Público
Público

Fase 1 Madrid La decisión de solicitar que la Comunidad Madrid pase de fase provoca un nuevo choque entre Ayuso y Aguado

Las declaraciones de Ayuso el miércoles por la mañana cuestionando que Madrid estuviera preparada sorprendieron a los naranjas. La relación entre PP y Cs se ha ido agrietando por las diferencias de criterio entre ambas formaciones.

Pacto de Gobierno en la Comunidad de Madrid entre Isabel Díaz Ayuso (PP) e Ignacio Aguado (Cs). / EFE
Pacto de Gobierno en la Comunidad de Madrid entre Isabel Díaz Ayuso (PP) e Ignacio Aguado (Cs). / EFE

marta monforte

La región con más afectados y fallecidos por la covid-19 en España, la Comunidad de Madrid, ha acordado pedirle al Gobierno central entrar en la fase 1 el próximo lunes 11 de mayo. La decisión llegó tras un largo debate, que tuvo que ser pospuesto, y que enfrentó las dudas de la presidenta, Isabel Díaz Ayuso (PP), con la insistencia de Ignacio Aguado, su vicepresidente (Cs), favorable a dar el paso.

A primera hora de la mañana Ayuso expresó sus dudas a la idoneidad de que la comunidad que preside pasara de fase en una entrevista en RNE. La regidora madrileña defendió que Madrid no estaba preparada, ya que el número de camas ocupadas en las UCI continúa estando por encima de lo habitual, con 610, cuando habitualmente hay unas 400. Ayuso incidió en que no quería "tener prisa para hacer nada" mientras que Aguado aseguraba que la región estaba preparada.

Estas declaraciones de la dirigente popular sorprendieron a los naranjas. Según explican fuentes cercanas a Aguado a Público, Ayuso había defendido durante la pasada semana que Madrid sí estaba preparada. "Ayer por la mañana dijo que no y luego se fue del Consejo sin tomar una decisión", relatan. Estaba previsto que se abordara esta cuestión reunión del Consejo de Gobierno. Sin embargo, en pleno debate, Ayuso decidió dejar la reunión para acudir a un minuto de silencio en un hospital, algo que ya ha hecho varias veces, y posteriormente conceder una entrevista en Telemadrid.

La reunión se reanudó por la tarde y finalmente Ayuso accedió a solicitar el cambio de fase tras escuchar los datos que le proporcionó el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP). Se acordó obligatoriedad de la mascarilla en espacios cerrados con la esperanza de que el Ministerio de Sanidad dé su visto bueno y así reactivar la economía madrileña.

Aguado ha explicado esta mañana en TVE que la región no puede esperar más para reactivar la economía: "Tenemos que acostumbrarnos a convivir con el Covid-19", ha reseñado. Según el vicepresidente, la comunidad cuenta con el número requerido de camas de UCI y están proponiendo medidas como el uso obligatorio de mascarillas. "Lo primero es salvar vidas. Pero también hay que tener en cuenta que atamos en un momento de una crisis social y económica y hay que salvar a los ciudadanos de la pobreza", explican fuentes del Ejecutivo madrileño.

No es la primera vez que los dos partidos que conforman la coalición disienten durante esta emergencia sanitaria. La relación entre PP y Cs se agrietó por gestión de las residencias de ancianos al inicio de la pandemia, con desautorización de Ayuso al consejero de Ciudadanos, Alberto Reyero, también por los desplantes de Ayuso a las peticiones de Aguado, como que los niños salieran a pasear, el hecho de que los populares no consensuaran con Cs el documento de desescalada y por el masificado acto de cierre en Ifema. Desde la formación naranja culpan a la presidenta de la mala gestión de aquel acto.

Más noticias de Política y Sociedad