Público
Público

Elecciones Andalucía 2018 Cañada Rosal, la principal mina de votos socialista que no conoce la oposición al PSOE

El municipio sevillano tiene, con un 80%, la mayor media de voto histórico a los socialistas de toda Andalucía, mientras el PP nunca ha tenido un concejal en el Consistorio

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

Cartel que da la bienvenida a Cañada Rosal.

Las vacías y silenciosas calles de Cañada Rosal (Sevilla) rezuman tranquilidad. Más allá de los pocos carteles de Adelante Andalucía y el PSOE, el fragor electoral no ha llegado allí. Unos cuantos pensionistas se apostan en la barra de un bar mientras agitan un vaso con dados. De fondo, el candidato del PP, Juan Manuel Moreno Bonilla, aparece en la pantalla del televisor junto a personajes de Star Wars. “Ese es un señorito, ese no es ni siquiera andaluz”, grita enfurruñado uno de ellos.

El pueblo, perteneciente a la comarca de Écija, es el mayor nicho de votos socialista de toda Andalucía. Desde que se constituyó en 1986 como municipio independiente, el partido del gobierno andaluz ha recibido de media el 80% de papeletas en las elecciones autonómicas. En las municipales los resultados van a más: el PP jamás ha tenido un concejal y en la actualidad ni siquiera hay oposición. Sus11 ediles son socialistas.

Cañada Rosal cuenta como una de sus grandes victorias el combate contra la despoblación. Desde el año 2000 el pueblo ha vivido un pequeño, aunque continuo, crecimiento poblacional. Superaron por primera vez los 3.000 habitantes en 1999 y ahora alcanza los 3.307. Todo un hito para un pueblo de la España vacía.

Alfredo Piña apura el cigarro hasta las últimas. Suspira y le da el último sorbo al café. “Soy votante histórico del PSOE. He vivido aquí desde el fin del franquismo y hasta que llegaron los socialistas, estábamos abandonados”, cuenta este jubilado, tan arraigado a las siglas del partido de la rosa y el puño que le puso a su fiel gato Felipe en homenaje al expresidente González.

Uno de los bares de Cañada Rosal, lleno de pensionistas jugando al dominó.

El pueblo está situado en una extensa llanura rodeada de olivos. Su historia está ligada a Carlos III: en 1768, el monarca aprobó un programa para llenar tierras despobladas. También había otro objetivo: erradicar la presencia de bandoleros, apostados en una de las rutas principales que unían el sur con la corte. El pueblo nació gracias a la emigración de ciudadanos procedentes de Europa central, principalmente Alemania. Así lo atestigua en la actualidad la concurrencia de apellidos como Hans, Duvison, Ruger, Filter, Delis… De hecho, seis de los 11 ediles del Ayuntamiento tienen alguno de esos apellidos, empezando por su alcalde Rodrigo Rodríguez Hans.

La vida económica del pueblo

Con un 13,12% de tasa de desempleo en su puebloe, el regidor Rodrigo Rodríguez Hans no rehúye los buenos pero “insuficientes” porcentajes de trabajadores ocupados y destaca que, al contrario que en el resto de la provincia, Cañada Rosal no solo vive del campo sino que “tiene un gran espíritu emprendedor” como así lo atesoran los datos: el 26,7% de trabajadores del pueblo son autónomos, casi 10 puntos más que el segundo municipio más de la provincia con mayor tasa de empleados por cuenta propia, Écija con un 17,8%.

Esos buenos datos de empleo vienen condicionados por Coenca, una cooperativa local de fabricación de envases para frutas y hortalizas y que da trabajo fijo a 172 personas y estacionales hasta 40 o 50. Nació en 1981 y, según relata Ceferino Piñas, carretillero y expresidente y secretario, alimenta “a más de 200 familias del pueblo”. Piñas reconoce que el Ayuntamiento ha ayudado a Coenca, pero que también esta es un activo importante en el pueblo ya que aporta fondos a las asociaciones de pensionistas y al colegio de Cañada Rosal.

La fábrica de envases Coenca da trabajo a más de 150 personas en Cañada Rosal.

“El pueblo sería mucho menos sin Coenca: habría muchos menos socialistas”, expone con total seguridad Piñas, que cree que el hecho que la gente tenga trabajo y tengan una buena situación laboral ha ayudado a que el PSOE se perpetúe en el poder. “Se han apropiado de todo lo que hemos conseguido, la política es así. Es muy bonito hablar de la cooperativa sin haber hecho nada”, se queja porque el Consistorio hace suyos los logros de Coenca.

Un Ayuntamiento sin oposición

El PP nunca ha conseguido un edil en Cañada Rosal. Partido Andalucista, Izquierda Unida y otros partidos regionales son los únicos que en algún momento pudieron hacer frente a los socialistas. Fuentes cercanas al PP en la comarca prefieren no ahondar en el por qué de su ausencia histórica y se limitan a señalar que los socialistas tienen tejidas unas buenas redes clientelares y que es un pueblo demasiado de izquierdas.

El alcalde de Cañada Real, Rodrigo Rodríguez Hans, posa bajo el retrato de Carlos III y con una cesta de huevos de Pascua.

En las últimas elecciones municipales, el PP sólo cosechó 73 votos, es decir, menos de un 3% del total. El regidor de Cañada Rosal explica el fracaso histórico popular en que “el pueblo es claramente de izquierdas” y en que nunca han conseguido elaborar una lista cuya cabeza fuera del pueblo, “eran paracaidistas casi siempre”. “Una vez repartieron carteles y panfletos donde ni siquiera pusieron bien el nombre del pueblo…”, señala.

“¿Cañada Rosal? En ese pueblo solo hay socialistas”, reacciona Izquierda Unida Écija ante la pregunta de por qué en las últimas elecciones municipales no se presentó ninguna lista. Un vecino del pueblo, que prefiere salvaguardar su identidad, asegura que es difícil que alguien se confiese de otro signo político delante de periodistas. Cambia el café por un vaso de agua ardiente y confiesa: “Yo he votado alguna que otra vez a las derechas. En mis círculos cercanos no tengo problema en reconocerlo, pero más allá…”.

Un antiguo edil de IU que prefiere no dar su nombre asegura que cuando entraron en la oposición “no estaban acostumbrados a que alguien les llevara la contraria” y que en muchos plenos y comisiones informativas intentaban lastrar su labor.

Una campaña sin mucho movimiento

Cañada Rosal está plagado de carteles del PSOE y Adelante Andalucía, aunque estos con menor presencia. No hay absolutamente nada de otros partidos: ni Vox, ni PP, ni Cs… ni siquiera de otros partidos minoritarios.

Los populares han declinado responder por qué no hay ni un solo cartel electoral en todo el pueblo y no se ha organizado ningún mitin de cara a las elecciones andaluzas. Fuentes del partido naranja explican que “no se ha tenido esa representación porque no se puede llegar a los pueblos de todas las provincias. Depende mucho del número de habitantes, de afiliados, de simpatizantes y por desgracia no se puede abarcar todo”.

Los carteles de Adelante Andalucía y el PSOE abundan las calles.

Dionisio Hidalgo ha sido durante varias legislaturas cabeza de lista y concejal de Izquierda Unida. Sitúa al antiguo alcalde, José Losada, como principal artífice de que la Junta tenga tan en cuenta al pueblo. Losada es en la actualidad el delegado territorial de Medio Ambiente y su pareja, Gloria García, es Primera Teniente de Alcalde en el Consistorio. Hidalgo cree que la mayoría de habitantes del pueblo no quieren señalarse para no cerrarse puertas a futuros trabajos municipales. A pesar de la cooperativa de Coenca y el alto porcentaje de trabajadores autónomos, “hay una bolsa de obreros y albañiles que sí dependen de trabajos municipales y los jóvenes con formación tampoco quieren crearse barreras a futuras oportunidades”.

El alcalde ha podido confirmar a este medio que su partido sí tiene en cuenta a Cañada Rosal a la hora de elaborar su calendario electoral. “En las últimas elecciones estuvo por aquí Susana Díaz dando un mitin. Para estas han estado algunas personalidades importantes del partido, como Antonio Pradas (diputado nacional por Sevilla), Veronica Pérez (secretaria general del PSOE de Sevilla)”, explica. Preguntado si la visita de los socialistas al municipio no es una victoria fácil, el regidor tira de filosofía cholista, del voto a voto. “Aquí las elecciones se ganan el 2 de diciembre por la noche. Por la mañana el partido tiene los mismos votos que los demás”, argumenta.

Unos pensionistas pasan su tiempo libre jugando al dominó en un bar del pueblo.

Ceferino Piña cree que los socialistas son “muy buenos manipuladores”, que se han aprovechado de que “la derecha no tiene cabida y que al pueblo le ha ido bien” además de que cuenta con un elevado número de pensionistas. El alcalde es bastante claro con este tema y advierte: “Cañada Rosal no es la Marinaleda del PSOE, aquí no hay ningún tipo de clientelismo, no hay ninguna clave que explique la victoria del partido”.

Alfredo Piña ha prometido ponerle Susana a su gorrión si el PSOE vuelve a ganar las elecciones andaluzas. Ataviado con un sombrero clásico para proteger su calva del frío y acompañado de un bastón, vuelve a paso ligero a su casa con la convicción de que San Telmo volverá a teñirse de rojo.

Más noticias en Política y Sociedad