Público
Público

Refundación PP Casado apuesta por la refundación del PP bajo la marca 'España Suma' que absorba a Cs y Vox

En el PP cohabita la divergencia de opiniones sobre la refundación. Los hay quienes no ven otro escenario posible para que la derecha adquiera de nuevo el poder y quienes se oponen a que entre Vox. Otros, no quieren ni oír hablar de 'refundación'.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado (d) conversa con la portavoz de su partido en el Congreso , Cayetana Álvarez de Toledo (c) y el secretario general del PP, Teodoro García Egea (i) en el hemiciclo del Congreso. EFE/Ballesteros

MARTA MONFORTE

El PP quiere volver a ser el partido hegemónico de la derecha y ese objetivo solo es posible si consigue 'refundar' a Ciudadanos y Vox en torno a una misma papeleta.
"La mayor ilusión de Casado es la refundación del PP", destacan fuentes cercanas al líder del PP en conversación con Público. "Él quiere que se unan tanto Vox como Ciduadanos", destacan. Las citadas fuentes aseguran que Casado ya está ofreciendo a algunos dirigentes de Cs, como a la propia Inés Arrimadas, que confluyan en torno a un proyecto. "El PSOE también está detrás de ellos, el problema es que acepten una u otra y que, si entran, causen problemas", señalan.

Ciudadanos es un socio mucho "más cómodo" para el PP que Vox, con el que ya gobiernan en diferentes capitales y autonomías y con el que coinciden en cuestiones clave. Además, sus diferencias con los 'naranjas' son mínimas en comparación con Vox y su posición respecto a la violencia machista, la ley LGTBI o la política migratoria. Sin embargo, uno de los temores de Ciudadanos es que el PP les acabe "fagocitando" si finalmente trazan una alianza común, ya que ellos serían el partido 'minoritario' de la coalición. Desde Vox tampoco se plantean la alianza, los de Santiago Abascal han crecido de 24 a 52 escaños y las relaciones con los 'populares' no pasan por su mejor momento.

Tras la debacle de abril, donde los 'populares' pasaron de 134 a 66 escaños, desde la dirección criticaron que "la marca PP estaba denostada" al seguir muy relacionada con la corrupción, eximiendo de toda responsabilidad a Pablo Casado. Desde el entorno del conservador señalan que la plataforma 'España Suma' conseguiría aunar las "distintas sensibilidades" que siempre han convivido en el paraguas del PP y que ahora representan los 'naranjas' y Vox.

Casado: "Nosotros queremos liderar el centro y la derecha (...) somos el partido que quiere liderar un espacio imprescindible, que tiene que ser refundado"

El líder del PP no oculta sus planes. En una reunión mantenida esta semana con los diputados y senadores de la formación, Casado decía: "Nosotros queremos liderar el centro y la derecha, lo intentamos en abril, con ofertas muy generosas, ahora queremos que este ofrecimiento se vea como que somos el partido que quiere liderar un espacio imprescindible, que tiene que ser refundado". Su objetivo primordial es convencer a la dirección de Ciudadanos. Para Génova es más fácil presionarlos por la débil posición, con solo diez escaños, que tienen en el Congreso.

La división de la derecha es evidente. Fuentes de la dirección 'popular' citan como ejemplo lo que sucedió tras los juramentos, cuando tanto PP como Vox y Ciudadanos pidieron la palabra para señalar a la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, que no se reconociera formalmente a los diputados del PNV, ERC, JxCat, la CUP y parte del grupo parlamentario de Unidas Podemos, por las fórmulas empleadas para acceder al cargo. "Los tres competimos para ver quién lo dice mejor y así será siempre, los tres partidos pugnando", señalan. "Para nosotros lo mejor es que se nos diferencie claramente de Vox, porque para decir lo mismo que ellos ya están ellos y lo dicen más alto y más claro, porque gritan más".

-El presidente del Partido Popular, Pablo Casado,d., y el líder de Vox, Santiago Abascal,iz., conversan durante la sesión constitutiva de la Cámara Baja. EFE/Ballesteros

Los dirigentes de la vieja guardia 'marianista' apuestan por alejarse de Vox. En el fondo y en la forma. Este jueves convergieron —antiguos y nuevos— en la presentación del libro del expresidente del Gobierno. "Vox cada vez se convierte en algo más lejano, muchas de sus posturas son indefendibles e inexcusables. Pablo [Casado] los sigue considerando sus compañeros pero Rajoy, Cospedal, Soraya y Alfonso Alonso, por citar algunos ejemplos, no tienen nada que ver con ellos".

"Este partido no hay que refundarlo, sino echarlo para delante"

En el PP cohabita la divergencia de opiniones sobre la refundación. Hay quienes no ven otro escenario posible para adquirir de nuevo el poder: "Es el único modo, si no lo hacemos estamos muertos. Necesitamos convencer a Ciudadanos, pero también a Vox. No podemos seguir divididos", señala un histórico 'popular' en conversación con este diario. Otras voces coinciden con Casado en que hay que repensar el partido pero sin incluir a Vox en los cálculos: "Con Cs sí, pero con Vox no hay nada que hablar, ellos no representan lo que somos", subrayan fuentes de la actual dirección del PP, más reacias a los ultraderechistas.

"Refundarnos? ¿Para qué? Este partido no hay que refundarlo, sino echarlo para delante"

Y también están quienes se niegan en rotundo a que el partido se refunde, como propone Casado. "¿Refundarnos? ¿Para qué? Este partido no hay que refundarlo, sino echarlo para delante", sostiene un dirigente con peso territorial, que se opone a la tesis del presidente 'popular'. "El PP tiene que encontrar de nuevo el rumbo y no olvidar que somos un partido de mayorías porque representamos al centro, aunque dentro de la formación haya personas que tengan puntos de vista casi opuestos nos une lo importante", señala otra voz.

Otra fuente 'popular' con larga trayectoria en el partido destaca que aunque Casado se ha vestido de "moderación" durante los pasados meses, él realmente "no es así. "Él no es tan centrista ni moderado, la mitad de las cosas que dice o hace es porque tiene que hacerlas" destacan. Pero admiten que Casado es "muy hábil" para retorcer la situación a su favor y considerar los 89 diputados actuales "como algo bueno", a pesar de que el PSOE nos adelanta por 30 escaños. "Hubo en la reunión a la que fue muy triunfal y le dijeron que rebajara los ánimos, que de lo que se trata es de seguir ampliando el espacio de centroderecha".

Este argumento coincide con lo explicado por Mariano Rajoy este jueves durante la presentación de su libro, Una España mejor, acompañado de la plana alta del PP  salvo destacadas excepciones como la de la portavoz Cayetana Álvarez de Toledo, el expresidente José María Aznar, o el número dos de Casado, Teodoro García Egea: "Somos un partido de centro. No arrastramos doctrinas ni orejeras y huimos de cualquier radicalismo. El centrismo no es una ideología, es una voluntad".

El expresidente del gobierno Mariano Rajoy (i) junto al líder del PP, Pablo Casado, durante la presentación del libro 'Una España mejor', de Mariano Rajoy en la Fundación Rafael del Pino (Madrid). EFE/JuanJo Martín

Preguntado recientemente en una entrevista en Cadena Cope por la posición que debe tomar el PP respecto a Vox, el expresidente del Gobierno señalaba: "Lo que no puede hacer uno es pretender ser lo que es otro, porque con el original se suele quedar la gente. Sobre todo si no lo eres. Frente al populismo y la demagogia moderación, sensatez, sentido común y decir la verdad. Yo, desde luego, no soy como Vox", apuntaba Rajoy.