Público
Público

La Audiencia Nacional propone juzgar a López Madrid, a Villarejo y a Redondo por hostigamiento a la doctora Pinto

Según el relato judicial, López Madrid había contratado al excomisario y a su socio para impedir -usando medios policiales- que la doctora denunciase al empresario.

Foto de Archivo. El empresario Javier López Madrid comparece en la comisión sobre la presunta financiación ilegal del PP.
Foto de Archivo. El empresario Javier López Madrid comparece en la comisión sobre la presunta financiación ilegal del PP. Europa Press

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha propuesto juzgar al empresario Javier López Madrid, al comisario jubilado José Manuel Villarejo y a su socio, Rafael Redondo, por presuntos delitos de cohecho por el hostigamiento al que habrían sometido a la doctora María Elisa Pinto.

En el auto de pase a procedimiento abreviado de esta pieza separa 24 del caso 'Tándem', el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 recomienda juzgar a López Madrid por cohecho activo y a Villarejo y Redondo por cohecho pasivo. Según el relato judicial, López Madrid habría contratado a Villarejo y Redondo para que llevaran a cabo labores de hostigamiento contra la doctora Pinto, con la que el empresario mantenía un conflicto privado.

El titular del Juzgado recomienda juzgar a López Madrid por cohecho activo y a Villarejo y Redondo por cohecho pasivo

Inicialmente, la misión de Villarejo habría sido impedir que la médico denunciara al empresario. Con ese propósito, López Madrid, acompañado de Redondo en calidad de abogado, visitó a Pinto en su despacho profesional para hacerla una advertencia: "Que le dejase en paz, que parase y que la Policía iría a verla". "Con posterioridad a ese día (10 de diciembre) y a lo largo de 2014", Villarejo se dedicó a "hostigar" a Pinto, realizando diversas actuaciones, como seguimientos.

El comisario intentó desacreditar a la doctora usando para ello "medios policiales"

Una vez presentada la denuncia contra López Madrid, el comisario intentó desacreditar a la doctora usando para ello "medios policiales", entre los que el juez menciona nuevamente los seguimientos, así como el acceso no autorizado a información privada de Pinto. Ya encarrilada la investigación policial, Villarejo trató de "interferir" en ella, solicitando información sobre el estado de la misma e incluso manipulándola. A este respecto, el magistrado destaca que realizó actuaciones sobre el resultado de una rueda de reconocimiento de la que iba a formar parte. "Va a intentar retrasar la rueda. En todo caso, hay que preparar la declaración una vez que me identifique, porque será así", dijo el propio agente en el marco de las pesquisas del Juzgado de Instrucción Número 39 de Madrid

"Chiquitín, daños y perjuicios"

"Ponme un poquito de pasta, porque me has metido en un 'embolao'"

García-Castellón ve cohecho pasivo en Villarejo por cuanto era miembro del Cuerpo Nacional de Policía cuando sucedieron los hechos y accedió a usar su cargo para funciones distintas a las que competen al mismo a cambio de una dádiva o de la promesa de recibirla. Esta retribución, aunque el magistrado no precisa si llegó a entregarse, se refleja en una conversación fechada el 26 de enero de 2017 donde Villarejo dice que reclamará a López Madrid un pago por los servicios prestados en el caso Pinto.

"Yo, cuando termine todo, cuando le meta la querella a la pava esta y a todos los que la han ayudado, y tal y cual, hablaré con él, con Javierito... 'Ponme un poquito de pasta, porque me has metido en un 'embolao' y no me las llamado para decirme (...)'. Le voy a decir: 'Chiquitín, daños y perjuicios'", indicó.

"Estrecha relación" con varios policías

Por otro lado, García-Castellón llama la atención sobre "la estrecha relación" que López Madrid tuvo con distintos agentes mientras duró la investigación policial. Además de Villarejo, el instructor apunta en este sentido a los contactos con el comisario Enrique García Castaño y con el inspector Alberto Carba, instructor de la denuncia formulada por Pinto.

De hecho, recalca el juez, "este agente de Policía envió varios correos electrónicos a López Madrid comunicándole el estado de la investigación y recibiendo instrucciones"

Historial judicial

Esta pieza separada hunde sus raíces en un conflicto de carácter personal entre López Madrid y Pinto que ha dado lugar a acusaciones cruzadas. La dermatóloga asegura que sufrió acoso sexual, alegando que no lo denunció antes por ser él "la persona que era", mientras que éste sostiene que fue ella quien le acosó. El año pasado, la titular del Juzgado de Instrucción Número 39 de Madrid, Belén Sánchez, propuso juzgar a López Madrid por delitos de acoso y amenazas -al que después ha sumado un delito de lesiones-, y a Villarejo por las heridas provocadas con "instrumento peligroso" a Pinto.

Sánchez propuso juzgar a López Madrid por delitos de acoso, amenazas y lesiones y a Villarejo por las heridas provocadas con "instrumento peligroso" a Pinto

De acuerdo con la querella formulada por Pinto en los juzgados madrileños, en abril de 2014 fue atacada con un objeto punzante cuando bajaba del coche con uno de sus hijos, de 10 años. "López Madrid quiere que cierres la boca", le habría dicho el agresor antes de irse. En 2017, reconoció a Villarejo como el atacante. Además, el empresario fue juzgado en el caso Bankia y García-Castellón le ha enviado a juicio, junto al ex presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, por la presunta adjudicación irregular de las obras del tren de Navalcarnero en el marco del caso 'Lezo'.

También está investigado en 'Púnica' por haberse repartido, presuntamente, una comisión de 3,6 millones de euros con los dos principales imputados en esta causa, el ex secretario general del PP de Madrid Francisco Granados y el empresario David Marjaliza, por el amaño de la adjudicación de unas obras de Metro Madrid.

Más noticias