Público
Público
Manu levin - titulares al banquillo 

La disuasión mediática de la Policía ante la cumbre de la OTAN

Manu Levin en La Base
Manu Levin en La Base.

Este viraje de la opinión pública en España y en Europa con respecto a la guerra, por el enorme coste que está suponiendo su alargamiento en términos de la economía real, de los precios del combustible, las energías y los alimentos, etcétera, es una corriente de fondo que se está percibiendo también en las más altas esferas del poder mediático. Que, como hemos contado ya varias veces aquí en La Base, ha estado mucho tiempo creando las condiciones ideológicas para la escalada del conflicto y la adopción por parte de España de la condición de parte beligerante en esta guerra.

Sin embargo, aunque esto cada vez es más evidente para todo el mundo, ese machaque continúa a pleno rendimiento en los grandes medios de comunicación, y ha vuelto a intensificarse en los últimos días a medida que se acerca la cumbre de la OTAN en Madrid. 

No sé si habrán visto el editorial y la portada de La Razón de hoy. Fíjense:  "Podemos, en el lado errado de la historia"Fotografía de portada: Margarita Robles dando la mano a Felipe VI. Titular de portada: "CDR, radicales y abertzales quieren boicotear la marcha anti OTAN de Podemos. Alerta en las Fuerzas de Seguridad, que detectan movimientos de los CDR, la izquierda abertzale y otras facciones antisistema gallegas para «incendiar» la cumbre de Madrid". El pack completo en la portada de La Razón. Solo falta el famoso autobús de anarquistas italianos que siempre acude a todas las movilizaciones en España según las informaciones delirantes que publica esta gente.

Ese noble periodismo vigilante del poder que consiste básicamente en que la Brigada de Información de la Policía filtra a un periodista algo que le interesa que se publique (y que no es información, es estrategia policial, en este caso, frente a una movilización), y el periodista lo firma y lo publica (por supuesto, sin contrastar nada). Es el periodismo como brazo mediático de la policía y del Estado profundo. 

Hace 3 días ya vimos otra noticia similar, esta en El Confidencial: "Un radical de extrema izquierda con antecedentes policiales es el convocante de la manifestación anti-OTAN para la que se han dado cita diversos colectivos el 26 de junio en Madrid, apenas tres días antes de la celebración de la cumbre de la Alianza Atlántica en la capital de España, según informan a El Confidencial varias fuentes policiales". 

Y publicaban el nombre y apellidos de esta persona, que no vamos a reproducir. Antes de ayer Miquel Ramos publicó una columna aquí en Público en la que hablaba precisamente sobre esto, titulada "periodismo activista". 

Decía Miquel Ramos, en referencia a esto de El Confidencial: "No es la primera vez que un medio reproduce una información policial a medida, exponiendo a alguien y salpicando a alguna organización política, con el objetivo de crear alarma social, señalar a alguien por su ideología, causar miedo entre sus afines y meter en el ajo a quien se quiera destruir, normalmente, partidos u organizaciones de izquierdas. Porque la información sobre esta comunicación solo la tienen la Delegación del Gobierno y la Policía. Esto mismo sucedió cuando la ultraderecha provocó los disturbios durante un mitin en Vallecas. Varios medios sacaron hasta la talla de calzoncillos de los que salían en primera línea durante las cargas policiales. Esta información, que solo podría ser distribuida directamente desde un despacho de la Policía o de la Delegación del Gobierno, solo necesitaba la firma de un tonto útil. De un periodista activista. Activista del sistema, que es el peor activismo del que puede presumir un supuesto profesional de la información". 

Terminamos con una derivada de todo esto que es fundamental y que tiene todo que ver con esa evolución de la opinión pública de la que venimos hablando, que es el precio de la guerra para todos los pueblos de Europa

En España se está discutiendo cuál tiene que ser la respuesta, en términos de política económica, frente a la crisis y la enorme inflación que hay en estos momentos en nuestro país y en todos los países de la Unión Europea. Hay una discusión, una más, entre el PSOE, por un lado, y Unidas Podemos y la izquierda parlamentaria, por otro, sobre cuáles deberían ser esas medidas.

En el centro de esa discusión, entre otros elementos, está la cuestión de las empresas energéticas, que han disparado sus beneficios alcanzando niveles récord gracias a lo que estamos pagando por el combustible y la energía. 

Pues, en medio de esa batalla política, hay una verdadera campaña de la patronal, y en particular de las eléctricas y petroleras, para evitar que se adopte cualquier medida que afecte a sus intereses.

El caso es que esa campaña de las patronales y en particular de las energéticas es también una campaña que se lleva a cabo a través de instrumentos mediáticos. Lean esta noticia: "¿Por qué un nuevo impuesto a las eléctricas sería contraproducente para los consumidores? La historia demuestra que cualquier impuesto a las eléctricas acaba trasladándose al precio de la luz y por tanto haría que aumentase el precio de la electricidad y la factura de todos los españoles, tanto consumidores domésticos como pymes, comercios, grandes empresas o industrias. Todos, sin excepción. Las compañías, para no entrar en absolutas pérdidas, acaban repercutiendo los impuestos en sus precios de venta y al final es el consumidor quien acaba pagando". Esta "noticia" la publica El Periódico de la Energía. ¿Saben quién la patrocina? Iberdrola, que además directamente mete en la página un anuncio para que le compres un aire acondicionado. 

Tiene gracia eso que decía el texto de que "para no entrar en absolutas pérdidas", las compañías energéticas, pobrecitas, se verían obligadas a subirnos el precio. Porque, os leo un último titular: "Iberdrola aprueba el mayor dividendo de su historia tras las ganancias récord de 3.885 millones". Se podría decir que se ríen en nuestra cara, pero creo que se queda bastante corto.

Más noticias