Público
Público

El Gobierno intenta culpar también al PSOE de que las terceras elecciones sean el día de Navidad

La vicepresidenta dice que Pedro Sánchez no quiso ponerse al teléfono cuando le llamó Rajoy para consultarle la fecha de la sesión de investidura

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, a su llegada a la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros. EFE/Paco Campos

PÚBLICO / AGENCIAS

MADRID.- No sólo se presiona al presión desde el PP y el Gobierno en funciones al PSOE para que se abstenga en la sesión de investidura y permita que Mariano Rajoy repita como jefe del Ejecutivo. Ahora también se acusa a los socialistas de que la fecha de las eventuales terceras elecciones en un año se vayan a celebrar el día de Navidad, el 25 de diciembre

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría ha asegurado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que el líder socialista, Pedro Sánchez, podía haber opinado sobre la fecha si se hubiera puesto al teléfono cuando le llamó Mariano Rajoy para consultar con él la fecha de la sesión de investidura. Sáenz de Santamaría ha agregado que si la postura de los socialistas sigue siendo el no, ese será el primer paso para unas terceras electores y el PSOE tendrá que explicarlo a los ciudadanos.

Pese a esa frustrada conversación, la vicepresidenta ha señalado que el presidente del Gobierno en funciones llamará al secretario general del PSOE "con carácter inmediato", y ha asegurado que Rajoy "será constructivo" por lo que ha pedido al dirigente socialista que también lo sea.

La vicepresidenta anuncia que Rajoy llamará a Sánchez con carácter inmediato y con posición "constructiva"

"La posición del presidente va a ser muy constructiva", ha precisado la vicepresidenta, quien ha recordado que el país está en un momento clave para la economía y cree que la posición del PSOE será más fácil que sea "constructiva" si tiene en cuenta lo que esperan los españoles y sus votantes de este de este tiempo, y que según dijo, es que tienen que trabajar todos juntos.

En este sentido, ha apuntado que si todos piensan en el interés general cumplirán con su obligación como responsables políticos y darán una "solución" a este país. Así, advirtió de que "si nadie quiere terceras elecciones, el debate de investidura es un buen momento para reflexionar qué ofrece cada uno a los electores".

Por ello, recalcó que "si el PSOE, lo que ofrece es el no tendrá que explicarlo a los ciudadanos porque ese no es el primer paso a las terceras elecciones".