Público
Público

Entrevista Antón Gómez-Reino: "Exigimos al PSOE que vote lo mismo en Galicia que en Madrid"

"Como cargo público necesito tener una organización eficiente que construya por abajo, que me sirva de termómetro, que me dé iniciativas, que me llame la atención cuando haga mal las cosas", ha afirmado el candidato de Pablo Iglesias para dirigir Podemos-Galicia.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Antón Gómez-Reino, candidato para dirigir Podemos-Galicia y portavoz de En Marea en el Congreso. / MÁIS PODEMOS

Nacido políticamente en los movimientos sociales y cívicos gallegos, Antón Gómez-Reino (A Coruña, 1980) se presenta a las primarias que está celebrando Podemos-Galicia como candidato 'oficialista' y opción preferida de Pablo Iglesias. Técnico ambiental de profesión y actual portavoz en el Congreso de los Diputados de En Marea [coalición de izquierdas y algunos nacionalistas gallegos], se declara enemigo de los liderazgos y reclama más protagonismo para la sociedad civil.

Dices que, si ganas las primarias, una de tus prioridades será recuperar a los círculos, que habían sido abandonados por la anterior dirección. Hay también quien piensa que son los círculos los que os abandonan a vosotros, que hay cierto cansancio.

Tenemos una responsabilidad colectiva para volver a darle fuerza, expectativas, ilusión y cariño a las bases. Yo, más allá de promesas electorales, lo más honesto es que hable como cargo público. Como cargo público necesito tener una organización eficiente que construya por abajo, que me sirva de termómetro, que me dé iniciativas, que me llame la atención cuando haga mal las cosas. Y eso solo se consigue teniendo círculos y teniendo una organización territorial consistente. En un espacio como Galicia, donde es especialmente importante tener políticamente bien asentado el territorio, sin unos círculos que operen políticamente, que tengan interlocutores definidos, que sean un actor político en el territorio, no podemos construir el Podemos-Galicia al que aspiramos.

El voto a Podemos es un voto muy urbanita en toda España. También en Galicia. Supongo que uno de los grandes objetivos del partido, a corto plazo, es asentarse más en el ámbito rural, con el hándicap de que es una población muy envejecida y muy conservadora.

Tenemos tres desafíos que tienen que ver con lo rural. Volver a activar y articular los círculos y las direcciones a nivel municipal. Somos el partido que más ciudades gobierna en Galicia. Más que el PP y el PSOE. Tenemos que consolidar ese proyecto, ese eje atlántico de ciudades del cambio. Nuestra candidatura, además, propone una secretaría propia para censar la Galicia no eminentemente urbana que, evidentemente, es fundamental para conocer todo lo que tiene que ver con los nuevos sectores productivos, con la negociación de la PAC en la que estamos inmersos, con la articulación territorial que aborde el problema de los incendios, etcétera, etcétera. Es fundamental un Podemos-Galicia que no sea simplemente urbano.

Un colega me comentó que le había sorprendido la notable presencia de gente mayor en círculos. ¿Se rompe el estereotipo?

Hay heterogeneidad. Ayer en Santiago era todo gente joven. Dependiendo del sitio, encontramos diferentes rangos de edad. Es fundamental que una organización que quiere dirigirse al conjunto de la sociedad tenga representación en todas las franjas de edades. Es valiosísimo que en Podemos-Galicia haya compañeros y compañeras que están liderando la lucha de las pensiones, y que aportan una gran experiencia política y una edad. No tenemos que dejar ningún tipo de espacio a alternativas políticas muy peligrosas que están apareciendo en los últimos tiempos.

Según las encuestas, a Podemos le está afectando duramente su posición respecto al procés catalán. La famosa tibieza… En Galicia, como en Euskadi, podría producirse el efecto contrario.

La posición de Podemos en el Estado ha sido valiente y avanzada.

Y le ha costado mucha expectativa de voto. 

En política hay que ser consecuente con lo que se piensa y hay que dejar semilla. No podemos ser electoralistas ni irresponsables. Y esa semilla que puso Podemos está dando frutos ya: sería imposible haber desalojado a Mariano Rajoy del Gobierno si Podemos no hubiera trazado una alianza de diálogo con los actores catalanes y vascos.

¿Se puede revertir el problema de la despoblación del rural gallego?

Galicia tiene que ser factor fundamental del Estado en las negociaciones con Europa en materias pesquera y láctea. Tenemos que hacerles entender a las instituciones europeas el enorme esfuerzo de adaptación que ha tenido que emprender nuestro sector primario. Ahora es hora no solo de apoyarlo, sino de potenciar nuestro sector primario. Tenemos una capacidad productiva envidiada por muchas regiones europeas.

El sector lácteo está siendo desmantelado por la presión de las grandes superficies.

Tanto las grandes superficies como la industria transformadora de leche tienen que entender que hay que repartir. No puede ser que estos dos actores determinen el precio de la leche y se queden con todo o casi todo el beneficio. Hay que invertir la pirámide y que pasen a controlar el sector los productores. Que hoy producen a pérdida, en muchos casos. Y potenciar la diversificación, la venta en proximidad: que los productores no dependan tanto del amparo de la gran industria.

¿No es ya demasiado tarde?

Tenemos un problema fundamental: no hemos sido capaces de hacer un gran grupo lácteo gallego, y tampoco de fomentar –que para mí es incluso más interesante-- aquellas cooperativas, pequeñas y medianas empresas, todos aquellos espacios que articulan una producción que no esté al amparo de los vaivenes del mercado. Creo que esa es una tarea fundamental del próximo gobierno autonómico.

Os encontráis con un PSOE tremendamente debilitado en Galicia.

Somos [En Marea] la segunda fuerza política en el parlamento de Galicia, fuimos la segunda fuerza en elecciones al Congreso y al Senado y gobernamos más ciudades que nadie. Y yo creo que esto sucedió porque la mayoría social gallega apoya nuestra propuesta de caminar en los consensos. Hay que ofrecer una propuesta electoral que dé cauce a esa mayoría social. Tenemos que construir un Podemos fuerte.

¿Que lidere claramente En Marea? 

No me gusta la palabra liderazgo, por la cultura política de la que vengo. Yo pienso en liderazgos corales y compartidos. Pero sí creo que Podemos tiene que ser el motor fundamental del cambio en nuestro país. Y estoy seguro de que nuestros aliados en Galicia también desean un Podemos fuerte.

Participaste muy activamente en la negociación del preacuerdo de presupuestos. ¿Que aportarán esos PGE a Galicia?

Benefician, y de qué forma, a Galicia. Estamos hablando de un país con un 25% de pensionistas. Va a cambiar la vida de decenas de miles de gallegos y gallegas. Somos casi el país con peores salarios del Estado. También se beneficia el sector primario de estos PGE: el contrato de titularidad compartida entre hombres y mujeres en el mundo agrario, va a mejorar la vida de miles de mujeres. Nosotros apoyamos a Pedro Sánchez sin condiciones. Ahora le toca al Gobierno responder a las demandas de la sociedad civil gallega. Esta semana se lo recordamos al gobierno en una pregunta que hicimos a la ministra [de Política Territorial] Meritxell Batet: las demandas de la agenda gallega del cambio son de consenso en la sociedad civil y de consenso entre las distintas fuerzas políticas. Lo que le exigimos al Partido Socialista es que haga lo mismo y vote lo mismo en Galicia que en Madrid. Esperamos avances en financiación autonómica, memoria democrática del Pazo de Meirás, infraestructuras…

Más noticias en Política y Sociedad