Público
Público

Wikileaks Chelsea Manning vuelve a prisión por desacato al negarse a testificar sobre Wikileaks

La exanalista de los servicios secretos estadounidenses había sido citada tras su puesta en libertad por no responder a las preguntas de otro gran jurado en relación a la filtración de documentos clasificados a Wikileaks. Un juez ha ordenado su regreso a prisión y ha pedido que sea multada con 500 dólares diarios si sigue rehusándose a testificar.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

La exanalista de inteligencia del Ejército de los EEUU, Chelsea Manning, frente al tribunal federal de los EEUU | REUTERS

La exanalista de los servicios secretos estadounidenses Chelsea Manning tendrá que volver a prisión por desacato tras volver a negarse a testificar sobre Wikileaks ante un gran jurado, según ha informado su equipo legal.

Manning había sido citada tras su puesta en libertad el pasado 10 de mayo después de haber pasado dos meses en el Centro de Detención de Alexandria, en Virginia, por negarse a responder a las preguntas de otro gran jurado en relación a la filtración de documentos clasificados a Wikileaks.

El juez de distrito de EEUU Anthony Trenga ha ordenado su regreso a prisión y ha pedido que, en caso de que no cumpla con la citación, sea multada con 500 dólares diarios tras un periodo de 30 días, un importe que podría aumentar a 1.000 dólares diarios si sigue rehusándose a testificar pasados 60 días.

Obama conmutó su pena en 2017 al ser "desproporcionada" en comparación con otros casos similares

Manning ha sido llevada inmediatamente a una prisión local en Alexandria Virginia. "Intentar coaccionarme con una citación de un gran jurado no va a funcionar. Yo no voy a cooperar con este o ningún otro gran jurado", ha manifestado Manning antes de entrar a la corte federal para la audiencia de este jueves. "Enfrentar la prisión nuevamente, potencialmente hoy, no cambia mi posición", ha añadido.

La exanalista fue condenada a 35 años por revelar secretos de inteligencia militar, de los que cumplió siete dado que el expresidente de EEUU, Barack Obama, conmutó su pena en 2017 porque era "desproporcionada" en comparación con otros casos similares.