Público
Público

Cincuenta años del fallecimiento de Clara Campoamor, la impulsora del sufragio femenino en España

La Constitución republicana de 1931 incluyó por primera vez el derecho al voto de la mujer en nuestro país y se ejerció por primera vez en las elecciones de 1933.

Clara Campoamor Rodríguez luchadora de los derechos de la mujer
Escritora, política y abogada española luchó por los derechos de la mujer. Impulsora del sufragio femenino en España.

Hace 50 años, el 30 de abril de 1972, fallecía Clara Campoamor, una de las impulsoras del sufragio femenino en España, durante el periodo de la II República (1931-1936). La Constitución republicana de 1931 incluyó por primera vez el derecho al voto de la mujer en nuestro país y se ejerció por primera vez en las elecciones de 1933.

Campoamor nació en Madrid el 12 de febrero de 1888. A partir de 1920, comienza sus estudios en la Facultad de Derecho, en la que se licenció en 1924. Campoamor se convirtió en la segunda mujer en ingresar en el Colegio de Abogados de Madrid, un mes después de que lo consiguiera la también política republicana, Victoria Kent.

En estos años, Campoamor entablará relación con Margarita Nelken o Carmen de Burgos, alias Colombine, con las que entró en contacto con el activismo por el sufragio femenino. De esta manera, Campoamor participó en diferentes grupos feministas, dando conferencias y escribiendo en la prensa.

Tras la proclamación de la II República, hasta entonces las mujeres podían ser elegidas pero no podían votar, Campoamor salió como diputada en las elecciones constituyentes de 1931 por el Partido Radical. Durante este periodo, en el que se discutió la redacción de la nueva Constitución, Campoamor defendió el derecho de las mujeres a poder votar.

Finalmente, el sufragio femenino se aprobó con 161 votos a favor, 121 en contra y la abstención de 188 diputados. No obstante, Campoamor no pudo revalidar su escaño en las elecciones de 1933, las primeras en las que las mujeres votaron en España. 

Con el estallido de la Guerra Civil, tras el fallido golpe de Estado del 18 de julio de 1936, Campoamor se vio obligada a abandonar el país. Primero, se exilió en Lasana, Suiza, donde estuvo trabajando como traductora. Más tarde, marcharía a Buenos Aires para luego de nuevo regresar a Lasana, donde residió hasta el día de su fallecimiento. 

Más noticias