Público
Público

Comunidad de Madrid covid-19  Ayuso, la única baronesa del PP que se niega a dialogar con la oposición

La estrategia de Ayuso confronta con la que están siguiendo el resto de líderes territoriales del PP. Entre ellos, el alcalde de Madrid o el presidente de Castilla y León, que ya han llegado a acuerdos con la oposición.

Ayuso durante la videconferencia con los presidentes de las Comunidades Autónomas
Imágenes de la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante la videconferencia con los presidentes de las Comunidades y Ciudades Autónomas. (Fuente: Ayto. de Madrid)

marta monforte

La presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso se ha quedado sola en su decisión de negarse a dialogar con los partidos de la oposición en busca de acuerdos conjuntos. La dirigente popular siempre ha rechazado cualquier pacto con la izquierda, a pesar de la situación de excepcionalidad que vive la región que preside tras la crisis de la covid-19. "Yo no pacto con el desastre", le dijo al portavoz del PSOE en la Asamblea, Ángel Gabilondo, en sede parlamentaria, después de que éste se ofreciera a pactar los presupuestos.

Gabilondo lanzó su propuesta justo después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, animase a los partidos políticos a extender los pactos para la reconstrucción a nivel nacional a las comunidades autónomas. "Ustedes no quieren pactar, lo que quieren es imponer y que ideológicamente todo se haga como ustedes quieren desde la Moncloa. Han entendido que el pacto es sumisión. Y yo no me someto a las directrices del poder de la Moncloa por mucho que me echen encima a los periodistas y a todos los medios de comunicación que tienen a su disposición", le respondió la presidenta.

La idea que tiene la conservadora es presentar el plan de recuperación de Madrid, ya aprobado por su Ejecutivo, primero a Vox, "que es el grupo que nos ha dado el gobierno de coalición que tenemos" y que se encuentra más ideológicamente cercano a sus postulados por las propuestas que el gobierno regional quiere aprobar, según trasladó ella misma en Telemadrid. Ayuso también dijo que quería presentarlo al resto de grupos, de mayor a menor, para que hicieran sus propuestas, pero ya adelantó que, a su juicio, la única formación que recibiría el plan "con buen gusto", serían los ultraderechistas dirigidos por Rocío Monasterio.

Aguado: "Hoy por hoy hablar con la oposición no es una estrategia, ni si quiera una opción, es una obligación"

El vicepresidente Ignacio Aguado, de Ciudadanos, difiere del planteamiento de Ayuso. Este lunes por la tarde convocó a todos los portavoces de la Asamblea de Madrid para proponerles poner en marcha mesas de trabajo, pero ni PP ni Vox acudieron. "No estamos en la época precovid en la que tenemos que estar midiendo con la regla y calculadora de votos si nos podemos reunir, hoy por hoy hablar con la oposición no es una estrategia, ni si quiera una opción, es una obligación", dijo, en una clara alusión a su socio en la Comunidad de Madrid.

La estrategia de Ayuso confronta con la que están siguiendo el resto de líderes territoriales de peso del PP. Entre ellos, el alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida o el presidente de Castilla y León Alfonso Fernández Mañueco. Desde Ciudadanos ven estos casos como el "ejemplo a seguir" en el resto de las comunidades o municipios en los que gobiernan con los populares y así lo trasladó el portavoz adjunto del Congreso, Edmundo Bal, el pasado lunes. Fuentes de la dirección del partido señalan que la estrategia de Aguado es la misma de Cs sigue en toda España y trasladan que el problema "lo tiene Ayuso", porque el PP "sí habla con la oposición en otros lugares".

Castilla y León, Madrid y Granada llegan a acuerdos

Mañueco tendió desde el primer momento la mano al líder regional de los socialistas, Luis Tudanca, de cara a llegar a acuerdos para afrontar la reconstrucción de Castilla y León. Un pacto que hizo extensible al resto de formaciones con representación en las Cortes y que está basado en cinco ejes: sanidad, protección social, actividad económica y el empleo, servicios públicos y financiación de la Comunidad, tanto a nivel nacional como en la Unión Europea. En palabras del dirigente del PP "la necesidad de llegar a un acuerdo está por encima de cualquier interés de partido".

Un escenario similar al del Ayuntamiento de la capital. "Los cinco grupos municipales hemos convenido en que sin diálogo es complicado que eso se pueda hacer: el Madrid del futuro se debe construir desde la diferencia y queremos recuperar esa maravillosa ciudad", dijo Martínez-Almeida en un acto acompañado de los cuatro portavoces municipales del consistorio.

Los líderes de los cinco partidos representados en el Ayuntamiento de Madrid, este lunes, en la rueda de prensa para anunciar el gran pacto para "diseñar el Madrid del futuro". EFE

Según trasladó Almeida, la idea de este pacto es que se constituyan cuatro mesas de trabajo sobre cuatro áreas: economía y empleo, área social y vivienda, movilidad sostenible y reordenación urbana y cultura. Por encima de ellas habrá una mesa de "coordinación con portavoces" y en el plazo de un mes debe presentar los acuerdos a los que lleguen, que han de ser "por unanimidad".

En el caso del Ayuntamiento de Granada, liderado por la coalición Ciudadanos y PP, ambas formaciones pactaron recientemente con el grupo municipal del PSOE, principal partido en la oposición, un proyecto de presupuestos para 2020, tras cinco años con las cuentas prorrogadas.

Andalucía, Murcia y Zaragoza proponen pactos que no se materializan

En un primer momento, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, apeló a una gran alianza con todos los grupos de la oposición por la recuperación económica y social de Andalucía ante la pandemia. El andaluz se mostró de acuerdo con la líder del PSOE en la comunidad, Susana Díaz, en que la negociación del acuerdo debía configurarse a través de una mesa o de una comisión parlamentaria en la que participaran los agentes sociales.

Sin embargo, el hecho de que PP y Cs dieran la presidencia de dicha comisión a Vox, que se opuso a la creación de la misma, provocó que PSOE y Adelante Andalucía se levantaran y se fueran. Ambas formaciones han anunciado que no volverán a ir a las sesiones, salvo que Moreno opte por tomar la iniciativa y arregle las cosas con la oposición, lo que a día de hoy no parece probable.

En el caso de Murcia, comunidad dirigida por Fernando López Miras, éste inició a mediados del mes de abril una ronda de contactos con todos los grupos de la Asamblea para intentar sacar adelante un plan conjunto, aunque la portavoz de Podemos en la Región, María Marín, denunció que se trataba de "un paripé para que se haga una foto y trate de vender voluntad de diálogo mientras ningunea las propuestas de la oposición".

Sin embargo, el presidente murciano estuvo a punto de pactar los presupuestos con el PSOE. Según explica el diario local La Verdad, "el acuerdo del Gobierno regional y del PSOE no fue posible pese a que negociaron hasta última hora". Según el citado medio, le negativa vino al considerar insuficiente el dinero acordado en los presupuestos, 4.753 millones de euros, para hacer frente a las consecuencias de la covid-19.

Por lo que respecta al Ayuntamiento de Zaragoza, liderado también por una coalición entre populares y naranjas, el consistorio propuso un pacto a la oposición y los agentes sociales para "abordar el futuro de la ciudad". Este acuerdo todavía no se ha materalizado, pero según las fuentes consultadas mañana se firmará y "todo apunta" a que se unirán los partidos de izquierdas. 

Galicia pospone las negociaciones tras las elecciones

En el caso de Galicia, la única comunidad dirigida por el PP en la que gobierna por mayoría absoluta, las negociaciones se han aplazado a después de las elecciones que tendrán lugar el 12 de julio. El presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijóo, ha liderado la gestión de la pandemia en la comunidad, compareciendo exclusivamente en la televisión pública gallega en prime time -entre críticas de la oposición- y no la Consellería de Sanidade o la Dirección Xeral de Saúde Pública.

Todos los partidos políticos gallegos coinciden en que la prioridad es la gestión de la pandemia y la salud de la población, pero la campaña empieza el 26 de junio y están vigilantes para que Feijóo "no vuelva a eludir el debate y el diálogo" como aseguran que éste ha hecho durante el estado de alarma.

Más noticias de Política y Sociedad