Público
Público

Coalición PP + Cs Casado apuesta por aliarse con Cs en Catalunya aunque el PP catalán teme el auge de Vox

En el PP catalán señalan que la alianza con Cs "la buscan más de Madrid que desde aquí" porque "la coalición no suma". Para los populares en Catalunya los últimos movimientos de Cs pueden provocar que Vox "capitalice el voto derechista".

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. - EFE
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. - EFE

marta monforte

A Ciudadanos le salió bien la jugada en Euskadi tras su pacto con el PP, pese a que ambas formaciones se dejaron por el camino casi 70.000 votos respecto al 2016 tras las elecciones del pasado domingo. A los naranjas se les resiste el norte y gracias a esta alianza uno de sus candidatos, José Manuel Gil, se sentará en el Parlamento vasco. La formación que dirige Inés Arrimadas podría conseguir el segundo si se confirma el sexto diputado con el conteo del voto exterior. Este escenario contrasta con el de Galicia, donde Alberto Nuñez Feijóo se negó a ir en coalición con su formación y Cs ha perdido casi 40.000 votos.

Ciudadanos ya busca reeditar esta coalición en Catalunya. El portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, ha confirmado este martes que la formación naranja quiere concurrir con el PP —y también con el PSC—en una lista unitaria para las próximas elecciones catalanas, a las que todavía no se les ha puesto fecha. Bal ha asegurado que "las razones" por las que propusieron listas conjuntas en País Vasco y Galicia "se dan de forma aún más grande" en Catalunya: "el nacionalismo, el separatismo y el independentismo".

Los de Arrimadas serían el 'socio fuerte' de la coalición porque todavía son el primer grupo de la Cámara tras conseguir un millón de votos en las elecciones de 2017, lo que les catapultó hasta los 36 escaños. Según una encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) —el denominado CIS catalán— publicada en marzo, Cs caería a la cuarta plaza con una horquilla de entre 14 y 16 diputados. Según ha podido saber Público, en Cs también sopesan concurrir junto al PP solo en algunas provincias como Lleida o Girona, donde los naranjas suelen obtener peores resultados.

El PP sale perdiendo tras la coalición en Euskadi

Si bien la alianza a beneficiado a Cs en Euskadi, el otro socio de la coalición no puede decir lo mismo. El PP partía de 9 escaños de base, de los cuales, en la práctica, solo consigue cuatro. Los populares tienen claro que el resultado, más allá del discurso semitriunfalista de Carlos Iturgaiz el domingo por la noche, ha sido desastroso. "Peor no ha podido ser. Ha estado por debajo incluso de los resultados de las elecciones forales de hace un año", señalaron a Público fuentes próximas a la formación conservadora en Euskadi.

No en vano, en estas elecciones el PP vasco recoge los peores resultados de su historia, lo que a su vez tiene repercusiones internas. En la formación conservadora no olvidan que Iturgaiz ha sido candidato por imposición de la dirección del partido en Madrid, lo que en su momento abrió una crisis interna aún sin cerrar.

Pese a que la coalición ha restado en el País Vasco, el líder del PP, Pablo Casado, sigue convencido de que es necesario reeditar la alianza también en Catalunya. La dirección popular minimiza el fracaso e insiste en que se trata de una estrategia a largo plazo con un objetivo muy claro: 'refundar' la derecha entorno a un "mismo proyecto" a nivel nacional. Desde la formación ya aseguraban a Público hace una semana que Casado insistiría pasara lo que pasase en Euskadi. "Casado lo está deseando. Catalunya siempre es un terreno complicado para nosotros".

El PP catalán teme que la alianza con Cs favorezca a Vox

En el PP catalán señalan que la alianza con Cs "la buscan más de Madrid que desde aquí" porque ya se ha demostrado que "la coalición no suma". Entre las causas de las desconfianza con los naranjas señalan el cambio de posiciones de los de Arrimadas no han sido bien recibidos en el PP, ya que dificultan el plan trazado por Casado de formar una coalición a nivel nacional, si bien la mayor parte de sus dirigentes —a excepción de la portavoz popular Cayetana Álvarez de Toledo— trata de evitar la crítica pública hacia sus socios. 

Tras la pandemia del covid-19 a España, Cs se abrió a pactar con el Ejecutivo, en un intento de "volver a la centralidad" del tablero y enmendando así el veto que el expresidente de Cs, Albert Rivera, impulsó hacia el PSOE para tratar de disputarle al PP el liderazgo de la derecha. Para los populares en Catalunya este movimiento de Cs puede provocar que Vox "capitalice el voto derechista" al asociar a la coalición catalana con la posición de Cs a nivel nacional.

La lectura que hacen los conservadores catalanes es que los votantes del PP descontentos con las medidas impulsadas por el Gobierno, algunas de ellas pactadas con Cs, se decanten por Vox, que previsiblemente también tendrá el discurso más duro contra el independentismo. Además, desde el PP reconocen que no ven como una líder de consenso a la candidata de Cs, Lorena Roldán, aunque insisten en que aceptarán lo que los naranjas propongan "a no ser que sea inasumible para nosotros", especifican. 

Más noticias de Política y Sociedad