Público
Público

8-M El PP acude al 8-M sin resolver sus discrepancias internas sobre el feminismo

Mientras Cuca Gamarra asegura que el PP estará presente en la marcha, Álvarez de Toledo e Isabel Díaz Ayuso se desmarcan. "El apoyo a la igualdad de género debería ser unánime, como sucede con lucha contra el terrorismo", critican voces del partido

El líder del PP, Pablo Casado junto a mujeres con cargos de responsabilidad en el PP por motivo del 8-M el pasado año 2019. Zipi / EFE
El líder del PP, Pablo Casado junto a mujeres con cargos de responsabilidad en el PP por motivo del 8-M el pasado año 2019. Zipi / EFE

marta monforte

El Partido Popular acudirá -esta vez sí- a la manifestación del 8 de marzo. El pasado año los populares hicieron el amago de asistir, pero finalmente el criterio del presidente del partido, Pablo Casado, y el de su número dos, Teodoro García Egea, se impuso sobre el de las vicesecretarias Cuca Gamarra, Marta González, Andrea Levy y también sobre el del secretario de organización, Javier Maroto, todos ellos partidarios de asistir al acto feminista. La postura de los dos hombres con más poder en el partido fue contraria al evento. Y nadie del PP acudió.

La dirección popular envió un comunicado en el que informó de que no habría representación de su partido en la marcha feminista tras considerar que el manifiesto estaba "politizado": "Tengo una hija y un hijo y no quiero vivir en un país en el que se enfrenten, en el que se manifiesten las mujeres y se contrapongan sus reivindicaciones a las de sus compañeros, a las de la otra mitad del mundo", afirmó el líder del PP.

Gamara aseguró el pasado lunes que el PP acudirá a los "distintos actos que la sociedad civil está organizando" esta semana con motivo del Día Internacional de la Mujer: "Y también estará presente en las manifestaciones que en todo el territorio se lleven a cabo". Eso sí, con un manifiesto propio que presentarán este miércoles. "El pasado año Cuca se sintió ninguneada por Pablo y Teo. Este año se comprometió a que el PP tuviera representación", aseguran fuentes cercanas a la dirigente popular, que se encarga del área social de la formación.

"El apoyo a la igualdad de género debería ser unánime, como sucede con lucha contra el terrorismo. A nadie se le ocurriría desmarcarse", critican voces del partido

La vicesecretaria popular justifica así el cambio de postura del partido: "Las cosas van evolucionando y a eso es a lo que responde la decisión de acudir, porque la situación se está polarizando y consideramos que ante esa polarización debemos hacer algo para no dividir en la sociedad a las mujeres entre buenas y malas y trasladar un mensaje de unidad". La dirigente conservadora ha anunciado que pondrá en marcha de una campaña de comunicación 'Mujer por encima de todo' y un foro en el que participarán mensualmente "mujeres destacadas" con el objetivo de "proyectar su importancia en sectores con poca visualización". 

Una iniciativa que no tendrá "demasiado recorrido" según auguran voces del partido: "La pena es que en el PP estos temas importan poco o nada. Cada vez menos", aseguran fuentes populares en conversación con Público. "Somos incapaces de ponernos de acuerdo con una cuestión tan básica como ir a una manifestación a favor de la igualdad de género. Debería haber un apoyo unánime, como sucede con lucha contra el terrorismo. A nadie se le ocurriría desmarcarse".

Álvarez de Toledo y Ayuso se desmarcan

Quien sí se ha desmarcado ha sido la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, que no acudirá a la marcha feminista de este domingo. Es más, la dirigente ha cuestionado que en en España siga existiendo discriminación por razón de género. Álvarez de Toledo ya calificó de "disparate" la masiva manifestación feminista en marzo de 2018. Y en 2020 vuelve a ratificar su postura: "A mí que no me metan en un bloque monolítico que se llame 'mujeres'".

A la conservadora no le gusta que "nadie" hable por ella, ni hombres ni mujeres, como tampoco considera que ella pertenezca a ningún colectivo por haber nacido mujer. "No nacemos víctimas, porque la victimización es el primer paso al dominio y al sometimiento. La maternidad no es una imposición heteropatriacal, como mucho de la madre naturaleza, no del padre capital. No hay una ideología machista que someta a las mujeres. Eso es falso".

Una opinión que coincide con la de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que el pasado año aseguró a través de su cuenta de Twitter que "nunca" acudirá a ninguna manifestación el 8M: "Que me sigan llamando lo que quieran progres y sus buenas mujeres". Es más, la dirigente del PP no se considera feminista:  "Para ser mejor mujer no tengo que ser feminista", señaló en una entrevista concedida a el diario El País.

Fuentes de la dirección aseguran que la postura de Álvarez de Toledo y de Ayuso "enriquecen" al partido y que los votantes del PP son "diversos" y cada uno tiene su propia opinión sobre el 8-M. "El PP no es ninguna secta y está muy bien que pueda haber división o diferentes posiciones o ideas", ha asegurado Gamarra en TVE, pero también ha dejado un recado a sus compañeros de partido: "Cuando hablamos de igualdad no podemos permitirnos el lujo de dividirnos".

Edurne Uriarte: "Desde la derecha practicamos el feminismo tanto o más que la izquierda"

La secretaria de análisis y programas del PP, Edurne Uriarte, se define como "feminista". Sin medias tintas. Es más, la diputada por Madrid publicó recientemente un libro titulado 'Feminista y de derechas', en el que defiende que es un error "asociar el feminismo a la izquierda". 

"Es importante explicar a la sociedad que hay una manipulación del concepto de feminismo por parte de la izquierda", asegura Uriarte en conversación con este medio, poniendo como ejemplo la visita de la periodista y escritora Anna Pacheco a la academia de Operación Triunfo, donde criticó el auge de la extrema derecha, representada por Vox, e hizo una defensa del "feminismo anticapitalista".

La periodista y escritora Anna Pacheco en su visita a Operación Triunfo.

"El feminismo significa dos cosas: la creencia de que hay desigualdad, tanto el países desarrollados como en los menos desarrollados, y la creencia de que tenemos que ser activistas socialmente y culturalmente para acabar con la desigualdad. Desde la izquierda y la derecha. De hecho, en la derecha practicamos el feminismo tanto o más que la izquierda", asegura.

La diputada popular sostiene que hay que dar la batalla por el feminismo, aunque reconoce que hay "diferentes posiciones" dentro del PP sobre el tema: "No todos pensamos del mismo modo, claro está. Lo que hay que hacer, a partir de un tronco común, es defender la igualdad y trabajar por conseguirla diariamente".

Más noticias de Política y Sociedad