Público
Público

Libro Mariano Rajoy Todo el PP salvo Aznar, Álvarez de Toledo y García Egea, arropa a Rajoy en la presentación de sus memorias

El expresidente del Gobierno ha reivindicado su gestión en la aplicación del artículo 155 en Catalunya tras el referéndum del 1-0. "Lo más importante de su aplicación es que la nación española tiene instrumentos para defenderse". 

El expresidente del gobierno Mariano Rajoy, durante la presentación del libro 'Una España mejor', de Mariano Rajoy en la Fundación Rafael del Pino (Madrid). EFE/JuanJo Martín

marta monforte

"No me han pagado como merecía", ha dicho Mariano Rajoy entre risas en la presentación de su libro, Una España mejor, en el auditorio Rafael del Pino en Madrid. Una frase —en referencia a su condición de escritor novel— que sirve perfectamente para explicar el nuevo rumbo del PP con la llegada de Pablo Casado, que se alejó de las esencias 'marianistas' y reivindicó un PP "sin complejos" ratificado en una Convención nacional celebrada a principios de enero. La 'herencia recibida' ha sido el principal argumento utilizado por el equipo de Casado para explicar la debacle de abril. "La marca PP está denostada", aseguraban. Ahora el conservador reivindica la refundación del partido. "Trataré de portarme mejor la próxima vez", proseguía con sorna el expresidente del Gobierno. 

Arropado por sus antiguos colaboradores: la exvicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, la exsecretaria general María Dolores de Cospedal y exministros como Cristobal Montoro, José Manuel Soria o Íñigo de la Serna, ya fuera de la política, a la presentación también ha acudido gran mayoría de la actual dirección del PP a excepción de la portavoz del Congreso Cayetana Álvarez de Toledo, el número dos de Casado, Teodoro García Egea y el expresidente José María Aznar.

Cayetana Álvarez de Toledo ha sido muy crítica con Rajoy en el pasado. Cuando todavía era diputada, en el año 2015, escribió un artículo en el diario ABC en el que cargó contra la dirección, en la que se encontraba Casado: "El paisaje popular es hoy un campo arrasado en el que no quedan referentes activos a los que dirigirse en busca de consuelo o esperanza", escribía. En otro artículo publicado en el diario El Mundo ese mismo año, rechazó a volver a presentarse en las listas del PP y dijo que durante la etapa de Rajoy la democracia ni se "regeneró" ni se "defendió.

El presidente del PP, Pablo Casado (i), y la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Saénz de Santamaría (d), entre otros dirigentes del partido conservador, durante la presentación del libro 'Una España mejor', de Mariano Rajoy en la Fundación Rafael del Pino (Madrid). EFE/JuanJo Martín

Sonadas son también las disputas con su antecesor, José María Aznar, que poco después de nombrar a Mariano Rajoy presidente del PP lo criticaba públicamente. Aznar se presentó ante el Comité Ejecutivo del partido tras las elecciones autonómicas y municipales de 2015, cuando los conservadores perdieron plazas clave como la Comunidad Valenciana o la alcaldía de la capital, para solicitar un Congreso abierto del PP. Una movimiento que cogió por sorpresa a Rajoy, como relata en su libro. "Siempre he intentado tener sustancia y no cotillear", ha asegurado este miércoles ante la plana mayor del PP. "No hay ni chismes ni maldades en este libro, y si alguien las viere es que somos distintos", ha proseguido con su habitual retranca.

Respecto a Teodoro García Egea, el número dos del PP representa el ala 'más dura' de los conservadores, que desde los inicios de Casado intentó alejarse de la etapa de Rajoy, tachándole de 'tecnócrata' y de político desideologizado. Suya es la responsabilidad de las listas electorales, que en abril supusieron un revulsivo por su desmesurada renovación respecto a lo que había sido el partido en 2016.

Rajoy defiende su gestión de la aplicación del 155

"Valoro que 'Pablo Casao' esté aquí", ha agradecido el exlíder del PP y esa ha sido la única frase que le ha dedicado —al igual que en su libro, donde solo le nombra en una breve línea—. Rajoy ha explicado los motivos que le han llevado a escribirlo: "Quería aportar mi versión", ha dicho con franqueza. "Si yo no aportaba mi versión, otros podrían hacerlo", ha proseguido. "Puede serle útil a otros", ha zanjado. El expresidente también le ha lanzado un mensaje a su sucesor: "Somos un partido de centro. No arrastramos doctrinas ni orejeras y huimos de cualquier radicalismo. El centrismo no es una ideología, es una voluntad".

Rajoy ha hecho algunas alusiones a la política nacional. Se ha referido a Vox, sin citar al partido de extrema derecha, para criticar a quienes cargan contra la migración irregular, a su juicio, uno de los temas más importantes en la actualidad y que aborda en su libro: "Unos hacen demagogia contra los inmigrantes y otros contra la ley y las fronteras", ha subrayado. También ha hecho una alusión "al sectarismo"y "los extremos", a los que divide en "frívolos" y "doctrinarios”.

La exvicepresidenta del Gobierno Soraya Saénz de Santamaría (c) toma una foto en presencia de la exministra de Trabajo Fátima Bañez (1i), durante la presentación del libro 'Una España mejor', de Mariano Rajoy en la Fundación Rafael del Pino (Madrid). EFE/JuanJo Martín

El conservador considera que una de las lecciones que extrajo de su mandato fue "la importancia de los consensos", aludiendo al Estatut de Catalunya como la primera vez que "se rompieron de verdad". El expresidente ha lamentado que España este actualmente "condicionada por partidos que nada tienen que ver con la soberanía y la Constitución española". "Es una irresponsabilidad", ha criticado, dirigiéndose al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, lo que le ha granjeado un fuerte aplauso por los allí presentes.

Asimismo, ha reivindicado que tanto PP como PSOE deben llegar a "consensos" juntos y ha alertado de los peligros de romperlos en las cuestiones de Estado como "la lucha contra del terrorismo, la defensa de la unidad de España y el desarrollo del modelo territorial". En esta ocasión no hubo aplausos.

El expresidente ha justificado su gestión de la aplicación del artículo 155, una cuestión a la que alude en su libro. Rajoy asegura que este mecanismo era necesario aunque el entonces president de la Generalitat, Carles Puigemont, hubiese convocado elecciones: "Lo más importante de su aplicación es que la nación española tiene instrumentos para defenderse", ha dicho. "Nadie sabía en qué consistía el 155, pero el Gobierno sabía lo que había que hacer y lo hizo".

"Ha sido un honor haber sido presidente de España, haber dejado una España mejor de la que encontré", así ha finalizado su intervención Rajoy, en un acto presentado por el periodista Carlos Herrera. Antes de marcharse, ha firmado algunos ejemplares de sus memorias pero no ha querido hablar con la prensa —un deje de tiempos pasados—, a pesar de que ya se habían formado corrillos entre periodistas y políticos y las dos (o más) almas del PP se habían reencontrado en ese auditorio. La frase "he venido a hablar de mi libro" le ha funcionado hoy como nunca.