Público
Público

Ejércitos El milagro del golf militar: cuatro campos, tres millones de gasto y coste cero pese a cuidarlos con soldados

Defensa asegura que los importes destinados al mantenimiento "no se encuentran imputados dentro de los presupuestos del ministerio" y que "se costean a través de ingresos extrapresupuestarios generados por las cuotas y otros conceptos que abonan los usuarios", aunque destina personal de tropa a la puesta a punto de varios de ello.

Los campos militares de golf se encuentran en Madrid, Zaragoza, Torrejón de Ardoz y Rota.
Los campos militares de golf se encuentran en Madrid, Zaragoza, Torrejón de Ardoz y Rota.

El ejército español dispone de cuatro campos de golf cuyo mantenimiento ha tenido en los últimos cinco años un coste total de 3,3 millones de euros, aunque el Ministerio de Defensa asegura que no le cuestan nada esas instalaciones, de uso restringido para militares y sus familias, que también tienen acceso a un quinto complejo propiedad de las tropas de EEUU, según señala en dos respuestas a sendas preguntas formuladas a través del Portal de Transparencia por la asociación de reservistas Red 45+.

Tres de los campos de golf se encuentran en Madrid. Se trata de La Dehesa, vinculado al ejército de Tierra y ubicado en la capital, y los de las bases aéreas de Torrejón de Ardoz y Cuatro Vientos. A ellos se les suman los de la base aérea de Zaragoza y el de la Marina localizado en Rota (Cádiz), propiedad del ejército estadounidense pero al que accede personal español por estar incluido en el Convenio de Cooperación de Defensa entre España y ese país.

Según la respuesta de Defensa, el coste de los cuidados del campo de golf de La Dehesa entre 2015 y 2018, cuando se adjudicó su explotación a una empresa privada, ascendió a 320.000 euros; mientras que entre principios de 2015 y octubre de 2019 la factura del mantenimiento fue de 1.290.778 euros en Torrejón, 1.363.012 en Cuatro Vientos y 366.875 en Zaragoza.

Sin embargo, el ministerio asegura que mantener esas instalaciones no le cuesta un euro. Y lo sostiene a pesar de que tiene a soldados destinados a tareas de mantenimiento: tres en el campo de Torrejón, aunque "no existe una plantilla definida", y otros dos, respectivamente, en Zaragoza y en Cuatro Vientos. En el centro de La Dehesa no hay ningún soldado trabajando en dichas instalaciones deportivas, según la respuesta de Defensa.

Clubes federados en instalaciones públicas de acceso restringido

"En relación a los gastos de mantenimiento de los campos de golf se significa que dichos gastos no se encuentran imputados dentro de los presupuestos del Ministerio de Defensa, sino que se costean a través de ingresos extrapresupuestarios generados por las cuotas y otros conceptos que abonan los usuarios por la utilización de las instalaciones", señala el departamento de Margarita Robles.

Con todo, no se trataría, ni mucho menos, del único gasto "no esencial" para su actividad que realizan las fuerzas armadas, que entre 2010 y 2018 destinaron más de 1.100 millones de euros a contratas externalizadas como el mantenimiento de jardines (27,5), el de edificios (91,6) o servicios de cátering (343,9).

Así, Defensa indica que la "gestión integral" de La Dehesa "la realiza la empresa adjudicataria de la explotación del campo de golf", mientras que el Centro Deportivo y Sociocultural Militar (CDSM) del mismo nombre "se encarga del mantenimiento de jardinería con personal civil".

En Rota, añade, la Armada "no aporta ningún recurso económico en el mantenimiento del campo de golf", mientras que "los gastos ocasionados" por los existentes en las tres bases del ejército del Aire "se sufragan a través de créditos extrapresupuestarios generados por las cuotas y otros conceptos" que pagan los usuarios, a las que se suman "los ingresos procedentes de las prestaciones de bienes y servicios" como cursillos, venta y alquiler de material y uso de instalaciones, y que van desde las cajas de los clubes al campo.

Defensa: "La gestión integral de La Dehesa la realiza la empresa adjudicataria de la explotación del campo de golf"

De todos ellos, el de Torrejón es el único que solo está considerado como "una instalación deportiva de la base" y no alberga ningún club deportivo. Por el contrario, los de La Dehesa, Zaragoza y Cuatro Vientos están federados en sus respectivas comunidades autónomas. También hay un club en Rota, en este caso "formado principalmente por personal perteneciente a la Armada, pero que no tiene ninguna vinculación legal con ella" y que "utiliza el campo mediante acuerdo con el MWR", la red de ocio del ejército estadounidense.

Las restrictivas normas de acceso

No se trata, en cualquier caso, de clubes y campos de golf a los que pueda acceder cualquier ciudadano pese a ser de titularidad pública, aunque las limitaciones varían de uno a otro.

Así, al campo de golf del centro deportivo Barberán y Collar de Cuatro Vientos pueden acceder militares y personal administrativo de los tres ejércitos, así como parte de sus familiares, invitados y también personal de otros clubes con los que mantiene acuerdos.

No se trata, en cualquier caso, de clubes y campos de golf a los que pueda acceder cualquier ciudadano pese a ser de titularidad pública

Las puertas del complejo deportivo de Rota están abiertas para "todo el personal que tiene acceso a la base naval además de los jugadores del club", mientras en La Dehesa pueden entrar, además de los abonados y sus invitados, los militares de otro centro "en un número limitado".

Por último el acceso al campo de golf de Torrejón está permitido para toda la plantilla de la base, tanto militares como civiles, para "todo el personal militar del Ejército del Aire" y para "invitados que, estando avalados por los anteriores, estén vinculados" a la fuerza aérea o a la base y "estime autorizar" el jefe de esta última. Al de Zaragoza puede entrar cualquier empleado de Defensa, así como sus parejas, progenitores e hijos, además de un cupo de 200 vecinos de Zaragoza que "suelen ser personas relacionadas con las Fuerzas Armadas y necesitan presentar avales, bien de otros usuarios o de personal militar", y cuyas solicitudes requieren aprobación previa.

Más noticias de Política y Sociedad