Público
Público

Debate virtual Trump y Biden se niegan a participar en un debate virtual

 El segundo debate presidencial, que iba a contar con la participación de los votantes indecisos, queda suspendido ante la negativa de los dos candidatos. En su lugar, ambos tendrán actos de campaña por separado la noche en la que estaba previsto el encuentro. 

Una imagen del anterior debate entre Trump y Biden. - EFE
Una imagen del anterior debate entre Trump y Biden.  /EFE

efe

Después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmara este jueves, en declaraciones a la cadena Fox, que no participaría en el segundo debate con su rival demócrata si éste se realiza de manera virtual, Joe Biden ha anunciado que tampoco participará y ha pedido celebrarlo una semana después con preguntas de los votantes.

Tras la negativa de Trump a realizar el debate a distancia y la reacción de Biden de posponerlo una semana más, el debate presidencial queda suspendido con toda probabilidad dada la negativa de ambos candidatos a participar.

La directora de comunicación de la campaña de Biden, Kate Bedingfield, aseguró que el candidato demócrata estaba "preparado para aceptar la propuesta" de celebrar un debate virtual, pero ha cambiado de plan tras la negativa de Trump.

Por su parte, el anuncio de Trump tenía lugar poco después de que la Comisión para los Debates Presidenciales anunciase que el segundo debate, que estaba programado para el 15 de octubre en Miami (Florida), se celebraría de manera virtual por motivos de seguridad.

Tanto el presidente Trump como un número creciente de personal de la Casa Blanca han dado positivo por covid-19 en los últimos días. Sin embargo, según considera el mandatario, con su decisión la Comisión para los Debates Presidenciales "trata de proteger" al candidato demócrata.

"No voy a hacer un debate virtual (...). No, no voy a perder el tiempo con un debate virtual", dijo el gobernante a la cadena de televisión conservadora, a la que concede frecuentemente entrevistas. Por su parte, el equipo de Biden, que en los últimos días se ha mostrado preocupado por la seguridad del debate ya que se producirá menos de dos semanas después de que Trump diese positivo, comunicó, en un primero momento, que el exvicepresidente participaría de manera virtual.

Así pues, el candidato demócrata había asegurado que participaría en el debate siguiendo las recomendaciones de seguridad sanitaria que dictasen los organizadores y siguiendo también la opinión de los expertos en salud. Sin embargo, dada la negativa de Trump "Joe Biden encontrará un lugar apropiado para responder directamente a las preguntas de los votantes el 15 de octubre", ha comunicado Bedingfield.

Ambos candidatos tendrán actos por separado

Eso significa que los dos candidatos tendrán actos por separado la noche en la que estaba previsto el debate, puesto que la campaña de Trump ya ha anunciado que el presidente dará un mitin ese día.

El debate de Miami no iba a ser un cara a cara clásico entre ambos, sino que estaba previsto que fueran votantes indecisos -y no un moderador- los que hicieran las preguntas a los dos candidatos.

Bedingfield argumentó que si Trump se ha negado a participar en un formato virtual de ese debate es porque "no  quiere responder a las preguntas de los votantes sobre sus fracasos en lo relativo a la covid y la economía".

"Esperamos que la Comisión de Debates mueva al 22 de octubre el encuentro con votantes de Trump y Biden, para que el presidente no pueda evitar esa rendición de cuentas. Los votantes deberían tener la oportunidad de hacer preguntas directamente a los dos candidatos", dijo Bedingfield, al subrayar que todos los candidatos presidenciales desde 1992 se han sometido a ese formato. El 22 de octubre es cuando estaba previsto el tercer y último debate entre Trump y Biden, en Nashville (Tennessee).

Sin embargo, aún no está claro si la petición de la campaña de Biden implicaría simplemente que el formato del tercer debate se cambie para incluir preguntas de votantes, o si el encuentro en Nashville se cancelaría o pospondría para que los candidatos participen esa noche en un cara a cara en Miami.

Un debate a distancia para "proteger la salud" 

La Comisión para los Debates Presidenciales había decidido que el debate programado para el martes de la semana que viene en Miami se celebrara con los candidatos desde lugares separados "para proteger la salud y la seguridad de todos los involucrados".

Sólo el moderador Steve Scully, de la televisión C-SPAN, y el público, estarían en el Centro Adrienne Arsht para las Artes, en el Condado de Miami Dade, en un debate que se había organizado en un formato con la participación de los votantes indecisos.

Biden que esperaba "hablar directamente con el pueblo estadounidense y comparar su plan para unir al país y reconstruir el liderazgo fallido de Trump sobre el coronavirus", que, según explicaba el equipo de campaña demócrata, "ha llevado a la sólida economía que heredó (de Obama) a la peor recesión desde la Gran Depresión". 

En sus declaraciones a la cadena Fox, Trump, quien el pasado fin de semana tuvo que estar ingresado en un hospital militar debido a la covid-19, indicó que no había sido informado de los cambios antes de que fueran anunciados públicamente. Además, el presidente también ha asegurado que ya está listo para acudir a mítines presenciales pese a haber dado positivo hace menos de dos semana.

Más noticias de Internacional