Público
Público
CAJA B DEL PP

Bárcenas asegura que repartió 50.000 euros entre Rajoy y Cospedal porque llevaban tiempo sin cobrar de la 'caja b'

Durante su interrogatorio, el extesorero menciona a la plana mayor del PP de Aznar como receptora de complementos salariales opacos y reconoce que tanto él como su predecesor, Álvaro Lapuerta, sabían que era ilícito. Desvela el intento de soborno de 500.000 euros que le ofreció el entonces abogado del PP, Javier Iglesias, para que falsificara sus papeles y hacer creer, así, a la opinión pública que el partido estaba siendo atacado.

Luis Bárcenas declara en el juicio por la reforma de la sede del PP
Luis Bárcenas declara en el juicio sobre la caja B del PP, este lunes, 8 de marzo. PÚBLICO

El extesorero del PP Luis Bárcenas ha pormenorizado este lunes en el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional por la caja B del PP el sistema utilizado y "conocido" por todos los secretarios generales del partido, hasta 2009, "cuando se puso fin a la práctica". Bárcenas ha dicho que era Álvaro Lapuerta, jefe de Tesorería del PP, fallecido en 2018, el que tenía "máximo poderes" contables y era quien le daba a él instrucciones. "Los dos sabíamos que pagar con fondos opacos era un ilícito". A las preguntas del fiscal Antonio Romeral, Bárcenas ha dicho que el PP "necesitaba dinero de esas características [en relación al dinero negro recibido de donativos] para hacer pagos de esas características, como pagar a concejales por ataques de ETA, retribuciones a cargos electos, gratificaciones..."

En ese sentido, ha afirmado que en junio de 2008 la caja b se quedó vacía por una deuda del PP de Pontevedra y que cuando en 2010 se devolvió el dinero, 50.000 euros, se ingresó en la caja b. Entoncés Bárcenas, según su declaración, entregó esa cantidad a Mariano Rajoy y a Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, en sendos sobres con 25.000 euros en cada uno y lo hizo "porque la caja B se había vaciado y llevaban tiempo sin recibir dinero y al disponer de 50.000 euros, los repartí para ellos dos". 

Luis Bárcenas ha explicado que antes de llegar al poder, en 1996, el Partido Popular tenía una estructura en la que Rodrigo Rato, Javier Arenas, Jaime Mayor Oreja y Mariano Rajoy tenían competencias, que cuando llegan a ser ministros, se quedan sin esas retribuciones por la ley de incompatibilidades. Y el tesorero recibe la instrucción de que no pueden recibir menos dinero que antes y por eso se les entrega, con cargo a la caja B, esos complementos de sueldo".

El fiscal le ha preguntado quién dio esa instrucción, a lo que Bárcenas ha respondido que fue Francisco Álvarez Cascos, en 1996; una instrucción que siguió vigente después hasta 2009, con los siguientes secretarios generales. Como recepctores de pagos en negro, en concepto de complementos salariales o gratificaciones, Bárcenas ha citado a Álvarez Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes, Jaime Mayor Oreja, Dolores Cospedal, Mariano Rajoy, Rodrigo Rato, Federico Trillo y Pedro Arriola. Sobre este último, asesor del PP y marido de la exdiputada del PP Celia Villalobos, Bárcenas ha dicho que son numerosos los apuntes contables sobre él.

500.000 euros por falsificar los papeles

Durante su declaración como acusado ha explicado que cuando se hicieron públicos sus famosos papeles, con las anotaciones manuscritas durante décadas de esa caja B—, su predecesor Álvaro Lapuerta y el abogado del PP Javier Iglesias le ofrecieron 500.000 euros en efectivo a cambio de que modificara esos apuntes y así "confundir a la opinión pública de cuáles eran los buenos o malos".
Esos papeles habían sido publicados en el diario El País en febrero de 2013 después de que el exdiputado del PP y abogado Jorge Trías, según dice Bárcenas, filtrara esa documentación que Bárcenas he había entregado en 2011. Pero Bárcenas se negó a aquella petición, según ha explicado: "Me negué porque yo pedía 975.000 euros, que era el dinero que me debían como indemnización. Y lo quería oficialmente, no en B. Me dijeron que el dinero lo iban a poner varios empresarios". También ha mencionado a la mujer de Jesús Merino, imputado en el caso Gürtel como presente en esa reunión con Javier Iglesias.

Durante el interrogatorio, el fiscal ha insistido en varios momentos en la incongruencia entre dos versiones de los papeles contables de Bárcenas, en concreto en uno que aparece Mariano Rajoy como receptor de sobresueldos y en otro en el que no aparece. Bárcenas ha negado incongruencia alguna y ha dicho que la explicación es que algunas de las hojas se hicieron como borrador pero tenían errores y por eso se hizo una nueva. "Lapuerta me insistió que aparecieran las entregas a Rajoy", ha indicado. "Es un documento que hago expresamente por petición de Álvaro Lapuerta", ha dicho y ha insistido en que "no repetí la literalidad de la anotación pero el concepto es el mismo". Así, ha señalado que la hoja "buena" es la que está manuscrita y que en alguna ocasión hizo el traspaso de las notas a ordenador.

Bárcenas ha explicado que el sistema de la caja b terminó en 2009, cuando estalló el caso Gürtel. "Se decide liquidar el saldo que hay y entregárselo al presidente del partido (en ese momento Mariano Rajoy)", ha señalado. Las últimas entregas de dinero a Rajoy y a Cospedal  las hace él mismo en persona en junio de 2008. 

Caja A y caja B

La contabilidad oficial y la contabilidad paralela del Partido Popular estaban intercomunicadas, ha dicho Bárcenas, porque alguna vez "cuando no había dinero en la caja b, se sacó dinero de la caja a del PP para hacer frente a algún pago" y que esa cantidad se devolvía una vez que se recibía la donación de algún empresario. Ha puesto el ejemplo del PP del País Vasco, que pidió un crédito bancario para pagar la sede en Bilbao. "Las cuotas mensuales eran de 12.000 euros al mes y se iban pagando con donativos".

Tras ser preguntado si él y Álvaro Lapuerta también cobraron de la caja b, Bárcenas lo ha negado. "No, porque nosotros teníamos el máximo nivel retributivo en nómina". 

No se admite el careo entre Rajoy y Bárcenas

El tribunal formado por los magistrados Fernando Andreu, José Antonio Mora y María Fernanda García ha decidido no admitir el careo entre el extesorero y Mariano Rajoy, prueba que había solicitado la defensa de Bárcenas. El argumento para denegar la petición ha sido que este tipo de diligencia es propia de la fase de instrucción y no de la vista oral. 

Lo que sí ha aceptado es la propuesta del abogado de Bárcenas, Gustavo Galán, de llamar a declarar como testigos a periodistas que tuvieron conocimiento de una grabación en la que Álvaro Lapuerta hablaba de "entregas en metálico que se realizaban mensualmente" a miembros del Partido Popular y "en la que se mencionaba entre otros, expresamente, a Mariano Rajoy". De este modo, se citará a declarar a los periodistas Francisco Mercado, que según indicó la defensa del extesorero del PP "es quien tiene esa grabación"; y a Eduardo Inda, en cuanto a que escuchó ese audio. En función de lo que testifiquen, el tribunal decidirá si llama a declarar a Ernesto Ekaizer y María Luisa Bernal, los otros dos periodistas propuestos como testigos.

La reforma de la sede del PP

Sobre la reforma de la sede nacional del PP supuestamente con dinero negro, Luis Bárcenas ha admitido que desconoce de quién partió la iniciativa de pagar con dinero de la caja b del PP parte de la reforma y ha explicado que él solo asistió a una reunión en la que su predecesor en el cargo, Lapuerta, propuso al arquitecto Gonzalo Urquijo hacer esos pagos de forma "extracontable". "Yo no lo consulto con mis superiores porque mi superior era Álvaro Lapuerta y no sé si él se lo consultó al secretario general [por entonces era Ángel Acebes]".

Gonzalo Urquijo, dueño de la empresa constructora Unifica, que también se sienta en el banquillo de los acusados y para el que el fiscal pide tres años de prisión, recibió, según Bárcenas, la primera cantidad en negro, 184.000 euros, en 2006, según aparece reflejado sus papeles; fue entonces cuando Urquijo les dijo a Bárcenas y a Lapuerta que "era la primera vez que le pagaban "un sueldo entero, por anticipado y en efectivo", según ha dicho Bárcenas. 

Bárcenas ha desvinculado a Cristóbal Paéz, exgerente del PP y también juzgado por este asunto, de cualquier responsabilidad en los pagos en b de la reforma y ha dicho que él únicamente estaba pendiente del control de la obra y de firmar las certificaciones, pero en los temas de carácter económico "no intervino nunca".

Respecto a las acciones del medio Libertad Digital, suscritas presuntamente con dinero negro por parte del PP --"porque el partido tenía interés en apoyar a un grupo de comunicación que defendiera la tesis de que el 11M había sido obra de ETA", dice Bárcenas en su escrito ante la Fiscalía Anticorrupción--, el extesorero ha matizado que fue Ángel Acebes, por entonces secretario general del PP, quien se lo ordenó a Lapuerta y que le comentó que recabaría el dinero de los empresarios donantes habituales del partido. "Se movió a través de Eduardo Zaplana y Acebes", dice.  La esposa de Bárcenas aparece como suscriptora de acciones. "Mi mujer tenía un dinero en efectivo de una venta en la galería y se lo propuse. También lo hizo Francisco Yáñez --exempleado del PP, fallecido en 2014--". Bárcenas ha asegurado que "la idea era que una vez que apareciera un donante, las acciones que habíamos puesto a nombre de Rosalía Iglesias y de Yáñez se transfieran a ese empresario".

Más noticias de Política y Sociedad