Público
Público

Cloacas de Interior Torrent y Maragall se querellan contra el exdirector del CNI Félix Roldán por espionaje

Según ambos políticos republicanos, esta semana Whatsapp ha confirmado que son unas 1.400 las personas afectadas por este ataque en 2019.

El consejero de Exteriores de la Generalitat Ernest Maragall (centro), y el presidente del Parlament Roger Torrent (derecha) (TONI ALBIR | EFE)
El consejero de Exteriores de la Generalitat Ernest Maragall (centro), y el presidente del Parlament Roger Torrent (derecha) (TONI ALBIR | EFE)

europa press | público

El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el exconseller de Acción Exterior de la Generalitat y diputado de ERC en el Parlament, Ernest Maragall, han presentado en los juzgados de Barcelona una querella contra el exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Roldán y la empresa NSO Group por la presunta intercepción de comunicaciones y "espionaje informático".

En un comunicado este jueves, ambos han anunciado la querella contra Roldán, que era el director del CNI cuando se produjeron estos presuntos ataques informáticos en los teléfonos de Torrent y Maragall a través del programa Pegasus, un sistema de la empresa NSO Group que solo está al alcance de policías y sistemas de inteligencia estatales.

Según ambos políticos republicanos, esta semana Whatsapp ha confirmado que son unas 1.400 las personas afectadas por este ataque en 2019 y la querella pide que se tome declaración como investigados a Roldán y a los responsables de la empresa NSO Group.

La querella recoge que el presunto espionaje se habría producido entre el 29 de abril y el 10 de mayo de 2019, un día después de las elecciones generales y el día que comenzó oficialmente la campaña electoral de las municipales y europeas, y "podría haberse iniciado antes de las fechas mencionadas e incluso podría haberse extendido más allá", han avisado.

Público ya desveló que los políticos catalanes fueron espiados desde 2015 con un sistema que las cloacas de Interior compraron a Israel y que el fiscal fue informado de la compra ilegal de dicho sistema de espionaje, pero se negó a investigarlo.

Así mismo, Podemos, ERC, Junts, la CUP, PNV, EH Bildu, BNG, Más País y Compromís registraron una petición para crear en el Congreso una comisión de investigación "sobre el espionaje e intromisión a la privacidad e intimidad de líderes políticos y personas individuales por parte de estructuras públicas del Estado".

Reuniones de campaña

Durante estas fechas, Torrent y Maragall tuvieron reuniones con miembros su partido, ERC, y de coordinación con otros partidos políticos; y Torrent también se reunió con la Mesa del Parlament, la Junta de Portavoces, el Grupo Parlamentario de ERC y responsables y trabajadores de la Cámara.

El presidente del Parlament también mantuvo reuniones con miembros del Observatorio Ciudadano contra la corrupción, participó en actos y reuniones de campaña electoral de las municipales y europeas, así como con periodistas y representaciones consulares.

Esta intromisión permitió "monitorizar sus dispositivos con funciones de control absoluto", asegura el escrito

Maragall también se reunió con el Grupo Parlamentario de ERC y el Grupo Municipal de ERC Barcelona; participó en reuniones con el equipo de campaña de las municipales, así como encuentros con Foment del Treball, Adif, Barcelona Global y Xarxa de ciutats, y tuvo reuniones con periodistas, también off the record, y actos de campaña y conversaciones con miembros de la lista y del Govern.

La supuesta intercepción de las comunicaciones de realizó, según la querella, aprovechando una vulnerabilidad de la aplicación de mensajería Whatsapp, por la que el sistema se introducía dentro del teléfono móvil de las víctimas y le permitía acceder a toda la información del terminal.

Esta intromisión permitió "monitorizar sus dispositivos con funciones de control absoluto (robo de información y datos, control de la cámara y el micrófono, control de geoposicionamiento, etc.)", asegura la querella, que busca aclarar los hechos y descubrir quién hay detrás de este presunto espionaje.

Torrent critica que Fiscalía no investigue y pide "valentía"

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha criticado este jueves la Fiscalía no haya iniciado ninguna investigación contra el presunto caso de espionaje a diversos dirigentes independentistas, como él, el concejal de ERC en Barcelona Ernest Maragall y la exdiputada de la CUP Anna Gabriel.

Torrent ha asegurado que han optado por presentar la querella ante la "pasividad" de la Fiscalía y ha reprochado al Gobierno central que no esté haciendo nada ante este caso.

"El Gobierno autoproclamado el más progresista de la historia no está haciendo absolutamente nada, más allá de palabras vacías, para investigar y depurar responsabilidades en un caso que es escandaloso, un caso de espionaje a adversarios políticos", ha afirmado.

Torrent sostiene que, si las víctimas hubieran sido miembros del Gobierno, la Fiscalía habría actuado inmediatamente

El presidente de la Cámara catalana ha sostenido que, si las víctimas del presunto espionaje hubieran sido miembros del Gobierno, la Fiscalía habría actuado inmediatamente, lo que ve como una prueba de que en el Estado "hay una doble vara de medir en función de si eres independentista o no, es una vergüenza y un síntoma de la degradación democrática del Estado".

Ante casos como este y la suspensión del tercer grado a los presos del 1-O, Torrent ha alertado de que "el aparato judicial tiene secuestrado el conflicto político, el aparato judicial del Estado ha cogido las riendas de este conflicto y el Gobierno español no hace nada para recuperarlas y devolverlo al terreno de la política".

"Ya basta de palabras, de retórica o de gestos cosméticos que no llevan a ninguna parte. El Gobierno Sánchez-Iglesias tiene que ser valiente, debe tener el coraje suficiente para parar los pies a los enemigos del diálogo y devolver el conflicto político al terreno de la política democrática y donde no haya represión", ha subrayado.

Según él, el Gobierno central tiene "las herramientas y los instrumentos para generar el fin de la represión", y considera que esto es necesario para que se pueda dar un diálogo en igualdad de condiciones.

Los indicios apuntan al CNI

Torrent ha explicado que la querella contra Sanz se debe a que todos los indicios y las pruebas que tienen "apuntan" a que detrás del presunto espionaje está el CNI, pero que el objetivo es aclarar los hechos y quien hay detrás, y que se incorporarán más nombres si van apareciendo.

Maragall ha reivindicado que esta querella es su "obligación" para defender sus derechos personales pero también para defender los derechos de las instituciones catalanas, que cree que se han visto atacadas por este caso. El exconseller de Acción Exterior confía en que de esta manera se podrá saber quién ordenó el presunto espionaje, en qué momento y con qué objetivos: "Queremos saber".

Más noticias de Política y Sociedad