Público
Público

Vox El 'alma Trump' de Santi Abascal: Vox defiende la "legítima defensa" contra okupas

La formación de extrema derecha plantea derogar la ley contra la violencia de género, ilegalizar partidos políticos independentistas y acabar con los movimientos feministas “subvencionados”. Quienes sí tendrán su apoyo serán toreros y cazadores.

Publicidad
Media: 2
Votos: 5

El presidente de Vox, Santiago Abascal, durante el acto que la formación ha celebrado en el Palacio de Vistalegre de Madrid. /EFE

Okupas, temblad. Vox, el partido liderado por el ex parlamentario del PP vasco Santiago Abascal, plantea una ley anti-okupación que permita hacer “uso de la fuerza proporcional para defender” la propiedad privada, lo que se ampararía bajo el concepto de “legítima defensa”. Se trata de una de las propuestas estilo Trump que presenta la formación de extrema derecha española, que destina parte de sus 100 medidas a atemorizar a inmigrantes, políticos independentistas y militantes feministas.

Tras colgar el cartel de localidades agotadas en Vistalegre, el partido alineado con la nueva extrema derecha europea seguirá recorriendo España para mostrar a la ciudadanía todo lo que haría si estuviera en el gobierno o, al menos, ocupase algún escaño en el Congreso. Lo primero parece hoy imposible, mientras que lo segundo podría darse en las próximas elecciones generales.

Que a Santi Abascal no le caen en gracia los inmigrantes (él siempre pone el apellido de “ilegales”) no es ninguna novedad. Precisamente por eso, propone publicar los “datos sobre nacionalidad y origen” en las “estadísticas de delitos”, lo que le permitiría vincular inmigración y delincuencia. También plantea la “eliminación del acceso gratuito a la sanidad para inmigrantes ilegales y copago para todos los residentes legales que no tengan un mínimo de 10 años de permanencia en nuestro suelo”. “Se cubrirán únicamente servicios de urgencia”, especifica.

Tampoco le agradan los independentistas catalanes. Por eso, en el capítulo titulado España, unidad y soberanía, defiende la “suspensión de la autonomía catalana hasta la derrota sin paliativos del golpismo y la depuración de responsabilidades civiles y penales”. Al hilo de ello, plantea la “ilegalización de los partidos, asociaciones o ONGs que persigan la destrucción de la unidad territorial de la Nación y de su soberanía”. Este último apartado encuentra similitudes con las últimas propuestas formuladas por el líder del PP, Pablo Casado.

Donde no hay coincidencias con los populares es en el tema de las autonomías. Abascal propone, directamente, acabar con ellas: su idea no es otra que “transformar el Estado autonómico en un Estado de Derecho unitario que promueva la igualdad y la solidaridad en vez de los privilegios y la división”, bajo el lema “un solo gobierno y un solo parlamento para toda España”. De paso, promueve el cierre de los “organismos destinados a crear estructuras paralelas al Estado”, entre los que incluye las “televisiones autonómicas, defensores del pueblo, Consejos Consultivos, Agencias Meteorológicas, etcétera”. La misma suerte correrían los Mossos de Esquadra o la Ertzaintza, cuerpos policiales que literalmente desaparecerían.

Como paso previo, el partido ultra reclama la “devolución inmediata al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Seguridad y Justicia limitando en todo lo posible la capacidad legislativa autonómica”. Aquí hay otro punto que sí le compraría el líder de Ciudadanos, Albert Rivera: al igual que el jefe naranja, Abascal propone la “supresión del Concierto Económico Vasco y el Convenio Navarro y la incorporación de ambas regiones y sus Diputaciones Forales al Régimen Común”.

En materia de memoria histórica, Vox también habla de “derogación”. “Ningún parlamento está legitimado para definir nuestro pasado, y menos excluyendo a los españoles que difieren de sus definiciones. No puede utilizarse el pasado para dividirnos, al contrario, hay que homenajear conjuntamente a todos los que, desde perspectivas históricas diferentes, lucharon por España”, dice sin nombrar a Franco.

Contra las feministas, con los toreros

Ni agua tampoco a las mujeres agredidas por el machismo. El partido de Abascal plantea también la “derogación de la ley de violencia de género y de toda norma que discrimine a un sexo de otro”. En su lugar, plantea “promulgar una ley de violencia intrafamiliar que proteja por igual a ancianos, hombres, mujeres y niños”. Aquí llega otra de sus ideas estrella: “Supresión de organismos feministas radicales subvencionados”, así como “persecución efectiva de denuncias falsas” y “protección del menor en los procesos de divorcio”.

En el capítulo de cosas a defender, VOX sitúa a toreros y cazadores. Para los primeros pide “impulsar una ley de protección de la tauromaquia, como parte del patrimonio cultural español”, mientras que en memoria de los segundos reclama proteger la caza “como actividad necesaria y tradicional del mundo rural”. La nueva extrema derecha está con ellos.