Público
Público

DÍA DE ANDALUCÍA El feminismo marca el primer 28-F, Día de Andalucía, con un Gobierno de derechas

El presidente de la Junta (PP) evita censurar a Vox, mientras la presidenta del Parlamento (Ciudadanos) abrocha un discurso feminista, muy criticado por el PSOE y Adelante Andalucía por “cínico”

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Imagen de la manifestación por el Día de Andalucía, 28-F, el primero que se celebra con un Gobierno de derechas, que ha estado marcado por el feminismo.

Los derechos de las mujeres, puestos en cuestión por los ataques diarios del partido de ultraderecha Vox, marcaron el primer 28-F, el primer Día de Andalucía, que se celebra en toda la historia de la autonomía, que cumple 39 años, con un Gobierno de derechas, formado por una coalición de PP y Ciudadanos.

Como siempre, existieron varios 28-F. Estuvo, por supuesto, el día de fiesta y la celebración privada, personal e intransferible de cada uno y cada una.

Estuvo también la reivindicación de la izquierda en la calle.

Miles de personas desfilaron por el centro de Sevilla, reivindicando mejores pensiones, los derechos de las mujeres y los servicios públicos, además de poner sobre la mesa una Andalucía “desgarrada socialmente, con unos índices de pobreza que se acercan al 40 por ciento”, en palabras de Antonio Maíllo, portavoz de Adelante Andalucía, y con un nivel de desempleo que no se resuelve. 

En la manifestación, se colaron también, de manera discreta, pegados a las banderas del Sindicato Andaluz de Trabajadores, el del histórico líder jornalero Diego Cañamero, algunos lazos amarillos y fotografías de los políticos catalanes enjuiciados estos días por el llamado procés en el Tribunal Supremo.

Y estuvo también el 28-F de los actos institucionales, primero en el Parlamento, y luego, en el Teatro de la Maestranza, en el que se produjo la entrega de las medallas de Andalucía, el reconocimiento que hace el Gobierno andaluz a la excelencia en diversos campos. 

Coquetear con la equidistancia

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (PP), aunque defendió la “igualdad, completa, real y efectiva” entre hombres y mujeres, se enredó solo al no ser capaz de censurar la actitud de Vox -de quien depende para su propia supervivencia en el cargo- y coquetear de este modo, en sendas entrevistas, con la equidistancia al respecto de los derechos de las mujeres.

Sus reflexiones, en una entrevista con la Cadena Ser, fueron las siguientes. Primero, Moreno, en el camino que lleva de legitimación y de normalización de los discursos de la ultraderecha, igualó las iniciativas de PSOE, un partido feminista, con las de Vox, un partido antifeminista, al que evitó condenar: “Lo que divide es la actitud que están manteniendo diversos grupos políticos [que] están todo el día introduciendo iniciativas en el Parlamento metiendo el dedo en el ojo y buscando elementos de confrontación en lugar de elementos de unión”; después, abogó por un pacto contra la violencia de género en el que quepan “todos”, es decir, también Vox, y, a continuación, reclamó “encapsular” el tema porque lo considera un “asunto de Estado”, que “debe estar al margen de disputas y refriegas políticas”, según recogió Europa Press.

“Mi posición es firme -aclaró en otra entrevista en Canal Sur-: Ni un paso atrás. Flaco favor le hacemos a las propias víctimas, por un lado y por otro, [si las utilizamos] como instrumento político. Que todos empujemos en la misma dirección. Y que la sociedad despierte. Que los vecinos, incluso, llamen a la Policía”.

De once medallistas, PP y Ciudadanos solo  eligieron a dos mujeres, Inma Cuesta y Pastora Soler

Después, en el discurso institucional en el Teatro de la Maestranza, Moreno fue algo más contundente. Puso como ejemplo a la actriz Inma Cuesta, una de las medallistas, del “coraje y libertad de las mujeres para decidir lo que quieren ser”. Moreno prosiguió: “No cederemos en nada de lo ya logrado, sino [que seguiremos avanzando] para conseguir la igualdad completa, real y efectiva entre hombres y mujeres. Y acabar con la lacra de la violencia contra las mujeres. Te digo [dirigiéndose a Cuesta] que no vamos a parar hasta conseguirlo”.

Sin embargo, estas frases de Moreno contrastaron con sus hechos, con la selección que hizo su Gobierno de los premiados, once, entre los que solo hay dos mujeres. “Una actriz y una cantante, sin duda dos mujeres con talento, las únicas reconocidas hoy el día de #Andalucia #28F. Me pregunto si no han encontrado talento en la sanidad, educación o servicios sociales, investigación o en la ciencia para reconocer a mujeres andaluzas. #Triste", criticó en su cuenta de Twitter la diputada del PSOE Soledad Pérez. En efecto, la misma Cuesta y la cantaora Pastora Soler son las dos únicas premiadas. Aquí se puede consultar la lista completa de homenajeados.

La igualdad, tarea de todos

Las declaraciones del presidente, hasta que lo arregló de algún modo, contrastaron -además de con la elección de medallistas- también con las de la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, de Ciudadanos, el socio de Gobierno del PP, que abrochó en el tradicional discurso institucional, una argumentación en la que tampoco criticó a Vox, pero sí defendió con claridad que el feminismo ha hecho avanzar a la sociedad y que “la igualdad es una tarea de todos, hombres y mujeres”. “Si no lo afrontamos juntos, no podremos dejar atrás esta terrible realidad”. “La base para superar de una vez esta infamia es mejorar la prevención, la detección y el apoyo a las víctimas. No hacerlo mientras sigan muriendo mujeres es una irresponsabilidad”, según la presidenta del Parlamento.

A juicio de Bosquet, quien trabajó muchos años como abogada en Almería con especial sensibilidad hacia los temas de género, todavía queda mucho para alcanzar una igualdad real de oportunidades, porque sigue existiendo brecha salarial, techos de cristal y carreras laborales truncadas por la imposibilidad de conciliar y por la falta de corresponsabilidad en el hogar. Para resolverlo, es fundamental la educación en igualdad, según recogió Europa Press,.

Bosquet señaló que mientras siga habiendo discriminación hacia las mujeres, mientras se las relegue a una situación de inferioridad en diferentes espacios de la vida, será necesario levantar la voz, denunciar las injusticias y seguir reivindicando la igualdad desde la libertad.

Bosquet advirtió de que quien entienda "el feminismo como algo exclusivo de una ideología o de una opción política, quien lo use para la confrontación y como arma en cuestiones que nada tienen que ver con la igualdad de la mujer o quién lo intente patrimonizalizar, apropiándose de la voz de las mujeres, haciendo de la lucha por la igualdad algo excluyente, lo que estará es poniendo barreras, y flaco favor le hace al feminismo, a su capacidad para cambiar la sociedad, y a las propias mujeres”. En su opinión, la voz de las mujeres la tienen las mujeres: libres, diversas, plurales, autónomas, heterogéneas.

Críticas de la izquierda

El PSOE tachó sus palabras de “cínicas” porque ella misma fue elegida con los votos de Vox. El portavoz socialista, Mario Jiménez manifestó que Bosquet debería haber defendido en su intervención los "valores de democracia, libertad e igualdad frente a aquellos quieren llevarse por delante el Estado de las Autonomías", así como a los trabajadores públicos dedicados a la lucha contra la violencia de género.

"Los andaluces no son tontos y saben que es la ultraderecha quien le ha dado a PP y  Ciudadanos el Gobierno andaluz"

"Pero no lo puede hacer porque es presidenta por los votos de la ultraderecha, igual que el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos. Escuchar a la derecha que gobierna con Vox en Andalucía hablar de feminismo y protección a la mujer es un ejercicio de inmenso cinismo porque Bosquet es presidenta del Parlamento con los votos de la extrema derecha. Los andaluces no son tontos y saben que las bases políticas de la ultraderecha que le ha dado a PP y Ciudadanos la Mesa de la Cámara y el Gobierno andaluz son contrarias a esos valores de libertad, democracia e igualdad a los que se ha referido Bosquet”, remachó Jiménez

Por su parte, Antonio Maíllo, portavoz de Adelante Andalucía, manifestó que les habría gustado que Bosquet hubiera hecho un discurso propio de una presidenta del Parlamento y no como presidenta de la Cámara "de Ciudadanos”. Maíllo señaló además que debería haber sido más contundente contra el "terrorismo machista”. Y la portavoz adjunta de Adelante Andalucía, Ángela Aguilera, señaló que Bosquet se había referido a unas cuestiones "extrañas", como plantear que el feminismo "corre el riesgo de manipulación por parte de determinados partido políticos", lo que "no es sensato”. Aguilera defendió que el movimiento feminista es autónomo de pleno derecho y, por tanto, eso no lo tendría Bosquet que haber planteado siquiera.

Más noticias en Política y Sociedad