investigación, que situaron la factura total entre los 15.000 y los 25.000 millones (hasta los 23.000 millones de dólares).

El Congreso no solo tendrá que destinar una nueva partida de gasto adicional para financiar la construcción del muro en los casi 2.000 kilómetros que aún restan por vallar, también deberá autorizar los trabajos para llevar a cabo esta labor. "Sentimos que tenemos una obligación de cumplir con los compromisos hechos durante la campaña electoral", dijo Ryan, presidente de la Cámara de Representantes.

"Sentimos que tenemos una obligación de cumplir con los compromisos hechos durante la campaña electoral", dijo  el republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes

Cómo va a pagar México esa factura es algo que Trump todavía no ha revelado. En sus tuits de este jueves, el presidente estadounidense enfatizó que Estados Unidos tiene "un déficit comercial con México de 60.000 millones de dólares". Quizá esté pensando en descontarlo, pero no hay nada seguro aún. En ese sentido, Ryan evitó comentar si este gasto contribuirá a aumentar el déficit fiscal de Estados Unidos, algo a lo que se ha mostrado radicalmente opuesto durante los últimos años, y buscará compensarlo con recortes presupuestarios.

Lo que sí parece más seguro es la negativa de México a asumir la factura del muro fronterizo. En un mensaje televisado, Peña Nieto reiteró que México no va a pagar nada: "Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde hace años, lejos de unirnos, nos divide. México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro", afirmó el presidente mexicano. 

México "ofrece y exige respeto, como la nación plenamente soberana que somos. México refrenda su amistad con el pueblo de los Estados Unidos y su voluntad para llegar a acuerdos con su Gobierno, acuerdos que sean en favor de México y los mexicanos", añadió Peña Nieto en su mensaje.

Peña Nieto: "Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde hace años, lejos de unirnos, nos divide"

En su mensaje Peña Nieto no hizo ninguna referencia a las demandas que se habán multiplicado en las últimas horas en su país para que se anticipara a Trump y fuera él quien cancelara su visita a Washington. Tampoco habló de cambiar sus planes sobre ese encuentro, pero al final lo ha hecho.

Trump está convencido de que la relación con México "va a ser mucho mejor" una vez que se construya el muro. Hasta se atrevió a decir el miércoles que va a tener "una estrecha coordinación" con el vecino del sur en la construcción de esa barrera.