Público
Público

Elecciones en Madrid Iglesias pide a la izquierda que dé "una lección democrática con educación" a la "derecha arrogante" el 4 de mayo

Unidas Podemos lanza su campaña a las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid desde el barrio de Lavapiés. "Respetamos el orden y la ley porque es lo único que tiene la gente humilde, frente a la arrogancia, el egoísmo y las trampas de la derecha y de la ultraderecha", defiende Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias
Imagen de archivo de Pablo Iglesias durante un acto este sábado en Alcalá de Henares. Víctor Lerena / EFE

Desde la Plaza Nelson Mandela, arropado por decenas de vecinos del madrileño barrio de Lavapiés y al ritmo de Ska Against Racism, Unidas Podemos ha lanzado este domingo su campaña a las elecciones que se celebrarán el próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid. En un acto marcado por las restricciones frente a la covid-19, el candidato del espacio confederal, Pablo Iglesias, ha pedido a la izquierda madrileña que acuda a votar en la jornada electoral "con tranquilidad, con educación, con la humildad que nos caracteriza, en silencio" para dar una "lección democrática" a la "derecha arrogante, egoísta y que siempre hace trampas".

Si la campaña de Unidas Podemos va de movilización de un electorado progresista históricamente desmovilizado, el partido ha entendido que el simbolismo, el contexto y los ambientes también van a jugar un papel crucial a la hora de llevar a las urnas a los votantes que pueden cambiar un escenario político que apunta hacia un gobierno de Isabel Díaz Ayuso con Vox.

Rodeados de vecinos, de asociaciones civiles y organizaciones antidesahucios, de migrantes activistas pidiendo "papeles para todos" y declarándole la guerra al racismo, con balcones engalanados con banderas LGTBI y republicanas, Iglesias y las caras principales de la candidatura que lidera se han volcado en un discurso cargado de ideología y de un profundo simbolismo para reivindicar la solidaridad y la organización vecinal como forma de supervivencia.

"Lavapiés es un lugar muy especial para muchos de nosotros. En unas pocas calles se conjuga el Madrid que queremos y el que nos quieren imponer. Un Madrid de la especulación en el que hemos visto cómo los comercios de toda la vida se convertían en Sportiums propiedad de Blackstone, cómo los pisos del alquiler se convertían en pisos turísticos y cómo muchos vecinos se tenían que ir del barrio porque no podían pagar la vivienda. También hemos visto cómo se tejía aquí el 15M y el antirracismo, os hemos visto poner el cuerpo para parar los desahucios, os hemos visto tejer lo mejor que tiene esta ciudad: la solidaridad y la diversidad. Este es un barrio hermoso y en este barrio hermoso, solidario y cariñoso empezamos una campaña decisiva", avanzaba al comienzo del acto la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra.

Vanessa Lillo, Isa Serra, Agustín Moreno, Alejandra Jacinto y Serigne Mbayé (que arrancó el grito de toda la plaza Nelson Mandela anunciando que "Madrid será la tumba del racismo") interpelaron a cada uno de los colectivos con los que han compartido buena parte de su trayectoria vital y activismo político: la sanidad y la educación públicas, el activismo antidesahucios y la lucha contra la especulación y la gentrificación, la lucha de los "sin papeles" contra el racismo... Para que, primero la vicepresidenta tercera de Trabajo, Yolanda Díaz, y después el secretario general de Podemos y candidato a presidir la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, trataran de concienciar a los vecinos de Lavapiés de la importancia que tiene acudir a votar el día 4 de mayo.

Yolanda Díaz, que fue recibida al grito de "presidenta", fue una de las que más insistió en la necesidad de que los barrios y municipios "olvidados" y con más reticencia a votar, acudan a las urnas y en tratar de desmontar el mantra de que "todos los partidos son iguales": "Movilizaros. Tenéis que garantizar que Unidas Podemos esté fuerte, y tenemos que tener muchos votos para poder cambiar la vida de la gente. Os pido que os toméis esta campaña en serio porque está en juego la democracia. Su modelo no es el de Lavapiés, no es el modelo basado en la igualdad. No todos somos iguales".

El capital del Gobierno de coalición y la deslealtad de Ayuso

"La derecha y la ultraderecha odian este barrio y por eso lo intentan machacar. El día 4 de mayo a su odio y a su ruido, con silencio, con sonrisas, con la mayor educación de un barrio plural, dadles la mejor respuesta que se merecen. Que no se quede nadie en casa el día 4", pidió Iglesias al principio de su intervención. La idea de una "mayoría silenciosa y educada" que valora y necesita "lo público" fue la más repetida por el líder de Unidas Podemos en este arranque de la campaña electoral.

La estrategia del partido es, precisamente, la de contraponer a la mayoría que ha respetado las normas y han tenido paciencia con las restricciones para contener la pandemia frente a una "minoría privilegiada y muy ruidosa" que se han manifestado contra las restricciones bajo una defensa de la "libertad". "Los valientes no tienen necesidad de gritar, de insultar ni de ser arrogantes. Ese valor silencioso, de dignidad, se tiene que expresar para mandar a estos arrogantes y prepotentes a donde se merecen, que no es otro sitio que la oposición", ha dicho Iglesias.

El candidato de Unidas Podemos a las elecciones autonómicas ha centrado su discurso en otros dos ejes que marcarán la campaña de la formación morada: la denuncia de la "deslealtad" de la derecha, y en especial de la Comunidad de Madrid, durante una pandemia que a su juicio han utilizado "para tratar de derribar al Gobierno estatal"; y la defensa del capital político y la gestión del Gobierno de coalición, un capital con el que Iglesias también busca diferenciarse de los candidatos del PSOE y de Más Madrid, Ángel Gabilondo y Mónica García.

"Lo único que cabría esperar de todos aquellos que tienen responsabilidad pública es lealtad. Madrid ha sido la excepción fundamental porque veían la pandemia como una oportunidad para hacer caer el Gobierno. Utilizaron a los madrileños como moneda de cambio para hacer caer al Gobierno", ha defendido Iglesias, que ha recordado las polémicas órdenes del Gobierno autonómico de no trasladar a personas mayores de las residencias a los hospitales.

Iglesias: "Somos la garantía de que con nosotros se hacen políticas de izquierdas. No soportan nuestra firmeza"

"No soportan la firmeza que demostramos cada día. No fue fácil construir el escudo social a través de los ERTE, no soportan que haya sido una ministra comunista la que haya llegado a acuerdos con patronal y sindicatos, no lo soportan porque es la prueba de que puede ser la próxima presidenta de este país. Pensaban que la ministra de igualdad no iba a enfrentarse a los enemigos de los mujeres con una 'ley del solo sí es sí', aunque no les guste a unos señores con toga. Cuando con nosotros se firma un documento ese documento no es papel mojado. Ese es el elemento diferencial en la Comunidad de Madrid, que no vamos a estar en el próximo gobierno para hacer lo mismo, y por eso nos machacan", ha asegurado el secretario general de Podemos.

Por todo ello, Iglesias ha pedido a la izquierda que en las elecciones dé "una lección democrática sin arrogancia, sin insultos, sin gritos. Somos garantía, con nosotros se hacen políticas de izquierdas, y cuando se trata de hacer políticas de izquierdas somos firmes hasta el final. No se les puede ganar con complejos, hay que ganarles demostrándoles con educación y tranquilidad que somos más".

"Sin violencia, con la educación digna, la educación de la gente de izquierdas y trabajadora que necesita lo público, frente a su arrogancia, su egoísmo y sus trampas; respetamos el orden y la ley porque es lo único que tiene la gente humilde, los que solo tienen los servicios públicos para vivir. Podrán comprar a todos los árbitros pero no van a poder comprar vuestra dignidad", ha concluido Iglesias.

Más noticias de Política y Sociedad