Público
Público

Entrevista Laura Borràs: "No hemos venido para cambiar el derecho a la autodeterminación por un tramo de carretera"

Entrevista con la diputada de JxCat sobre el 'no' a la investidura de Pedro Sánchez, las relaciones con ERC y la investigación del Tribunal Supremo por malversación de fondos y prevaricación.

La portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs.

Laura Borràs (Barcelona, 1970) nos recibe en el Parlament, como quien dice, recién llegada de Madrid y momentos antes de salir hacia el Camp Nou para participar en la protesta de Tsunami Democràtic. No ha sido una semana fácil para la diputada de JxCat, con quien hemos hablado del estado de las negociaciones en Madrid, la investigación del Tribunal Supremo sobre unos contratos que se adjudicaron durante su etapa como directora de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC) y la posibilidad de unas elecciones anticipadas en Catalunya.

El martes se reunió con Adriana Lastra. ¿Cuál es el estado de las negociaciones con el PSOE?

Siempre decimos que hemos venido a hacer política y para hacer política tenemos que sentarnos, hablar, intercambiar pareceres. Tenemos todo el interés por conocer cuál es el proyecto de Pedro Sánchez para Catalunya más allá de lo que hemos visto hasta ahora, que es justamente la amenaza permanente del 155, ya que el Partido Socialista necesita apoyos para la investidura. Por eso en el primer encuentro de esta ronda de contactos expusimos cuál era nuestro posicionamiento, que no es de condición ni de exigencia, sino de pedir respeto a unos derechos fundamentales y muy básicos. La conversación fue larga, pero los posicionamientos se mantienen muy alejados. Nosotros no hemos venido a participar en una cronificación del conflicto.

Entiendo que se mantienen en el 'no'.

"Nuestro 'no' no es caprichoso: es un 'no' respondiendo a la situación que hemos vivido, a cómo se ha comportado el PSOE con Catalunya, a la escasa credibilidad que tiene"

Nos mantenemos en el 'no' porque, como explicaba en el Partido Socialista, nuestro 'no' no es caprichoso: es un 'no' respondiendo a la situación que hemos vivido, a cómo se ha comportado el PSOE con Catalunya, a la escasa credibilidad que tiene en base a lo que ya ha hecho. Nuestro compromiso es lo que hemos defendido ante nuestros electores, que para nosotros es muy importante: no dar nuestros votos a cambio de nada. Este era el lema y el compromiso de nuestra campaña. No vemos una propuesta política en el otro lado. Tenemos que encontrar una solución, pero para que esto ocurra debe haber alguien al otro lado que quiera responder por lo ocurrido, no conseguir una foto o una investidura.

¿El acuerdo del Gobierno con 'los comunes' en materia de política fiscal no beneficia de algún modo la posibilidad de un cambio de posición de JxCat? 

"Que En Común Podem entre en el gobierno era una oportunidad, ya lo dijimos la otra vez cuando Pedro Sánchez lo rechazó"

Se está planteando todo de una manera triangulada. Debería tratarse de forma separada, aunque es evidente que hay vasos comunicantes. Nosotros siempre decimos que el hecho de que En Común Podem entre en el gobierno era una oportunidad, ya lo dijimos la otra vez cuando Pedro Sánchez lo rechazó. Lo dijimos porque realmente lo es: un partido que no ha participado de la represión, que no ha formado parte del bloque del 155, que ha hecho expresiones públicas de apoyo al derecho de autodeterminación, al hecho de que los catalanes puedan decidir en el marco de un referéndum, que ha ido a visitar a los presos políticos. Esto marca un punto de inflexión que nosotros tenemos que ver como positivo, naturalmente. Siempre y cuando esto se traduzca en una situación de cambio, de mejora, no para que se venga a perpetuar lo que ya conocemos. Sobre los presupuestos, es evidente que todo el mundo quiere aprobarlos, que un país necesita unos presupuestos.

Un vértice de este triángulo que ha mencionado es ERC. ¿Cómo van las relaciones con los republicanos? Gabriel Rufián ha escrito alguna vez tuits muy críticos con JxCat.

Cada uno es responsable de sus tuits y silencios. Cada uno tiene su estilo, yo tengo el mío. Nunca he querido favorecer una crítica, una ironía a un socio no sólo de gobierno, sino un compañero de viaje. Creo firmemente que sin unidad no habrá movimiento hacia el destino final que todos los que somos independentistas queremos. Difícilmente entrar en este juego ayuda a que el tráfico de este viaje sea más fácil.

Un comentario que escuchamos muy a menudo es que parece que ERC y JxCat se han intercambiado los papeles.

El Estado español siempre que ha podido ha incumplido sus compromisos con Catalunya, y eso es indiscutible. Nuestro compromiso es conseguir la independencia para dar una salida a los problemas de todo tipo que tiene Catalunya. Ya hemos visto cuáles son los límites de la autonomía, hacen inviable la situación. En el otro lado, en España, hay un neoautonomismo.

Recuerdo cómo [Juan Luis] Cebrián fue una de las primeras voces que, en febrero de 2017, hablaba de aplicar el 155, meter a los políticos en la cárcel y suspender la autonomía. Lo decía sin rodeos. Decía que, una vez esto pasara, cambiaría el discurso, los políticos que quedaran estarían tan preocupados por sacar a sus compañeros de prisión y para recuperar la autonomía que ya no hablarían de independencia. Quizás otros quieren estar, aquí. La diferencia que puede haber entre ERC y JxCat con relación a este pasado posibilista que usted comentaba es que no podemos seguir pensando que habrá una buena voluntad del Estado español, demostrable en hechos. La autonomía es una pantalla pasada, lo que tenemos que hacer es trabajar para poder tener la independencia. Nosotros no hemos venido para cambiar el derecho a la autodeterminación por un tramo de carretera.

¿Plantearían, por ejemplo, un segundo referéndum?

Nosotros ya hemos hecho uno. Hemos pagado un precio muy alto por el 1-O: hay presos políticos, hay exiliados, hay una causa general contra el independentismo. No lo olvidemos para hacer otro. Nosotros no renunciamos al ejercicio del derecho de autodeterminación, pero nos gustaría tener una interlocución democrática al otro lado que dijera: "¿Hablamos de cómo podemos hacerlo?". ¿O creen que todo es una locura colectiva que nos ha cogido? En la sociedad catalana hay un consenso de más del 80% por el derecho a decidir.

"Nosotros no renunciamos al ejercicio del derecho de autodeterminación"

Con más represión no hay solución, el problema se enquista. Yo quisiera ver políticos valientes que aceptaran democráticamente el reto de decir: España tiene un proyecto para Catalunya, no hemos invertido lo suficiente y ahora lo haremos, pero con garantías... De eso ni se habla. El Estado español tiene un problema, que es no aceptar que, mientras no se resuelva el conflicto en Catalunya, será muy difícil la gobernabilidad en España. Me decían el otro día en la reunión la frase de "que cuando Catalunya tiene un catarro, España coge pulmonía". "U os instaláis en la pulmonía permanente o solucionáis el catarro", respondí.

¿Darían eventualmente apoyo a la mesa de diálogo que defiende ERC?

Cualquier solución debe tener en cuenta a todos los actores. Nosotros siempre hemos hablado de una mesa de gobierno a gobierno. Las conversaciones entre ERC y el PSOE las tienen ERC y el PSOE, no las tiene el Govern de Catalunya, aunque ERC forme parte del Govern. Sólo podrá ser de gobierno a gobierno si participa la máxima representación, que es la Generalitat, y el partido independentista mayoritario, que es JxCat. Lo que pase entre partidos queda en el marco de partidos, no habrá nunca una solución sin tener en cuenta todos los actores. Pedimos cosas mínimas, como un reconocimiento de las instituciones. Hasta ahora no habían ni descolgado el teléfono ante las llamadas del presidente Torra.

Incluso bromearon con el tema durante la campaña.

Torra es el presidente de Catalunya, lo han decidido los ciudadanos y el Parlament con su voto. Nosotros hemos mantenido siempre este respeto institucional y lealtad a la figura que representa. No puedes tener tantas caras, no puedes estar jugando... ahora me conviene esto, ahora hago esto... Ahora tenemos este acuerdo con Podemos tras las elecciones, seguramente porque veía su propia continuidad amenazada; cuando el debate de investidura fracasó, hay que ver las cosas que le dijo Sánchez a Pablo Iglesias, que el otro asumió con una cintura política que no hemos visto al señor Sánchez. ¿Se necesitaban estas elecciones, este gasto público? ¿Había que hacer más grande la distancia que separa la clase política de la ciudadanía? La responsabilidad de un político también se juzga viendo cuáles son sus acciones. Y esto lo convierte en un irresponsable.

Tengo que preguntarle por las investigaciones del Tribunal Supremo. Desde su partido se habla de ‘lawfare’, es decir de guerra judicial, y cloacas estatales.

Desde hace un año las cloacas del Estado están filtrando información a la que yo ni he tenido acceso. Todo lo que he conocido ha sido por las filtraciones periodísticas, incluso ayer: las informaciones eran de un comunicado del departamento de prensa del Tribunal Supremo, que lo envía antes a los periodistas que a los afectados. Todas las fuentes jurídicas consultadas, desde los servicios jurídicos de la Generalitat -porque como directora de l’Institució de les Lletres Catalanes (ILE) tenía una fiscalización desde los propios servicios jurídicos de la Generalitat- hasta otros juristas, entre ellos mi abogado, coinciden en que no hay caso; todos coinciden en que no hay delito, pero estoy a las puertas del Tribunal Supremo.

"Estoy sometida a un juicio mediático absolutamente interesado. Malversación significa causar un daño al erario público. Yo no me he quedado ni un solo céntimo de dinero público"

Siempre he ido con la verdad por delante y dado la cara: voy a hacerlo compareciendo voluntariamente. Malversación es una palabra muy grande. La mancha de la corrupción hace mucho daño. Y estoy sometida a un juicio mediático absolutamente interesado. Malversación significa causar un daño al erario público. Yo no me he quedado ni un solo céntimo de dinero público. Ni en mi mandato ni bajo mi gestión de la ILE ningún tercero lo ha hecho. No se ha malversado, no se ha prevaricado. No había ningún fraccionamiento de pagos y expliqué por qué no había en el Parlamento. Pero incluso si lo hubiera habido, no es delito. Mi primera decisión al frente de la ILE fue renunciar a la tarjeta VISA a la que tenía derecho como directora. Podría haber comido y cenado cada día, pagada por el contribuyente, pero me dije: "Como y ceno cada día y aspiro a poder seguir haciéndolo". Me enerva cada vez que alguien me acusa de corrupción.

¿Tomarán acciones legales contra los medios que han publicado las filtraciones? ‘El Español' incluso publicó fotografías de los mensajes sin ocultar su dirección de correo personal.

Es una violación de mi derecho a la honorabilidad. Se ha roto la cadena de custodia de la documentación. He visto supuestos correos electrónicos míos en que yo escribo en castellano a este interlocutor, y estos mensajes son radicalmente falsos, porque entre otras cosas yo no me comunico en castellano y mi dirección de correo electrónico era "Laura Borrás", con el acento como se escribe en castellano. ¿Pero nos hemos vuelto todos locos? ¿Todo vale para contaminar a alguien? Tendré que ver las medidas legales que emprendo contra ellos. O que aparezca un titular donde aparece junto "Borràs", "narcotráfico" y "prisión", con una foto enorme mía. Hay una impunidad absoluta en este sentido, sin ver ni calcular el daño que se causa.

Yo ahora tengo una obligación: defenderme ante el Tribunal Supremo. Porque de no tener ninguna causa ahora estoy en el Tribunal Supremo, y resulta que quien lo ha instruido es el mismo fiscal del 1-O, y quien ha aceptado esta causa es el juez del 1-O, y resulta que esto es casual... ¿Si en vez de llamarme Laura Borràs de JxCat me llamara Pepita Pérez y fuera la directora de la ILE, estaríamos aquí? Yo creo que no.

En Catalunya se está pendiente de la posible inhabilitación del president Torra [la entrevista se hizo antes de que el TSJC anunciara la condena a 18 meses de inhabilitación]. ¿Ve posible unas elecciones anticipadas?

Una vez más el Estado español no muestra ningún respeto por lo que votan los ciudadanos en Catalunya. Al president Torra lo ha puesto en su cargo la ciudadanía, pero España lo quiere retirar a través de este procedimiento judicial absolutamente inaudito en democracia. Continuamos teniendo este conflicto que le decía entre legalidad y legitimidad. La justicia española se deslegitima a marchas forzadas. Veremos las consecuencias cuando lleguen los resultados de la justicia europea, que es donde se están ganando estas batallas legales. 

El 30 de enero de 2018 fue una de las personas encargadas de redactar el acuerdo de investidura de presidente de Puigdemont. ¿Volvería a salir su nombre esta vez?

El president Puigdemont es nuestro candidato. Cuando yo iba a los primeros debates electorales del 18-A nos hacían las bromas de los nombres: que si PDeCAT, JxCat ... Mire, nosotros somos la lista del president Puigdemont. Es nuestro referente, el presidente legítimo de la Generalitat de Catalunya. Trabajamos por su restitución.

Como sabe mucho mejor que yo, uno de los otros nombres que suena es el suyo propio.

Quizás esto tiene que ver con este interés repentino de la justicia española para que no suene. Ya veremos. No me he planteado nunca en la vida tener vocación política. Estoy aquí por vocación de servicio desde el 21 de diciembre de 2017, cuando el president Puigdemont me lo pidió, y continuaré haciéndolo mientras pueda, con honorabilidad y con el compromiso con mis electores. He sido muy transparente en este sentido y así quiero seguir trabajando. Veremos si el estado español permitirá que pueda seguir trabajando política o no.

Más noticias