Público
Público
Únete a nosotros

Diputación Permanente Podemos "protege" a Sánchez y retrasa sus comparecencias a la espera de la negociación

La formación morada evita la derrota de los socialistas en la Diputación Permanente y renuncia a que el presidente comparezca en pleno para informar de la crisis del "Open Arms", aunque sí lo hará la vicepresidenta, Carmen Calvo. También acepta que sea el dirigente socialista quien comparezca "a petición propia" para informar de las Cumbres Europeas

Publicidad
Media: 4
Votos: 5

La presidenta de la Diputación Permanente, Meritxell Batet (c), conversa con diputados de Ciudadanos, durante la Diputación Permanente del Congreso/ EUROPA PRESS

Unidas Podemos ha decidido empezar el curso político con otro posicionamiento hacia el PSOE y, de hecho, ha querido "proteger" al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, de comparecer en el pleno del Congreso, al menos hasta que no se retomen los contactos entre el secretario general del PSOE y el líder de la formación morada, Pablo Iglesias.

Según fuentes consultadas, la portavoz socialista, Adriana Lastra, advirtió a Unidas Podemos de que forzar de forma urgente la comparecencia de Sánchez por la crisis del "Open Arms" o las Cumbres Europeas era traspasar una línea roja para los socialistas. A la formación morada le pareció "coherente" esta petición y decidió aplazar sus peticiones.

No obstante, Unidas Podemos no ha renunciado a nada, y sus solicitudes de comparecencia de Pedro Sánchez para informar de la Cumbre Europea y de hasta siete ministros por distintos temas sólo se retrasarán a septiembre. Sin embargo, a nadie se le escapa que la formación morada quiso tener un gesto con el Grupo Socialista al aceptar que estas comparecencias se hagan en periodo ordinario de sesiones y al permitir al presidente del Gobierno en funciones que comparezca "a petición propia" para informar a la Cámara Baja.

A esto se le une el hecho de que, aunque verbalmente se anunció por parte de algún dirigente de Unidas Podemos que pedirían la comparecencia de Pedro Sánchez por la crisis del "Open Arms", finalmente la petición que se registró fue la de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que sí deberá dar explicaciones al pleno del Congreso el próximo jueves sobre cómo se gestionó este conflicto.

De esta forma, Sánchez se evitará una comparecencia apresurada que, con toda seguridad, derivaría hacia el debate sobre la posibilidad de volver a presentarse a la investidura. Por ello, todo indica que Sánchez no comparecerá, al menos, hasta la segunda semana de septiembre, cuando se haya celebrado la ronda de contactos que ha anunciado el líder socialista a partir del 2 de septiembre.

Además, la posición adoptada por Unidas Podemos en estos temas evitó que el Grupo Socialista perdiera las primeras votaciones de la legislatura, ya que de haber unido sus votos a los de PP, Ciudadanos y Vox todas las peticiones hubieran prosperado.

Todo apunta a que detrás de estos posicionamientos está el intento de Unidas Podemos de buscar otro clima y, como dijo su portavoz Irene Belarra,  de facilitar que ambos partidos se sienten a negociar una nueva posibilidad de investidura de Pedro Sánchez de "forma urgente".

Desde el PSOE se valora la actitud de Unidas Podemos, aunque se considera como lógico el aplazamiento de las comparecencias de los ministros al periodo ordinario de sesiones o que sea el presidente quien decida cuándo comparecer.

La resaca del 25 de julio

No obstante, entre los diputados del PSOE y de Unidas Podemos aún quedaba la resaca del 25 de julio y todos hacían cábalas de lo que puede pasar en las próximas semanas, aunque reinaba un ambiente más bien pesimista.

De hecho, por la mañana Adriana Lastra y Carmen Calvo reiteraron que la oferta del Gobierno de coalición no volverá a estar encima de la mesa, casi al mismo tiempo que Podemos indicaba que no pierde la esperanza de un un Gobierno conjunto entre ambos partidos y retomar las negociaciones a raíz de la última oferta que se realizó desde el PSOE.

Sánchez, de momento, sigue ralentizando los tiempos. Primero terminará de elaborar el programa que quiere ofertar a la formación morada y, posteriormente, abrirá una nueva ronde de negociaciones con los grupos parlamentarios. Calvo adelantó que el PSOE no se moverá de la fórmula de ofrecer un acuerdo programático y de legislatura a la formación morada, pero que la posibilidad de un Gobierno de coalición está totalmente descartada.

Calvo recordó por la mañana que Sánchez "ya no es candidato", dando a entender que si vuelve a dar el paso debe tener las opciones muy claras de que no se repetirá, por tercera vez, una investidura fallida.

Más noticias en Política y Sociedad