Público
Público

Casa Real El enfado de Juan Carlos I por quedarse fuera de la celebración del 40 aniversario de las elecciones de 1977

El rey emérito ha trasladado a sus allegados su incredulidad y sorpresa por haber sido excluido del acto en el Congreso, según informan 'El Mundo' y 'El País'.

Publicidad
Media: 1.75
Votos: 4

El rey Felipe VI, durante el discurso que pronunció en el Congreso de los Diputados donde los monarcas han presidido la sesión solemne de la conmemoración del 40 aniversario de las elecciones de 1977. /EFE

Molesto, dolido, irritado, estupefacto. Así se ha sentido el rey emérito Juan Carlos I al no haber acudido al acto institucional celebrado esta mañana en el Congreso de los Diputados en conmemoración del 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas. Según señalan El Mundo y El País, el padre del rey Felipe VI no entiende cómo se le ha excluido del homenaje que se ha rendido a los diputados y senadores que emprendieron el camino de la Transición.

El rey, según las fuentes consultadas por ambos diarios, está estos días en España e incluso se había reservado estas fechas en previsión de acudir al acto. Por eso, se ha llevado una sorpresa al constatar que "quien condujo el camión de la Transición" no iba a ser invitado al Hemiciclo.

Ambas informaciones apuntan a que fue la propia Casa Real la que le expuso motivos protocolarios para desaconsejar su presencia. Y es que se presentaba como una anomalía la coincidencia de un rey en plenitud de funciones y otro emérito en un acto de este calado institucional. El acomodo de Juan Carlos I resultaba en exceso complicado, aducían desde Zarzuela. 

Las fuentes consultadas por El Mundo rechazan esa justificación protocolaria para la ausencia del monarca. "Se le debería haber buscado el sitio oportuno; destacado, pero sin hacer sombra a su hijo que ocupaba el lugar de honor. En la tribuna de invitados y con el escudo real a su espalda", consideran. Y en El País se apunta a que podría haber presenciado el acto desde la Tribuna de Honor, como ya hicieran la reina Sofía y las infantas en la proclamación de Felipe VI.

Lo cierto es que el Juan Carlos I les ha trasladado a sus allegados su perplejidad y contrariedad ante el hecho de que se ha quedado fuera de una conmemoración en la que precisamente se ha alabado su papel durante aquellos años. Así lo han hecho tanto Ana Pastor, la presidenta del Congreso, como Felipe VI.

Más noticias en Política y Sociedad