Público
Público

Ruptura de relaciones Sánchez-Casado Casado mantiene que Sánchez es responsable del "golpe de Estado" en Catalunya y critica su "piel fina": "A la política se viene llorado"

El líder del PP critica que el presidente del Gobierno haya decidido romper relaciones con él, y no con "Torra, Puigdemont u Otegi", y afirma que Sánchez tiene "la piel muy fina", mientras se queja de los insultos que él mismo ha recibido. También reescribe la historia de la guerra de Irak, en la que España participó por decisión del entonces presidente del Gobierno, José María Aznar: dice que lo que España hizo fue "participar en la reconstrucción de Irak".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se dirige al presidente del partido popular, Pablo Casado, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo. /EFE

Pablo Casado no tiene ninguna intención de retractarse, tras referirse al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como "partícipe y responsable" del "Golpe de Estado" que, según el líder del PP, se está dando desde Catalunya.

Más bien al contrario, Casado insistió este jueves en que Sánchez tiene "toda la responsabilidad de poner todos los medios a su alcance" para impedir este "golpe de Estado", y criticó que el jefe del Ejecutivo haya decidido romper relaciones con él tras estas palabras, pronunciadas el miércoles desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados.

Casado pide a Sánchez que rompa en su lugar con Torra, Puigdemont, Otegi e Iglesias

Así, en un desayuno informativo organizado por la Cámara de Comercio de EEUU en España, el líder del PP ha afirmado que Sánchez "tiene la piel muy fina": "A la política se viene llorado"; "Nadie se cree la victimización" del presidente del Gobierno, apostillaba.

De hecho, Casado ha preguntado al líder del Ejecutivo "por qué no rompe" con el president de la Generalitat, Quim Torra; el expresident Carles Puigdemont; el coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, e incluso con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, por "ir a la cárcel a negociar los presupuestos". 

En esta línea, el presidente del PP ha afirmado que él "nunca" romperá relaciones con el PSOE por "responsabilidad", aunque también ha reconocido que ya da por destruidos los puentes entre su formación y Bildu, así como su relación con los independentistas catalanes. 

Además, y mientras se recreaba en la "piel fina" de Sánchez, Casado ha criticado que la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, se refiriese a él como "indigno", o que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, lo tildase de ser "ultraderechista" durante el pasado mes de agosto. "¿Por qué nos puede insultar a nosotros y nosotros no podemos decir la verdad?", lamentaba.

En este cupo de insultos incluye también al expresidente del Gobierno, José María Aznar, criticando que le hayan llamado "asesino" por apoyar la guerra de Irak.

Llegados a este punto, Casado vuelve a reescribir la historia: obvia que Aznar participó junto con George Bush y Tony Blair -expresidente y exprimer ministro de EEUU y Reino Unido, respectivamente- en la Cumbre de las Azores, donde Bush, Blair y Aznar decidieron invadir Irak, pese a la oposición de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En su lugar, él lo reduce todo a que la decisión de Aznar fue "participar con 47 países en la reconstrucción de Irak, con un mandato de Naciones Unidas". 

Más noticias en Política y Sociedad