Público
Público

Ayuntamiento de Barcelona Las bases de Bcomú apoyan por gran mayoría un pacto con el PSC y los votos de Valls para investir a Ada Colau como alcaldesa

El resultado de la consulta se ha saldado con 2.887 votos a favor de esta fórmula, lo que representa el 71,43% de los votantes. En cambio, el 28,57% de los votantes apoyaron la opción de aliarse con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en un gobierno liderado por Ernest Maragall.

Publicidad
Media: 2.13
Votos: 8

Ada Colau, durante su compadecencia hoy ante los medios / EUROPA PRESS

No hubo sorpresa: las bases de Barcelona en Comú se han decantado por la propuesta de la dirección y han avalado con claridad la opción de pactar un gobierno con los socialistas del PSC con Ada Colau de alcaldesa. La líder de la formación, por tanto, será reelegida este sábado gracias a la mayoría absoluta que sumarán los 10 concejales de su partido, los ocho del PSC y al menos tres del grupo Barcelona pel Canvi-Cs. De este modo, Ernest Maragall, candidato de la formación más votada en las elecciones municipales del 26 de mayo —aunque con los mismos concejales, 10, que los comunes—, quedará en la oposición.

En total, entre el jueves y el viernes votaron 4.042 personas en la consulta convocada por Barcelona en Común, lo que supone una participación del 40,4% del censo de inscritos. 2.887, es decir, el 71,4% de los votos, se decantaron por la opción que implica un pacto de gobierno con el PSC y Colau de alcaldesa, que es justamente la que defendió la propia Colau. Mientras que 1.155, el 28,6%, prefirieron la que contemplaba un pacto con ERC y habría convertido a Ernest Maragall en el alcalde de la ciudad. Para Colau los resultados suponen un "aval clarísimo" a la apuesta de la dirección, "y con este mandato vamos mañana a la investidura".

En la comparecencia en la que se anunció el resultado de la consulta, la alcaldesa en funciones consideró que dicha consulta había sido  "ejemplar".  Reconoció que había que tomar "una decisión difícil, que no era la que queríamos inicialmente".

Hasta la celebración de la consulta, los comunes habían manifestado la voluntad de articular un gobierno tripartito junto con Esquerra y el PSC, las dos formaciones con las que han mantenido conversaciones en las últimas semanas, pero que ha sido imposible por los "vetos cruzados" entre los dos partidos.

En este sentido aseguró que mantiene la mano tendida para dialogar y entenderse con ERC, un hecho que ve necesario "tanto en Barcelona como fuera de la ciudad". Con todo, también respondió a las críticas de Maragall: "Ojalá ERC hubiera consultado sobre la propuesta del tripartito a sus bases, tal vez ahora no estaríamos así". Consciente de que llegará a la alcaldía con los votos de Valls, Colau insistió en que no ha estado en contacto con él durante estas semanas y que, en cualquier caso, "sobre sus votos sólo puede responder él".

El sí de Collboni

Tras la comparecencia de Colau, el alcaldable del PSC por Barcelona, Jaume Collboni, no tardó en anunciar que su formación votará el sábado a favor de la reelección de Ada Colau como alcaldesa de la capital catalana para que pueda formar "un gobierno de coalición paritario", de Barcelona en Comú y PSC, que abra una "nueva etapa" en la ciudad.

En una rueda de prensa, Collboni precisó que, al hablar de gobierno "paritario", se refiere a que el equipo que se forme deberá ser "corresponsable" a la hora de repartir las funciones, respetando la proporción de los ediles obtenidos; diez los comunes y ocho los socialistas.

Collboni, que ya gobernó con Colau en la primera mitad de la anterior legislatura —hasta que la alcaldesa rompió con el PSC tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunyaa—, afirmó que encara esta segunda vuelta con "optimismo" y sin mirar al pasado.

En este sentido, ha subrayado que el nuevo "tándem progresista" que gobernará en la ciudad tendrá "bases más sólidas, más experiencia, ideas más claras y ganas de hacer las cosas que sean mejor para la ciudad", como velar por el respeto de la legalidad, garantizar la neutralidad institucional y mantener la ciudad ajena a los vaivenes de la política catalana, "no subordinada al procés".

"Barcelona abre una nueva etapa", insistió Collboni, que ha celebrado la "claridad y determinación" con la que Colau apostó por una alianza con el PSC. Asimismo, agradeció el apoyo que "otras formaciones" darán a la investidura de Colau, en alusión a la candidatura del ex primer ministro francés Manuel Valls, vinculado a Cs.

Más noticias en Política y Sociedad