Público
Público

VTC Uber perderá la licencia para operar en Londres

La medida se ha tomado tras los fallos detectados para la seguridad de los pasajeros. La compañía cuenta ahora con un plazo de 21 días para apelar la decisión y podrá seguir prestando servicio durante el proceso.

La aplicación de Uber junto a uno de los coches que usa en Londres.

agencias / público

Transport for London (TfL), la autoridad del sistema de transportes de la capital británica, ha denegado a Uber London Limited (Uber) la concesión de una nueva licencia como operador privado al considerar que la empresa "no es apta ni adecuada" como consecuencia los fallos detectados en la seguridad de los pasajeros, lo que significa que "no puede renovar la licencia".

El organismo londinense ha recordado que el pasado mes de septiembre se concedió a Uber una licencia de dos meses mientras se recababa más información sobre lo problemas de seguridad observados.

En este sentido, TfL ha destacado que Uber ha realizado varios cambios positivos en aspectos de su cultura, liderazgo y sistemas desde que obtuvo su licencia en junio de 2018, incluyendo una relación transparente y productiva con la autoridad de transportes de Londres.

Sin embargo, ha identificado un patrón de fallos por parte de la compañía que incluye diversas infracciones que ponían en riesgo a los pasajeros y su seguridad, señalando que, a pesar de abordar algunos de estos problemas, "TfL no confía en que problemas similares no volverán a ocurrir en el futuro, lo que le ha llevado a concluir que la compañía no es apta y adecuada en este momento". 

En contraposición a lo acontecido en Londres, el pasado viernes, la aplicación UberX comenzó a dar servicio de taxi. Así, cuando un cliente pida un coche a través de su plataforma irá a recogerlo el vehículo más cercano indistintamente, ya sea un taxi o un VTC.

La seguridad de los pasajeros, comprometida

La autoridad londinense señala que un problema clave detectado fue que los sistemas de Uber permitieran a conductores no identificados subir sus fotografías a las cuentas de otros conductores, permitiéndoles recoger pasajeros haciéndoles creer que eran el conductor contratado y poniendo así en peligro la seguridad de los pasajeros.

Asimismo, se detectó otro fallo por el que conductores despedidos o suspendidos podían crear una cuenta de Uber y transportar pasajeros, lo que nuevamente comprometió la seguridad de estos.

"Es preocupante que los sistemas de Uber parezcan haber sido manipulados de manera relativamente fácil"

"TfL reconoce los pasos dados por Uber para prevenir este tipo de actividad. Sin embargo, es preocupante que los sistemas de Uber parezcan haber sido manipulados de manera relativamente fácil", apunta el supervisor.

La compañía cuenta ahora con un plazo de 21 días para apelar la decisión y podrá seguir prestando servicio durante el hipotético proceso. Asimismo, la autoridad señala que Uber puede implementar los cambios necesarios para demostrar ante los tribunales que es apta y adecuada para el servicio en el momento de resolverse la apelación.

"La seguridad es nuestra prioridad absoluta", ha señalado Helen Chapman, directora de Licencias, Regulación y Carga de TfL, para quien a pesar de que Uber haya realizado mejoras, "es inaceptable que haya permitido que los pasajeros subieran a minitaxis con conductores potencialmente sin licencia y sin seguro".

Cabify dejará de operar en Portugal

La plataforma española de VTC Cabify dejará de operar en Portugal, donde estaba presente en las ciudades de Lisboa y Oporto, a partir del día 1 de diciembre, informó este viernes la compañía.

"Como resultado de un constante proceso de análisis de las ciudades en que operamos, tomamos la decisión estratégica de dejar de tener nuestro servicio operativo en Lisboa y Oporto", explicó en un comunicado.

Los usuarios de Cabify en Portugal también recibieron hoy un mensaje en el que les avisaban de que el 30 de noviembre será el último día que podrán utilizar el servicio.

La plataforma llegó a Portugal en 2016, donde su principal competidora ha sido la estadounidense Uber, aunque también tuvo que afrontar numerosos conflictos con el sector del taxi. 

En los últimos meses, Cabify ya había manifestado que tenía dificultades para encontrar conductores suficientes para realizar su servicio, así como para reunir una red más amplia de clientes.