Público
Público

ENTREVISTA "El acto de los vientres de alquiler era casi de propaganda y para dar a conocer a una empresa"

Carlos Andradas, el actual rector de la Complutense, aspira a revalidar su cargo en las elecciones el 3 de abril y defiende a ultranza la universidad pública frente a la privada, por lo que pide a los políticos que no lo vean "como una fuente de gastos" en sus Presupuestos, "porque la Universidad genera valor, genera marca, presencia internacional y beneficios económicos"

El rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Carlos Andradas.

Carlos Andradas, tras cuatro años como rector de la Universidad Complutense de Madrid, aspira a renovar en su cargo en las elecciones del 3 de abril porque considera que todavía no ha terminado su proyecto.

Acérrimo defensor de la Universidad Pública pide más y mejor financiación para los estudios superiores, reivindica el papel que han tenido las universidades en la transformación social de España en los últimos cuarenta años, y está empeñado en buscar alianzas con Europa.

Reconoce que el machismo, como en la sociedad, existe en el mundo universitario y, durante su mandado, ha tomado las primeras medidas para afrontarlo con un protocolo contra el acoso que ha hecho aumentar las denuncias de mujeres. No dudó en suspender el acto en favor de los vientes de alquiler que se iba a celebrar en su Universidad, tras la denuncia de Público, al detectar que podría esconderse un claro "bussines".

Pero defiende que la Universidad tiene que entrar en todo tipo de debates, y tras elecciones se afrontará el tema, "pero con un planteamiento más universitario", precisa.

Pregunta.- Tras cuatro años de rector, ¿Qué le ha impulsado a volver a presentarse? ¿No ha acabado su proyecto o que cree que le quedan nuevas cosas por hacer?

Respuesta. - Cuatro años es un periodo corto en lo que es la escala de tiempos universitarios en general, y en la Complutense, en particular. En estos cuatro años creo que hemos hecho muchas cosas y cambios importantes, pero necesitan consolidarse. Además, necesitamos poner en marcha otras cosas que están simplemente iniciadas que hay que ejecutar y, lógicamente, habrá que poner en marcha cosas nuevas.

P.- ¿Y cuáles son esas cosas nuevas?

R.- Una de ellas es la consolidación de plazas en el empleo de personal de Administración y Servicios. También tenemos que rediseñar nuestros planes de actuación del profesorado para anticiparnos a todo lo que son los procesos de jubilación. Además, en el programa contemplamos el rediseño de toda la estructura organizativa de gestión de la Universidad, teniendo en cuanta las ventajas que aportan las nuevas tecnologías para atender, entre otras cosas, algunas facetas que no estamos atendiendo suficientemente, como son los proyectos de investigación, los temas de control de calidad y acreditaciones. Y también todos los temas de internacionalización que van a ser cada vez más importantes. Necesitamos personas que hablen idiomas, que conozcan los sistemas extranjeros para ir trabajando codo con codo para funcionar mejor con las universidades con las que ahora estamos coaligadas.

P.- Para todo este proyecto una pieza básica es la financiación de la Universidad, ¿Qué se necesita? ¿Esta bien financiada la Universidad Pública?

R.- Estamos infrafinanciados, en general, la Universidad en España; en particular, en Madrid, y más en particular la Complutense. Si uno mira los rankings internacionales, donde siempre nos achacan que no estamos entres las 200 mejores universidades, hay que decir que no se puede conseguir calidad alta sin una apuesta y una financiación correspondiente. Pese a todo, la calidad que ofrecemos en la Complutense y, en general, en las Universidades españolas es bastante alta, y esto lo percibe uno cuando ahora, que estamos constituyendo alianzas europeas, y nuestros socios nos piden que estemos ahí, nos tienen muy en cuenta y nos valoran. A nivel de Madrid necesitamos un plan de financiación que sea plurianual, y yo digo que tiene que tener dos “eses”; que sea suficiente y  que sea sostenido en el tiempo para poder planificar. Entiendo que no se pueda pasar de cero a cien en un año, pero sí que haya una hoja de ruta que nos permita ir planificando en el tiempo las cosas que tenemos que hacer.

"Necesitamos un Madrid un plan de financiación plurianual que sea suficiente y sostenido en el tiempo"

P.- Ahora que estamos en campaña electoral, varios partidos prometen una nueva Ley de Universidades, ¿Qué debe contener esa futura ley

R.- Primero, tiene que tener una clara definición de qué modelo de Universidad quiere la Comunidad de Madrid. Y el modelo por el que ahora se está apostando de universidades privadas no es el adecuado. Son universidades privadas muy pequeñas y muy reducidas, dirigidas a un ámbito de población que es casi como una continuación de determinados grupos de Instituto. Tiene que tener un capitulo importante de financiación. Y tiene que rezumar la idea de que las Universidades no somos un problema, somos un valor .Madrid tiene una capital público en sus Universidades publicas que, realmente se tiene que poner en valor Y no vernos como una fuente de gastos en sus Presupuestos, porque la Universidad genera valor, genera marca, presencia internacional y también genera beneficios económicos.

P.- Algo que se le achaca la Universidad Pública es que está muy alejada del mundo empresarial, del trabajo. ¿Contempla algo su programa en este aspecto?

R.- Esto, afortunadamente, va cambiando .Nosotros creamos en 2016 un reglamento que llamamos de cátedras extraordinarias, que eran cátedras con colaboración de organismos externos, que podían ser privados y públicos. Pero, en particular, pensando en empresas. Lo cierto es que también hubo un grupo de estudiantes que volvieron a resucitar aquello de que fuera las empresas de la Universidad. Pero yo intento explicar que no se trata de trabajar para nadie, sino de trabajar con las empresas. Y de ahí también tenemos que captar fondos que nos permitan hacer cosas y que nos sitúen en buenas condiciones para la inserción laboral de nuestros estudiantes. Si ya tienes un trabajo conjunto con una empresa no cabe duda que van a tener muchas más posibilidades de trabajar. Lo que queremos es seguir estrechando esos lazos y hacer foros de empleo con empresas o sectores en las distintas facultades, y vamos  seguir trabajando en esa dirección.

P.- La Universidad no deja de ser un reflejo de la sociedad, ¿Hay machismo en la Universidad?

R.- Si. Pero hay un compromiso con la igualdad. Nosotros hemos aprobado medidas, como un protocolo contra el acoso en el 2016 y, ahora, haremos una evaluación de su funcionamiento para ver en qué aspectos hay que mejorarlo. Sé que uno de los aspectos que hay que valorar es la velocidad en la adopción de medidas. Pero, en general está funcionando bien, y se está dando cauces a que denuncias que antes no se hacían puedan hacerse, y que las estudiantes, de alguna manera, se sientan amparadas en ese sentido, aunque garantizando que hay que ajustarse a la legalidad y también la presunción de inocencia. Y, desde que pusimos en marcha este protocolo han aumentado las denuncias.

P.- ¿Y hay más medidas?

R.- También hemos hecho y distribuido una guía de formación de lo que es acoso, y de lo que no. La hemos distribuido en toda la comunidad universitaria. También estamos trabajando en la eliminación de aquellas componentes que tienen mucho de cultural, que los hombres considerábamos normales en nuestra generación y que ya no lo son. Las jóvenes, ahora mismo, tienen el umbral de tolerancia ante determinadas cosas mucho más bajo, y es normal. Además, estamos trabajando en el desarrollo de un plan de Igualdad que intenta detectar cuáles son esas cuestiones estructurales de la propia institución y culturales que son rémoras para que la igualdad sea real.

"Estamos trabajando en un plan de Igualdad para detectar cuáles son esas cuestiones estructurales y culturales que son rémoras para la igualdad real"

P.- ¿Hay paridad en los máximos órganos de la Universidad?

R.- Hay bastante paridad. En el equipo rectoral la hay. En muchos de los decanatos también, aunque sigue habiendo más decanos hombres que mujeres, pero va aumentando. En el campus de Somosaguas hay cuatro decanas. Se va avanzando, pero todavía no es paritario. A nivel de población si. Ahora hay más mujeres que hombres contando estudiantes,. A nivel de profesorado las mujeres están en torno al 47%. Sin embargo, en catedráticos hay muchas menos mujeres, aunque aquí tenemos un 30% de mujeres catedráticas, y estamos por encima de la media nacional.

P.- La Complutense organizó hace unas semanas un acto en favor de los vientres de alquiler y, tras denunciarlo Público, se suspendió. ¿Tuvo conocimiento el rectorado del evento? ¿Intervino?  

R.- Las conferencias las organizan profesores concretos y las comunican a los decanatos. En estos casos no hay ninguna autorización o no del rectorado. A nivel general, creo que la Universidad tiene que mojarse y dar opinión sobre todos los problemas que son de actualidad, y la gestación subrogada es un problema que ahora mismo está sobre la mesa e, incluso, algunos partido políticos lo defienden y otros no. Lo que planteé, cuando decidimos suspenderlo, es que tal y como estaba planteado tenía más la apariencia casi de un acto más de propaganda y dar a conocer una determinada empresa. En ese sentido, había que plantearlo de otra manera, como un debate o como una presentación de un estudio científico, es decir, como algo que suscitara un debate sobre el tema y sus múltiples aspectos. Tampoco me parecía que era el momento adecuado por el momento electoral en el que estamos, y que pudiera utilizarse electoralmente. Entonces, hablé con la profesora responsable y hemos quedado en que lo abordaremos un poco más adelante, con un planteamiento más universitario.

P.- Con el tiempo que lleva ya de rector, ¿Cuáles diría que son los principales problemas de la Universidad Complutense que se deben afrontar?

R.- El primero, que es uno de los objetivos que me planteo, es simplificar la gestión, que la burocracia no nos consuma tanto esfuerzo. Otro problemas es la edad media de nuestros trabajadores, tanto del personal de Administración y Servicio como del profesorado. Estamos teniendo un ritmo de jubilaciones muy importante y tenemos que transformar esa situación en una oportunidad para la renovación de las plantillas. Otro problema grave el mantenimiento de los edificios y del campus, que tiene edificios históricos protegidos, pero hay que ir modernizando y conseguir ser un campus funcional con medios modernos. Y a esto hay que añadir todos los temas de sostenibilidad ambiental y energética. Por último, hay que atender mejor a nuestros alumnos, desde que entran, y en el grado y en el máster; e implicarles y hacerles copartícipes de la vida universitaria mediante de servicios de orientación universitaria, que los estudiantes de los últimos cursos puedan orientan a los que empiezan, y con cuestiones de inserción laboral y bolsas de empleo. Queremos la formación permanente a lo largo de la carrera.

P.- En su programa contempla un plan estratégico de alojamiento al que concede mucha importancia, ¿Por qué?

R.- Sí, queremos potenciar y usar nuestros colegios mayores y montar una oficina que establezca una red de alojamientos, de residencias y pisos que podamos poner a disposición de los estudiantes. Esto va a jugar un papel muy importante en el proyecto de alianzas internacionales, porque ahora queremos entrar en un programa piloto con otras universidades europeas. Para ello es fundamental facilitar el alojamiento.

P.- Y, aunque sea una Universidad Publica y haya becas, ¿Se ocupa la Universidad de aquellos que aún así no pueden acceder a estudios superiores por motivos económcos?

R.- Sí, nosotros tenemos un plan al que dedicamos dos millones de euros para aquellos estudiantes que quedan fuera de la convocatoria de becas del Ministerio. Entonces, nosotros damos becas directamente. Porque hemos detectado que hay muchos estudiantes que realmente pasan dificultades económicas. También tenemos una convocatoria de becas por cuestiones sobrevenidas, es decir, personas que ni siquiera solicitaron beca, pero que les ha ocurrido algún incidente y realmente les pone en una situación muy complicada, hasta el punto de abandonar la Universidad. También les ayudamos. Además, tenemos un sistema de becas de colocación en los Departamentos, que tiene una parte formativa, pero también les ayuda a ganarse algunos eurilllos para su mantenimiento.

"Sobre el caso de la Juan Carlos I hay que reconocer que se estaban haciendo cosas que no se pueden hacer. Cortarlo y tomar medidas disciplinarias"

P.- Y por último, ¿El escándalo de la Universidad Juan Carlos I ha hecho mucho daño a la Universidad? ¿Y cómo se supera eso?

R.- Sí ha hecho daño. La reputación es algo que tarda muchísimo en construirse y que se pierde por un escándalo en pocos minutos. Ahora estamos recomponiendo esto. Claro que ha afectado, más a la propia Universidad, pero socava un poco la credibilidad de todas las universidades. .Pero lo que hay que hacer es decir claramente lo que ha pasado y reconocer que se estaban haciendo cosas que no se pueden hacer. Hay que cortarlo y tomar las medidas disciplinarias cuanto antes, y luego acotar el problema, que no se puede generalizar. La inmensa mayoría de los profesores y estudiantes cumplen con su trabajo. Hay que poner el valor el papel de las Universidades. La Universidad públicas española, y la Complutense en particular , somos instituciones que hemos contribuido como muy pocas a la transformación social de este país en los últimos 40 años, haciendo accesible la educación superior y la incorporación de las mujeres a las aulas. Esto pocas veces se reconoce. En parte por los propios interesados. Los estudiantes no tenemos la cultura de reconocer lo que nos han aportado determinadas instituciones, pero es un hecho objetivamente incuestionable y hay que ponerlo en valor.

Más noticias