Público
Público

Trump en Europa Los frentes abiertos de Trump en su visita a Europa

El presidente de los Estados Unidos visita Europa por primera vez desde su elección para asistir a la cumbre de la OTAN y se reunirá en Bruselas con los presidentes de la Comisión y el Consejo europeos, además de mantener encuentros bilaterales con diversos líderes de la UE.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Los frentes abiertos de Trump en su visista a Europa / REUTERS

La mayor parte de los líderes de la Unión Europea no dudaron en apoyar abiertamente a Hillary Clinton durante la campaña electoral y tras la victoria de Donald Trump, el presidente del Consejo Europeo llegó a calificar al magnate de “amenaza” para la UE. El próximo jueves 25 de mayo, ambos líderes, además del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, se verán las caras en el primer encuentro entre la UE y el nuevo presidente de los Estados Unidos, en el que abordarán el estado de la cooperación transatlántica.

La llegada de Donald Trump a las instituciones europeas está prevista a las 10 de la mañana. Será una reunión corta ya que a las 13h está previsto otro encuentro importante de los presidentes de la Comisión y el Consejo con Recep Tayyip Erdoğan, presidente de Turquía. La reunión tendrá lugar en el edificio Europa, la flamante y recién estrenada sede del Consejo Europeo, y poco se sabe de los detalles.

El portavoz de la Comisión, Margaritis Schinas, apenas ha dado unas pinceladas sobre el encuentro entre Juncker, Tusk y Trump. Schinas ha destacado la relación entre EEUU y la UE, basada en valores compartidos, y la importancia de este encuentro para “continuar reforzando nuestra cooperación con la nueva Administración”. Una cooperación clave para afrontar los que la Comisión considera grandes desafíos globales: la inmigración, el cambio climático y el impacto social de la globalización. Sin embargo, otros asuntos como los intercambios comerciales, el ‘Brexit’ o la seguridad aérea son algunos de los frentes abiertos que Trump tiene en Europa.

Seguridad y terrorismo, claves en la agenda

La visita de Donald Trump a Bruselas tiene lugar con motivo de la celebración de la cumbre de la OTAN. Trump, que calificó de “obsoleta” la alianza, reculó respecto a sus palabras y la definición como “baluarte de la paz y la seguridad internacionales", durante un encuentro con el Secretario General de la organización Jens Stoltenberg en Washington. Así y todo, el presidente de Estados Unidos critica a los aliados por no cumplir con las recomendaciones de inversión en Defensa. Entre otras cosas, acusó a Alemania de deber “gran cantidad de dinero a la OTAN y a Estados Unidos” y ha llegado a amenazar con socorrer a los aliados en caso de ataque sólo si cumplen con la inversión del 2% del PIB.

Uno de los objetivos del presidente de Estados Unidos es impulsar el papel de la OTAN en la lucha contra el terrorismo. Sin embargo, Donald Trump se enfrentará a sus aliados en medio de la polémica por la supuesta revelación de información confidencial del presidente en una reunión la pasada semana en la Casa Blanca con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, y el embajador Sergéi Kislyak. Esto no ha gustado entre los aliados europeos cuyo recelo respecto a la cooperación con las autoridades estadounidenses ha aumentado.

Además, aunque en principio no está en la agenda política de los dirigentes, durante los últimos días han tenido lugar varias reuniones técnicas en Bruselas y Washington para abordar una posible prohibición del uso de portátiles en vuelos transoceánicos, que la administración Trump está valorando.

El TTIP, estancado

El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea ha sido uno de los grandes baluartes de la política comercial de la UE. Sin embargo, la fuerte presión ciudadana contra el acuerdo, las reticencias de países como Alemania o Francia y la llegada de Trump, mucho más proteccionista, a la Casa Blanca, han dejado el TTIP en un punto muerto. En este contexto, la UE da por acabadas las negociaciones por el momento. Que esta reunión pueda ser un nuevo impulso para el tratado parece poco probable pero es un misterio.

Trump, aliado del euroescepticismo

Desde que se postulara como candidato a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump no ha dudado en apoyar abiertamente a los principales líderes de la extrema derecha euroescéptica en Europa, con los que además comparte el nacionalismo y las políticas migratorias restrictivas. Los Le Pen, Wilders, Salvini o Farage celebraron la victoria del magnate de los negocios. Él, que estaba en Escocia cuando tuvo lugar el referéndum, el ‘Brexit’.

Precisamente su apoyo a la salida de Reino Unido de la UE ha sido otro de los grandes conflictos entre Trump y Europa. Pero aunque el presidente dice ahora que quiere una Europa fuerte y unida, un mensaje que repitió el vicepresidente Mike Pence en Bruselas en febrero, no solo celebró la decisión de los británicos de abandonar la Unión sino que advirtió de futuras nuevas salidas. Y claro, Theresa May buscó en el magnate norteamericano un aliado. May no tardó en reunirse con el presidente para conversar sobre las posibles relaciones comerciales entre Estados Unidos y Reino Unido una vez fuera de la UE. Algo que no sentó nada bien en Bruselas y, advierten podrían minar las negociaciones del ‘Brexit’.

Aunque lo cierto es que la Europa que va a encontrar Trump es la de la victoria de Mark Rutte frente a Geert Wilders, de Emmanuel Macron frente a Marine Le Pen y de Angela Merkel con la popularidad por las nubes a unos meses de las elecciones en Alemania. El presidente de los Estados Unidos se entrevistó en marzo con la canciller alemana en Washington en una visita no exenta de polémica en la que le negó el saludo a Merkel. En Bruselas, está previsto que almuerce con el recién elegido presidente de Francia, a quien fue uno de los primeros líderes mundiales en felicitar.

Durante su visita a Washington, Angela Merkel dijo que “siempre es mejor hablar los unos a los otros que los unos de los otros”. Tras meses de intercambios de declaraciones, Donald Tusk y Jean-Claude Juncker podrán reflexionar con Donald Trump sobre el futuro de las relaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos. Unas relaciones que Trump ha tensado con sus políticas y sus polémicas declaraciones hasta el extremo.